Páginas vistas en total

miércoles, 25 de julio de 2018

El Capital... Erótico, ¿también redistribuirlo mejor?


   


   Encuentro muy interesante, a la hora de explicarnos tantas cosas del presente en nuestras sociedades, la teoría del capital erótico de Catherine Hakim, profesora en la London School. Si Bourdieu había señalado el capital económico, el capital social (las relaciones y contactos que tenemos, o no) y el cultural (más bien hoy, en plena regresión, inoperante) como activos que sentencian la estratificación social de los individuos, añade Hakim el capital erótico y lo señala como acaso más decisivo hoy, en plena Sociedad de la Imagen, para la suerte de las personas, exceptuando, claro, a los muy muy ricos o a los muy muy pobres.  El capital erótico lo conformarían la belleza, el atractivo corporal, la vitalidad, el encanto, el carisma, la competencia sexual. Partiendo de estudios rigurosos, explica Hakim cómo este factor incide desde la edad temprana, cuando los niños/as más guapos reciben más atención y aprobación generales que el resto, lo que les permite ya desde ahí sentirse más queridos, más aceptados, con mayor confianza en sí mismos, y obtener así mayores y mejores recompensas que los demás.
   A lo largo de sus vidas, lógicamente, hombres y mujeres poseedores de este capital tienden a aprovecharlo, cualquiera que sea el ámbito en el que desarrollen su actividad, pues en todos esta clave opera y funciona, decidiendo el desigual destino de unos y de otros. El capital erótico cobra, en fin, una importancia central y estratégica ahora, en sociedades tan sexualizadas como las nuestras. No es casual por ello que, en los realities, pero también en las redes sociales, en todo tipo de pantallas, es decir, en los escenarios principales de la representación social, el elogio básico y primordial que concursantes y personas (las fronteras entre unos y otros para todos hoy se nos difuminan, si es que no somos ya en todo más concursantes que personas)  se lanzan es el de “guapo/a”, “estás guapísimo/a”, y que no haya resorte, es decir, tesoro y talismán que más se estime hoy -¡incluso entre los escritores!- que una buena colección de favorecedoras imágenes. Hakim sostiene que, puesto que así es, los individuos/as pueden, con su esfuerzo consciente –deporte, operaciones, vestidos, peluquería, simpatía, estilismos, etc-  mejorar el capital erótico con el que de pequeños parten y no resignarse. Seguro que algunos le preguntarían: oiga, ¿y no podría también sobre este Capital erótico establecerse algún impuesto obligatorio, es decir, redistribuirse por ley sus ganancias y efectos orgásmicos un poco mejor y más igualitariamente entre todos/as?   
SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO HE ESCRITO:
“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas, una OFICINA DE CORREOS, por ejemplo) de España que desees; 15 E por correo certificado. ¿PREFIERES CONTRA-REEMBOLSO? Escríbeme aquí y te informo sin compromiso.

No hay comentarios: