Páginas vistas en total

viernes, 16 de febrero de 2018

A mano y a piano

   



 Antes, hace años, escribía y emborronaba los folios primero a mano –con los impagables bics cristal de vivísima tinta azul-, y luego los pasaba ya a máquina. Doble trabajo, claro. Me costó mucho, pero mucho, acostumbrarme a escribir directamente a máquina. Al principio es que no me venía así la inspiración, como si fuera ésta un exclusivo hilo directo que desde la sesera, por el cuello al hombro y de ahí a lo largo del brazo hasta la mano, sólo de entre mis dedos se fraguara en escritura, con los rasgos de mis propias letras como una suerte de sangre o de savia nada más que mía, que sólo a ese ritual obedecía. Acabas, cuando escribes y escribes mucho, por acostumbrarte. Creo que hoy lo que no sería ya es capaz de volver a escribir sólo a mano, no sé. Cuando ahora me siento a escribir,  me gusta imaginar el teclado del ordenata como el de un piano, y a mí mismo un poco como un músico presto a crear, y a interpretar, una u otra melodía, según el humor  que entonces me acompañe, convencido como estoy de la primacía expresiva de la música sobre la escritura, y por ello mismo, imbuido también del sueño loco de que alguna de mis composiciones se quedará, como tantas canciones que nos gustan, para siempre en tu memoria, para que además algún día me la recites tú frente a frente.     


“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas) de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

2 comentarios:

E dijo...

Sí, escritor, sí que serías capaz. Tú escribes dormido igual que sueñas despierto. Papel, pantalla, aire, cielo, arena, sueño...es que no lo puedes evitar. No disimules.Tú a mí no me engañas.

Buenas melodías.

E

José Antonio del Pozo dijo...

Muchas gracias, E. Si no existieras, tendría que inventarte. Gracias por tu presencia, por tu ánimo, por tu música... por ser como eres, E. (Por escribir también tan bien, ¡mejor que yo!) Muchas gracias. Fuertes abrazos.