Páginas vistas en total

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Tu imaginación enfebrecida (Fragmento del Mío Libro) DOS



   ...Había iniciado en vano decenas de relatos (costureras asesinas, heroicos inválidos acosados por nazis, yoncarras descerebrados que apiolan a su vieja sin remordimiento…) yo que sé, esas tramas trepidantes trufadas de malvados exóticos que secuestran tu imaginación enfebrecida, niña. Pero nada me cuajaba. Cómo contarte entonces esta mañana tan banal en que salí a cortarme el pelo, en que buscaba yo un harakiri light. Está bien, me dije al fin, rápate si quieres, que te vas a agarrar una pulmonía, anormal, pero al menos que lo haga una mujer, igual quedan retales narrativos por ahí, aunque sean de géneros en rebajas.
     
   ¿Y si la realidad gris se transformaba en un reality? Algo así prometía ahora el microcosmos amarillista que tenía delante. Yo creo que la blonda tiparraca de la pelu me caló desde el primer momento. Vió con claridad el panoli que yo era y tras descender el último peldaño, como si fuera un fardo molesto, me arrojó contra un sillón marrón.
     
    Tras sendos pisotones a un pedal que empequeñecieron mi figura más y más, dejó bien claro ya que la única Sansona allí era ella. Al momento, con una fulgurante revolera, maniatándome de paso, apretó contra mi gaznate un mandilón a cuadros de unos colorones intolerables. Aún podía verme en la pared de espejos biselados, una cabeza de chorlito con gafotas que asomaba por encima del tapizado ideal de un maricaplayas.
     -Oye, Mari Gloria, ¿no tienes otro baby?, que uno es medio poeta, por favor.
     
    Aquella arpía lanzó una risotada. “¿Poeta? pues abróchate la bragueta, ja, ja, já”. Bueno, pensé, al menos hemos roto el hielo del odio que nos atenaza, Mari Gloria me hará un buen rapado y punto, aquí paz y después… y después Mari Gloria. Sólo que ella ya había recobrado su rictus desabrido. Me arrebató las gafas y las dejó en algún lugar lejos de mi alcance. Cautivo en esa nebulosa, ignoraba por dónde podía salirme aquella fiera...
     CONTINUARÁ MAÑANA


 LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

Post/post: como decía, pondré solo un capítulo, que despierte de curiosidad el alma de las masas lectoras hacia el Mío Libro, y me lo compren. Solo inserta en la totalidad de la obra cobra su realce y significación, creo, este episodio. Gracias a CLAVE, a MAMUMA, a Andrés, a Mateo, a Mónica, a Winnie0, a Chela, a Zambullida por comentarme, por bloggear ayer a mi lado, GRACIAS. 

7 comentarios:

Chela dijo...

Me gusta mucho como escribes, lenguaje culto pero a la vez intercalado con palabras "in" que dan un buen toque al humor de transfondo que se respira.
Me gustan también las fotos con que ilustras los posts. La anterior de la película "El marido de la peluquera", película francesa de grato recuerdo, en la que aparece un salón de peluquería similar al de tu descripción, y la de hoy de la película "Sansón y Dalila" en la que Dalila resulta ser una cruel "peluquera".
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

un acierto lo de Sansona saludos MATEO

CLAVE dijo...

Muy bueno todo el relato, a las mujeres les pasa igual, sentimos inseguridad al ver las tijeras, por muy conocida que sea la peluquera...saludos...

Monica dijo...

Ah, entiendo, los que usted quiere es ponernos los dientes largos. Ahorraré y me compraré el suyo libro. Saludos

Napo dijo...

Con lo de raparse al dos me ha dado. Yo lo hago.
Pensando en lo que usted escribió en su libro, creo que empezé a pelarme así hace años, cuando me dí cuenta que ya ninguna mujer me miraba. Sí, reconozco que hay algo masoca en mi visita mensual a la peluquería.

Mis íntimos no entienden ese corte que me hago, porque tengo el mismo manojo de pelo que tenía a los 20 años.
Me dejó usted pensando. Meteré el tema en la carpeta de "asuntos a estudir".

Neuriwoman. dijo...

Hola, vengo del blog de MAMUMA tras leer su comentario sobre tu obra. Acojonante la situación peluqueril, habrá que ir al contexto.

Saludos.

Luisa dijo...

Solo el título del libro ya me parece muy sugerente.

¡Muchas felicidades por este libro ! ¿Es el primero? Cuéntame. ¿Como empezó todo?

Un beso