Páginas vistas en total

sábado, 5 de febrero de 2011

Poessía cuatro

                   
     
     Canción para María  (la chica que obnubiló a Rajoy)  

     Y yo me llamo nadie, María
     y quisiera interrogarte
     pero que muy seriamente
     por la trama de esa mandorla que aloja
     la majestad de tus ojos carbón,
     tan formales que embelesan,
     por ese mandala que jalona
     tu frente de indómita luz indostaní,
     en la que inscribiría si tú me dejaras,
     sólo si tú me dejaras,
     el bindi mismo de Ranchipur,
     el almizcle de mi saliva roja ahí.
     Sí, quisiera yo indagarte  muy de cerca
     la mandolina que vibra
     tras el azafrán vivo de tus labios,
     tan sabios,
     el arquitrabe de tu pelo negro
     que apunta
     hacia la cimbra de un arco paquistaní
     que se pierde en la raya infinita
     de tu pelo venerable,
     y rastrear a un palmo tuyo
     el cariz tan nuevo que te circunda los pómulos
     el itinerario inapelable de tu nariz,
     la promesa y el secreto de tu cuello
     la órbita pudorosa de tus abalorios
     la divina proporción con que todo esto en ti estalla,
     hasta los bordes mismos de tu rostro
     de media luna y alhelí,
     ya lo sabes bien, María
     tengo yo, que me llamo nadie
     una pregunta para ti.
    


    

9 comentarios:

Cesar dijo...

No llego a Nadie, Maria
soy Polifemo
un ojo sólo me adorna
y Nadie es Nemo.
Tal como Nadie, niña
de tí me prendo
de tus amielados ojos
de su destello
de tus facciones suaves,
el marco de ellos,
de tus pausadas palabras
y de tus sueños
de licenciada moza
con buen empleo,
la cárcel de tu sonrisa
es mi nevero,
el giro de tu pupila
mi desespero.
Y acabo, linda María
cuánto me alegro
que tenga Don Mariano al fin su niña!!




Discúlpame, pero fue una enajenación mental propia de la siesta!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Preciosa canción la que nos has dejado. Como siepre unplacer haberme pasado por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Helio dijo...

Como no soy de letras.
Bonita foto.

Neo... dijo...

A Rajoy también le gusta la poesía, sobre todo esa que dice:

"Me gusta cuando callas..."

Porque así, se cree que será presidente.

roy dijo...

JOSE,bien por el estimulo que te produjo la chica interrogante.Tu respuesta poética es grande,algo ya habitual,tú sabes.....
Oye,estaba pensando,no te recordaba algo,hombre,algo a ¿Irene Jacob?.Bella,lozana,serena,dulce.En fín..

El camino de la ilustración es precioso.Asemeja el sendero ideal que todo paseo protector nos debia brindar.Uno intuye al fondo un claro en el que el sol te dá el suficiente rato y después otra continuación de esa tranquila espesura de los árboles.¿Es por ahí donde la vida cobra sentido al cambiar impresiones en el lento andar con Irene o con Maria?.¿Es ahí a donde llegan todas las mañanas del mundo en las serenas pausas de nuestra vida?,¿es ahí donde transita el eterno anhelo del deseo?.O puede ser también la semejanza de una soledad tardia que apura su durar y que,también,invocando una sonora llamada le alienta un murmullo conocido.

-Bien César.Si señor.

-Principes de Maine,reyes de Nueva Inglaterra,rendid tributo a todas las Marias.
En tanto,como dije ayer..

SALUDOS DE FIN DE SEMANA

José Antonio del Pozo dijo...

-César: bravo, cómo no me vas a ganar al pádel, capitán Nemo,qué arte, chapeau, qué bonito el nevero y el desespero
-Hiperion: lo mismo, amigo. Un saludo
-Helio: pues gracias por estar ahí
-Neo: jé, jé, nada menos que Neruda diciéndole a la amada que calladita está mucho más guapa, mamma mía si tal lo dice Borges, la que le monta Forges
-Roy:Gracias, es verdad, tiene algo de la Jacob, esa seriedad no forzada tan misteriosa,esa depuración de facciones, aunque esta María, me parece más morena de piel, aunque con las iluminaciones vete a saber. Tu segundo párrafo es prosa poética de altura: sí, el bosque tranquilo y perdido como el sueño de una vida al margen, por supuesto, con un claro para tomar el sol.Fíjate, que al conjuro de María, ha muerto -y no era tan mayor- María Schneider. Intentaré ponerle algo que llegue a donde Brando y ella anden ahora -un bosque, fijo, en su peli hablan de Caperucita y el Brando, acuérdate- chupándose los dedos... de la mantequilla. (¿oye, Brando is dead or alive, oh, memoria infiel, qué confusión de vivos y muertos, estoy yo mismo vivo o ya palmé?)

Cesar dijo...

Mecachis. Había intentado una asociación con Nadie, Nemo y Polifemo, recordando aquel episodio de la Eneida en donde Polifemo pregunta a Ulises ¿y tú quien eres? y este le contesta soy Nadie, soy Nemo.
Es que cuando uno no dispone de otros méritos, ha de hacer estas tonterías, por las que me disculpo...


Terrorismo, nunca mais!

José Antonio del Pozo dijo...

-Sí, conozco el pasaje de que hablas, es fantástico. ¿Disculparse? Pues me pareció muy bueno tu verso, para prodigarse, vamos

EVA MAGALLANES dijo...

Hermosa y poética descripción. Posee imágenes que superan los estereotipos, mujer y obra de arte parecen estar unidas. Un abrazo grande!