Páginas vistas en total

sábado, 31 de marzo de 2012

Eppur si muove


   
   
  Podrán envolverlo en cuantas inmensas toneladas propagandísticas sobre la lucha obrera, la esclavitud y la explotación quieran, pero no podrán borrar de la Historia –de la que se enseña a los infantes, sí, pues la “controlan” sus asociados de la Intelectualidad, hablo de la que recogería en algún lado la verdad completa de las cosas- los hechos incontestables:
1   
     1)Desde 2008 CC OO y UGT han fichado al 64% de sus empleados a través de los “contratos basura” de los que tanto abominan, y los que tanto “esclavizan” a los hombres.
2    
      2)CC OO y UGT despidieron a más de 500 trabajadores en el último año con una indemnización de 20 días por año y 12 meses como tope de la misma.
3 
    3)Estas centrales, para su vergüenza, se han financiado opíparamente gracias a los despidos masivos de miles de trabajadores, de los famosos ERES, tanto de los legales como de los que en Andalucía saquearon los fondos destinados a los parados, contra lo que jamás se manifestaron.

4     4)Estas centrales han parasitado ese sistema aniquilador que tanto dicen aborrecer a través de multimillonarias concesiones de los presupuestos generales del Estado, de las autonomías y de los ayuntamientos.
5    
     5)En ya histórico documento de 16-2-2012 en carta interna de UGT de Castilla-La Mancha se ordena a sus delegados “liderar acciones contundentes… siempre desde la más absoluta discreción contra el gobierno… Conocer así hasta donde están dispuestos a llegar los trabajadores”.
   
    Pues pareciera, de creerse sus inflamadas requisitorias, que bastaría con dejarles a ellos y a sus humanistas ideas la dirección de todas las empresas para que la Felicidad y la Dulzura del vivir se instalaran para siempre entre todos, cuando la experiencia histórica y los hechos empíricos demuestran una y otra vez todo lo contrario.

viernes, 30 de marzo de 2012

La ley de Cándido&Toxo, again

   
    En todo caso el escenario de una Huelga General, la violencia fáctica y simbólica que desde su génesis  rezuma impregnándolo todo, sí muestra a las claras la conculcación por la fuerza bruta del curso cotidiano de la vida, la obscena coacción a la voluntad libre de las personas y a sus cosas,  a lo que las personas creen y aprecian como inseparables de sí mismos y como extensión de su propia personalidad, por haberlo conseguido en buena ley, y sobre lo que ahora unos extraños malencarados disponen, obligándoles,  avasallándoles,  acogotándoles.
   
    Los piquetes “convencitivos” son la más patente e incivilizada demostración del arbitrario sometimiento por la fuerza a la libertad de las personas y a sus bienes, y sobre todo a su dignidad y a su estima, a merced de la voluntad de los energúmenos. Es muy difícil describir la humillación, la impotencia y la rabia que se sienten cuando una partida de mamporreros cafres, tan parecidos a los de la kale borroka, te ORDENAN que no trabajes, o que cierres tu comercio, y que para empezar te lo pintarrajean en tu cara.
    
     La Huelga General es el recordatorio y el anticipo bien nítido del retroceso a formas de vida retrógradas y aun bárbaras, depredadoras y de horda, en las que el atropello y el miedo constantes impiden las normas elementales que hacen factible la coexistencia entre personas que se respetan.
    
     De qué sirve oponerle a esa demostración de brutalidad el valor de la palabra y del argumento: cómo es posible que los GRANDES sindicatos se financien opíparamente con los expedientes de regulación de empleo, es decir, con el despido de los trabajadores, cómo es posible que no sepamos el número de liberados sindicales y lo que nos cuestan, cómo es posible el saqueo continuado que de los presupuestos generales del Estado, bajo mil formas y con la anuencia de los gobiernos locales, autonómicos y central, llevan a cabo, cómo es posible que no reconozcan aún que las ideas que les inspiran llevan a la miseria y a la dictadura en todos los países que las pusieron en práctica, cómo es posible que la nomenclatura general de sus cuadros vivan como marqueses, cómo puede ser que las empresas que ellos promueven sean ruinosas, cómo puede ser que los asalariados de las propias centrales tengan condiciones leoninas y precarias como tantos otros, en fin, cómo pueden tensionar de forma impune la normal convivencia de todos hasta extremos tan radicales.
      
