Páginas vistas en total

jueves, 9 de agosto de 2018

Tarde para la ira, todo un detallazo


   


   Pusieron la otra noche “Tarde para la ira”. Es una película absorbente, abrasadora. Habría tantas cosas que ponderar de ella, tantas claves en ella a desentrañar y detallar, tanto sobre su admirable forma como sobre su turbio fondo, por encomiar. Con sumo gusto lo haría, si no fuera el Internet tan cruel con los textos largos, si, ay, hallara más eco este escritor sin Nombre a lo que aquí propone. En fin, me contentaré con glosar un, para mí, maravilloso y muy artístico detalle. Uno de los pocos peros que a la película pueden ponérsele es el no del todo bien elaborado arranque de la relación sentimental entre Jose y Ana, los dos protagonistas. Debería, creo, haber estado un pelín más trabajado argumentalmente, para acabar de creérnosla por completo. Con todo, tiene un momento preciosísimo: tras muchos días de sólo miradas y monosílabos, él, callado, normalito, la sigue hasta un pub. Ella sabe que le gusta, y rehén de la angustia vital que la oprime, -de la que forma parte un novio recluso y violento-, con unas copas de más encima, en ese evasivo ambiente consiente en aventurarse con él.  Suena una apasionada rumba, “quiero… estar bajo la luz de tu mirada… mañana, tarde y noche y madrugada… eternamente a solas tú y yo… pero mira quiero… ay que vaya este romance junto al viento… y sepan mi locura y mi tormento…”, sale ella a su encuentro, le enfrenta los ojos. Es con el alma con lo que le sonríe a un palmo. Le embroma, bueno, qué bajito”, constatando su desigual estatura. Y entonces, sin dejar por un momento de mirarle, en medio de la pista abarrotada, se quita ella los zapatos de tacón ante él -al hacerlo se acercan más sus labios y sus ojos, que ahora le brillan- y sonriente le dice “mejor”, mejor así, están ya iguales, a un mismo nivel, y embarcándole y envolviéndole por completo con la mirada frontal, sin rozarle, empieza a sólo muy levemente bailar ante él y para él esa rumba. Es un momento mágico este en el que ella se descalza ante él, que a cualquier hombre no muy alto allí mismo hubiera derretido, menos a este Jose, encenagado en la torva espiral de la venganza. Momento para la ternura, pues, en esta densísima “Tarde para la ira”.    



José Antonio del Pozo ha indagado sobre esa fuerza indomable que como dijo Dante mueve el sol y las estrellas: el Amor. En estos relatos explora a conciencia las cumbres y los páramos a que interiormente el amor nos arroja, se aventura en la expresión de la condición humana enamorada.
SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO HE ESCRITO:  “VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas, una OFICINA DE CORREOS, por ejemplo) de España que desees; 15 E por correo certificado. ¿PREFIERES CONTRA-REEMBOLSO? Escríbeme aquí y te informo sin compromiso.

No hay comentarios: