Páginas vistas en total

sábado, 10 de noviembre de 2012

Escribir, llamar


  
    No me llamas, te dice a veces un amigo, con sorna, como en do menor quejándoseme. Pero... si a menudo te escribo, y te cuento mis cosas, le dices, un punto extrañado. Yo es que soy más de llamar, dice entonces él, con una nota difusamente triste ahora en el decir.
  
       No comprende él que para los que a menudo escribimos lo natural y lo relevante, lo vital y lo decisivo precisamente es escribir. Expresarnos así.

      No comprendo yo, que, muchas veces, el simple rumor de la voz, por más que solo diga hola-cómo estás-cómo caía el otro día-palmó el Real-ciao   abriga y amiga más que la mejor de las palabras. 

12 comentarios:

Winnie0 dijo...

A veces es necesario e imprescindible oír una voz que puede transmitir mas de un escrito. Un beso José Antonio y buen finde

Juante dijo...

Tranquilo, que, según estudio de sesuda universidá yanqui, el whatsapp y sus cosillas afines terminarán por sustituir no solo las relaciones sociales sino las sexuales. De aquí a nada.

Porque -según dicen- "no hay nada como el efecto mental permanente y libre de tapujos que produce la palabra escrita", que no la hablada, ya que esa pertenece al atrabiliario y "conservador" mundo anterior al de los smartphones y portátiles, que es el único posible de ahora en adelante.

Buen finde.

CLAVE dijo...

Que me dio lastima de tu amigo, pero claro que si te dice eso, seguro que llamarlo no es lo mas grato para ti, me suena a amigo tostón...saludo..

Napo dijo...

Juante dijo: "Tranquilo, que, según estudio de sesuda universidá yanqui, el whatsapp y sus cosillas afines terminarán por sustituir no solo las relaciones sociales sino las sexuales. De aquí a nada."

Entonces cómo se puede explicar lo mio si en mi casa entró el oredenador hace sólo 2 ó 3 años.

Napo dijo...

Sí, lo importante siempre escrito y si es íntimo a mano.

Si tienes una gran historia que contarme. Si tienes algo importante que decirme. Si de verdad me quieres hacer pensar; dámelo escrito.

Si el Quijote o lo Machado hubiese llegado hasta hoy sólo por transmisión oral, seguro que se hubiese desformado hasta perder toda importancia.

Juante dijo...

Sr. Napo y demás contertulios:

El mundo de la palabra hablada es el mundo del "cara a cara", por así decirlo: un mundo que pertenece a los elfos y predecesores de alien. Un mundo antiguo para los modernos (de mierda). Ese mundo está condenado a la extinción, porque los nuevos medios, basados en el chat, producen enganche emocional, subidón adrenalina, "igualdad de género y génera" (no menospreciemos esta supuesta cualidad del lenguaje escrito) y la tranquilidad para quienes no tengan concienca de no "tener que dar la cara" y así no llegar a ningún compromiso serio. Es justo lo que andaba buscando el nuevo orden mundial. Y ya lo tiene en bandeja de silicio.

Decían en la noticia del estudio apuntado, amigo Napo, que "ya" viene siendo común que un padre se comunique con su hijo, a la hora de comer, a través de whatsapp, al metro de distancia del diámetro de la mesa. Obviamente es una exageración, pero... ¿hay algo que no lo sea, para reflejar siempre una verdad latente e incuestionable, sobre el asunto que sea, como por ejemplo "el deseo de los catalanes de ser independientes"? Son tendencias, nada más, pero tendencias que terminan imponiéndose. Personalmente yo YA estoy sufriendo la de la ausencia de lenguaje hablado: todo quisque como zombies o ectoplasmas, en el curre, en la familia, entre amigos, pendientes y dependientes de tres pantallas planas: tele, portátil y smartphone. Es lo que hay, que diría cierto amigacho...

Saludos cordiales.

Napo dijo...

Don Juante,, claro, pero las palabras se las lleva el viento.
Las palabras habladas permiten menos la reflexión antes de pronunvciarlas que las palabras escritas, y eso deja mucho sitio para poder más tarde meter lo de “ lo he dicho en caliente”, “no me has entendido bien”, “no me he explicado bien”.

El texto firmado consigue todo el compromiso que el firmante quiere. Y se le dicta a un amanuense siempre tendrá que estampar su firma al final.

Los textos y formas de comunicación que las nuevas tecnologías ( tecnología, que no progreso)nos procuran nos acercan más a los mensajes con tam-tam cada día.

Nadie encontrará nunca accidentalmente una vieja caja de zapatos llena de los sms que aquel le mandaba a su abuela contándole lo que la quería, la deseaba y la echaba de menos.

Napo dijo...

Don José Antonio, con su permiso cambio de tercio.

Hay palabras que llevan dentro una buena dosis de lo que podríamos llamar patente de corso o derecho de pernada. Me gusta exagerar.

Sinceridad: Es de lo que mejor suena; pero sabemos que la sinceridad nos llega muchas veces preñada de puñales.

¡Ay, coño, que no me como un rosco en la discoteca.!
Pero hombre, qué quieres si eres feo, bajo, gordo y te falta todo el pelo, un ojo y una mano.
-Amigo, no hace falta que seas tan asquerosamente y mal intencionadamente sincero. Lo que me has dicho ya me lo recuerda mi espejo cada día.

Amistad: ¡Cuidado! No olvidemos nunca que el gesto con el que dos amigos se abrazan vale también para apuñalarse por la espalda. Jajajajja. Cosas de la novela negra.

Hogar, casa, vivienda. ¡ Ohhhhh! DESAHUCIOS.

Cuando Zajoy, también conocido en algunos ambientes como el Traidor* o Zp II, principió con los recortes, empecé a controlar el asunto y bajo mi criterio lo que más estaba quitando eran derroches.

“ Me han quitado mi casa”. Lo han echado de su hogar” “ Ha perdido su vivienda”.

Si supiéramos con exactitud la contabilidad de las personas que han sido protagonistas ( no cabe “el sufrido” como generalización) de desahucios veríamos que a muchas de ellas no le han quitado su casa; ni la han echado de su hogar; ni ha perdido su vivienda. Simplemente le han quitado un capricho que no se podían permitir, o simplemente le ha salido muy mal lo que pensaban que iba a ser todo un negociazo que “sólo la gente lista como yo sabe llevar adelante”.

* Zajoy traidor: Hay blosss que si lo pones, a la orden de un maullido te borran el post.

Libertad: Eso que soñamos despiertos. Esa pared irreal con la que estrellarse cada día.

Monica dijo...

En ocasiones es vital escuchar al amigo decirte al oído¡ánimo! Saludos

BEGO dijo...

El llamar o escribir está bien...pero lo realmente importante es el contacto físico...Unas cañitas,un apretón de manos...
Un abrazo!!!

Napo dijo...

Doña Monica, la amistad, que cuando es verdadera, puede más que el amor o la sangre. Vaya tesoro.

Campurriana dijo...

José Antonio, las palabras escritas de un amigo a mí me arropan...claro que el sonido de la voz es a veces también tan necesario...