   Despotrican, cuando toca, contra los díaz-merchanes y demás grandes empresarios: en realidad es con ellos con quien mejor se entienden. Se necesitan mutuamente. Conforman ambos el establishment del oficial sistema  –anterior también a ZP, que conste, aunque le diera él las últimas e incomparables pinceladas poéticas- que todos los demás, que no somos ni del gran empresariado ni de la gran nomenklatura político-sindical-cejicultural- mantenemos. Son, lo sabemos, y nos lo restriegan encima por los morros, los “liberados”.


jueves, 29 de marzo de 2012

Sobre las andaluzas DOS



   
   Alimentaba también la desatada euforia del equipo de Arenas los datos de las recientes elecciones generales y municipales. Y la argucia de Griñán en retrasar y separar las elecciones se ha desvelado extraordinaria estratagema para sus intereses –palmaria demostración del maquiavélico mecanismo en el que redunda la praxis política, obsérvese de paso la tosquedad intrínseca en la maniobra de Cascos obligando al electorado sólo tres meses después a volverse a pronunciar sobre lo mismo- en la medida en que le ha permitido a Griñán diferir crucialmente la sanción del electorado y llevar la elección a un escenario por completo distinto.
     
    No es sólo que la sociología electoral demuestre hasta el aburrimiento que mucha gente vota distinto en elecciones generales, autonómicas y locales, lo que hubiera debido bastar para alertar y curar de autosuficiencia al equipo de Arenas y a los ministros del gobierno paseados en campaña –aspecto este que difuminaba la propia valía del equipo popular andaluz y desplazaba del debate la gestión del gobierno andaluz-.
   Es muy posible que se haya producido sobre todo en los últimos días un fenómeno psicológico de casi imposible solución para Arenas y para cualquier otro político: es probable que ese cinco por ciento de electores que siguen sólo la política de refilón y que tenían pensado votar al PP hayan experimentado una suerte de fenomenal vértigo interior al comprender que de ganar también por mayoría absoluta en Andalucía la concentración de poder –en todos los escalones-  para los populares –con la necesaria reforma laboral aprobada-  habría sido excesiva y desorbitada para recaer en unas solas manos, aprensión –con habilidad también agitada por la campaña socialista- ante la que hubieran optado por la abstención. Piénsese que incluso en los tiempos de la más aplastante hegemonía socialista –felipismo rampante- no consiguieron tampoco ellos –cierto que no bajo las durísimas circunstancias económicas actuales- el poder en la totalidad de las autonomías.
   
    El hecho indudable es que la mayoría absoluta que pronosticaban todas las encuestas –incluso de forma bien extraña y abonando las hipótesis más enrevesadas, las de los propios medios y opinantes que les son más contrarios-  sumió al PP andaluz en una suerte de éxtasis de triunfo prematuro que paralizó su mensaje a la hora de persuadir a su potencial electorado de la trascendencia inexcusable de acudir a las urnas. Esas desatadas expectativas son las que han trocado la victoria popular en amarga y las que han hecho dulce la derrota socialista.
   
    Pero el oficio tenaz del político ha de ser, recordémoslo una vez más, defender pro domo sua – de los valores que defiende- sin traicionar los datos esenciales de la realidad, claro, -caeríamos entonces en la secta- su definición de la misma. ¿Que no se ha conseguido la mayoría absoluta? Cierto. ¿Que era esa, bien pensado y a la vista de los datos estructurales que acabamos de repasar, una tarea endiabladamente complicada? No menos cierto. ¿No necesitó acaso Aznar primero, y Adolfo Suárez antes, y el mismo Zapatero después, una mayoría minoritaria para acceder en toda España al poder? Y sobre todo, pensémoslo, ¿qué hubieran contra viento y marea, pletóricos de uves, de sonrisas prolongadas y de rosas al viento, los jerifaltes socialistas mantenido de verse en el mismo caso que los populares? ¡Han perdido ellos nueve escaños y más de seiscientos mil votos y cómo levitaban la noche de autos! 
    
    Paradójicamente el salvar los muebles de los socialistas en Andalucía supone sobre todo un vital oxígeno para la supervivencia de las vetustas camarillas que en toda España los dirigen, y hubiera sido una más estrepitosa derrota en las urnas la que a las claras hubiera planteado la acuciante necesidad de la total renovación, y no está claro que esta pervivencia de los conocidísimos espadones socialistas sea del todo mala noticia para los intereses electorales de Rajoy.
    
    De manera que anunció Arenas el histórico triunfo –que lo es- por él capitaneado, sí, pero, al hacer también más transparente su interna decepción, no mantuvo la lógica subsiguiente al establecimiento de esa premisa. ¿Qué le impedía esa noche, mostrándose en ganador como lo era y a pesar de todos los obstáculos que hubiera podido él enumerar, recabar su derecho a formar gobierno, a reivindicar cara a la Opinión pública un gobierno en minoría, o a proponer un gobierno de coalición, o a emplazar a IU a definirse sobre su tan cacareada incompatibilidad con la corrupción socialista? Le hubiera quizás permitido eso mantener la iniciativa y no arrugarse ante la Decepción, que puede precipitar a todos sus seguidores en la desilusión y en el derrotismo más destructivos,  justo lo que el oponente con más fuerza anhela.
     
   Pues verdad irrefutable es, consiga o no gobernar, que consiguió Arenas un hito histórico: liderar la lista de la Derecha que por vez primera en Andalucía más apoyo que ninguna otra formación de los ciudadanos recibió. No es poca cosa. Decía también Maquiavelo que son precisos al Príncipe “la astucia del zorro para evadir las trampas y la fuerza del león para espantar a los lobos”. Y que salga luego el sol de la Fortuna por Antequera.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Una reflexión sobre las andaluzas


   
   La reflexión sobre la práctica de la Política –no sobre su Teoría- conoció su plenitud clásica con el librito de Maquiavelo y, por tochos y tochos que después se hayan sobre “El Príncipe” aupado, resulta insuperable la diamantina claridad -con qué unción lo anotaba el Bonaparte- con que el florentino supo verla. Esta es su idea crucial:
     “…es central saber disfrazar bien las cosas y ser maestro en el fingimiento… El vulgo se deja seducir siempre por la apariencia y el éxito”.
    
    Si los socialistas en España consiguen casi siempre ganar las elecciones y mantenerse en el poder, a despecho incluso de muy discutibles logros reales, si en Andalucía han ganado TODAS -¡excepto éstas!- las elecciones autonómicas, resulta casi una tautología entonces el considerar que  demuestran con ello ser consumados  expertos en la práctica del Poder. Lo primero que hizo el entusiasta biógrafo de cámara del ruinoso Zapatero fue ungirle el perfil con los óleos sobre su cogote derramados para que en adelante nos refiriéramos al ínclito como “el Maquiavelo de León”. Pobre Maquiavelo, cabría decir, aunque no pueda en rigor decirse que ausente de toda astucia se halle la zetapeica figura. Por esas Venezuelas le tenemos, impartiendo ¡doctrina económica! a 60.000 rupias el bolo, como todo un crack esclavo del Mercado conferenciante.
   El otro corolario obligado que se deriva de la estadística electoral es que los líderes de la Derecha española –y por extensión, su clientela natural- no terminan de comprender los resortes decisivos del Poder en las sociedades presentes. Una y otra vez observamos como la Derecha española desprecia las pautas obligadas en la moderna comunicación política, lo que se traduce en mediocre campañas y derrotas electorales, y en una especie de universal y encolerizada  frustración subsiguiente en sus partidarios que les lleva a tirar todo lo conseguido por la borda cuando no se alcanza la totalidad del objetivo propuesto. Y en política, como el viejo zorro, y este sí que de verdad maquiavélico, que es  Felipe González no se cansa de recordar, al que se aflige lo aflojan y al que se afloja lo afligen. Y es que es así. ¡Y sobre todo cuando por vez primera en treinta años, a pesar de todos los pesares, se ha ganado!  

     Pues lo que a menudo, de cara a ganar la opinión pública, en Política se dirime no es tanto el fondo de los asuntos como la pugna entre las distintas definiciones de la realidad que los partidos proponen, ya que así es como va a ser ésta percibida por esa franja de la población, decisiva en las elecciones, que sólo de refilón sigue la Política. Anotémoslo ya: si el PSOE a menudo gana, si el PSOE de Andalucía ganó -¡hasta llegar a éstas!- todas las elecciones es en buena medida porque JAMÁS, por penosos que pudieran ser los resultados, jamás se doblega a aceptar la definición que el adversario hace de la realidad, pues supone eso concederles la más decisiva victoria. Tomarán luego, para consumo interno, las medidas necesarias al sincero análisis y a la rectificación de los yerros cometidos, pero cara al público porfiarán sin vacilar nunca por sostener su propio diagnóstico.
   
    De esta manera, se han precipitado los opinadores de derechas a exigir la inmediata dimisión de Arenas, al exteriorizar el chasco de no haber obtenido la mayoría absoluta soñada. También pienso yo que tras cuatro intentonas no debe éste volver a presentarse, pero me parece un error clamoroso el no saber hacer –cuando toque- de esa renuncia una victoria sobre la que cimentar las posibilidades –siempre inciertas- de un nuevo cartel electoral. ¡Es que Arenas ha conseguido más votos que ningún otro partido, por el amor de Maquiavelo! ¿Qué demandas de dimisión escuchó Rubalcaba –o cualquier otro de los recién desbancados adláteres autonómicos- tras obtener los peores resultados de la Historia del PSOE? ¡Si los navajazos y traiciones intercambiados con el mismo Griñán, entre unos y otros, tintaron de roja sangre los caudales del Guadalquivir! Pues, hélos ahí, solo un mes después, cara al respetable, claro, a partir un piñón, a partir un pastel y lo que se tercie partir.
    ¡Es inútil lamentarse! La Política es así, la Fortuna –diría Maquiavelo- así de tornadiza en sus designios resulta y la sociología electoral demuestra que los electorados son volátiles, más ahora que nunca, y cambian de parecer por complejas razones que será menester analizar y comprender. ¿Entonces? Seguir trabajando hacia adentro y mantener el pulso de la propia definición de la realidad. ¡Máxime cuando por vez primera se ha conseguido ser el partido que reciba el mayor número de apoyos ciudadanos!
     
    La cósmica decepción exteriorizada e interiorizada por muchas gentes de la Derecha –se ha filtrado que derramáronse lágrimas en el cuartel general, que Rajoy y Arenas ante los datos se mostraron consternados- proviene de las altísimas expectativas  que alimentaron las encuestas previas. Y fue un error mayúsculo e indiscutible el no saber en la campaña neutralizar y desactivar esas desbordadas perspectivas que, a poco que con sensatez se hubiera discurrido, aunque fueran verosímiles, eran en sí muy problemáticas de cumplirse: se jugaba en el territorio más hostil a las ideas liberal-conservadoras de toda España, en el que nunca antes se había ganado, teniendo en contra la propia televisión estatal –muestra ésta de una cándidez en verdad arcangélica- y la autonómica, es decir, contra los principales canales a través de los que los andaluces se informan de la política, contra todo un Régimen clientelar que con pericia y grueso trazo a la vez los socialistas han construido en treinta años largos.
     Prueba de esa fatal presunción es que, pese a desarrollar una campaña de perfil bajo que buscaba sobre todo el no soliviantar al electorado natural de la oposición, de manera insólita se decidió rehuir el debate televisado, ritual público este por excelencia en el que se muestra ante el electorado, justo en los días en que buena parte de la gente menos informada está preguntándose qué hacer con el voto, el  propio programa. Magnífica ocasión incluso para denunciar la sistemática denigración que del PP la cadena autonómica lleva a cabo. Esa espectacular ausencia sólo es entendible desde la desmedida soberbia de calcular que la victoria ¡en Andalucía! estaba ya más que asegurada.

    Pero la clave primordial a mi entender de estas elecciones andaluzas... esa clave la estamparé aquí mañana, fiel lector.

martes, 27 de marzo de 2012

Descomprensión, Incomprensión


   
    Después de haber transitado los elevados territorios –todo lo discretos que se quieran- de la Creación y del Ideal, en cuyo paseo de antemano aparto de mi visión cuanta deformidad y vicio pueda contaminar de su negrura esos parajes,  qué pereza luego, cuando pretende uno retomar su otra vocación, la de severísimo censor según mi humilde y faccioso entender, claro, de estos tiempos malhadados, qué pereza da, digo, arremangarse de nuevo para hacerle el adecuado vituperio a esos barros.
   
    Dudo a veces incluso si hacerlo, pues sabido es que moverse en los etéreos y olímpicos vericuetos de las abstracciones del gran Arte, sin descender al compromiso con lo real,  jamás te granjea el encono y la antipatía de nadie. Hablar y enjaretar el presente, las costumbres, la Politicorra, las ideas que respiramos en suma, hacerlo de acuerdo a tus principios, resulta incómodo, pues se pisan terrenos resbaladizos plagados de muy íntimas vivencias para cada uno de los lectores que casi sin quererlo atropella uno, con los inevitables resquemores e incomprensiones. ¿Es mucho pedirles que me escuchen, que me discutan lo que les parezca mal de lo mío?
    
   Ya lo he dicho otra veces: el que escribe de Política –que es hacerlo de la historia de las Ideas-, si es de izquierdas, tiene todo que ganar: al escribir de camino abraza él con su “compromiso” la causa del Pueblo, de los que sufren, de los de abajo, todo ese ramillete de espléndidas autoconciencias que de matute ellos cuelan. Si escribe desde principios liberales –de Derechas, si así nos aclaramos- nada excepto la incomprensión de la mayoría lo espera, habituadas las muchedumbres desde tiempo inmemorial a los cánones del mester de Progresía, que hacen de ese compromiso servidumbre solo del Poder, de los que más tienen, de los enemigos mismos del género humano.
   
   Me digo al cabo: es tu vocación, tratas de ejercitarla con rigor y honestidad, a nadie has de pedir disculpa por ello, por querer discutir esos grimosos dogmas del Canon progre. También la crítica, si aporta enjundia, si permite el intercambio de pareceres, puede ser creación. Me consuelo a la postre y hago mi particular armisticio con los inmaculados dominios de la gran literatura: en Quevedo, en Cervantes, en Unamuno se da tanta creación pura como pura censura del mundo y de las gentes con las que se toparon. Y creo que a fuerza de intentarlo algún reflejo, por pálido que sea, de aquellos gigantes a mí ha de alcanzarme. Y olé.
    Lo único que necesito, lector, es un artículo como este que, como a los astronautas del Soyuz después de darles vueltas y vueltas a los andurriales de las estrellas, me sirva de descomprensión. Compréndeme tú ahora.