Páginas vistas en total

martes, 9 de noviembre de 2010

Ciudadano Facebook (Comentario acerca de "La red social")


      
      Aborda la película la historia del creador del Facebook, y la de su socio, dos de los más precoces multimillonarios de la Historia. Cuéntase la crónica de ese invento, a partir de un genial friki de los ordenadores y de los algoritmos, al que la chica que pretende, harta de su “frikura”, manda a hacer gárgaras. Esas amargas gárgaras de despecho serán las semillas del artefacto que le hará prontísimamente –prodigios de la supersónica aldea global, de mísero estudiante a una especie de Ciudadano Kane en apenas dos años- de Oro. Es el reflejo y el relato de una portentosa visión empresarial asociada a la extraordinaria inventiva cibernética.
    
     Si la película arranca con un íntimo intríngulis –chico vése rechazado por chica-, al final, a pesar de las toneladas de dinero y de los millones de personas que el Einstein consigue vincular a su creación en tan corto espacio de tiempo, después de los problemas judiciales a los que ha de hacer frente –acusado de robar la idea, primero, enfrentado por desavenencias y celos profesionales a su socio y amigo del primer momento, después-la película apunta en el desenlace a que,  en apariencia íntimamente “tocado”, sigue el cerebrito preso de su carencia afectiva primera y primordial: teclea sobre su ordenador su invento, demandando una y otra vez cibernética amistad con la chica primera, aunque el rótulo final nos recuerda los muchísimos milmillones que atesora en la actualidad el colega, como desmintiendo a la vez de plano cualquier  romántica motivación decisiva.
      
     Y si Ciudadano Kane era toda una laboriosa pesquisa en torno a la íntima verdad –Rosebud, el trineo infantil, la infancia desdichada- que a través de la vida entera ocultaba el rostro del gran magnate, La red social renuncia a esa indagación, y lo hace en parte a la fuerza, por cuanto sucede ahora todo a una velocidad tan vertiginosa que no hay forma de encontrarle el sentido a nada. Renuncia pues la película al intento de explorar los móviles que en el fondo mueven al figura del Facebook, que es sólo una máscara impenetrable de ambición en abstracto por su juguetito, en cuya defensa demuestra muy acerada perspicacia, pero en quien nunca vemos una reflexión,  un humano interrogarse por la trascendencia de lo que tiene entre las manos, un libro, una amistad verdadera, nada. Resulta al cabo el jovencísimo artista un enigma dentro de un misterio envuelto en un arcano. Da que pensar realmente que el creador de toda una gigantesca malla para acercar y relacionar a las personas –epidérmicamente, por supuesto- resulte un tipo aislado, incapaz de un vínculo real con cualquier cosa.
    
     Y como la película rechaza explorar ese crucial interrogante, se entretiene, a cambio,  con brillantez y con habilidad narrativa sumas –es notable como consigue hacer entendible una temática tan extremadamente prolija- en contarnos, a través de diálogos acerados y de una sabia dosificación dramática de los argumentos, con riqueza expresiva y plástica, las peripecias judiciales del fenomenal embrollo. Tampoco vemos desarrollado y ahondado el que sería el verdadero asunto de la película: el del significado de la amistad, el de cómo la ambición y el éxito pueden destruir ésta y todos los valores humanísticos de paso.
    
     Y no lo hace, porque es que tampoco tenemos la sensación al principio de que sean los dos socios verdaderamente amigos, el haz de significaciones que esa palabra encierra, quiero decir, como si fuera la discreta levedad del ser, la acomodaticia adaptación a la momentánea exigencia del momento, la verdadera cifra de estos tiempos postmodernos, (hasta el punto de que la más reconociblemente humana en la película es una joven enamorada y engañada, que significativamente juega un muy secundario rol en la movida) en los que como digo, transcurre todo a una tan endiablada velocidad –véase el caso paradigmático de Susan Boyle, de anónima y amargada solterona, a quienes hasta los perros ladraban a su paso, a rutilante star del mediático universo discográfico sin solución de continuidad- que en el mismo parpadeo se diluye lo que hasta ahora creíamos específicamente humano, la lealtad, la memoria, la trayectoria y un cierto bagaje de universales sentimientos.
    
     En la pérdida de esa solución de continuidad –no deja de ser “solución” sinónimo de pegamento- se desvanece todo sentido de la acción humana. Sólo hay ruido y furia instantáneas, eso sí, bien conectados ambos en todo momento a la Red. Es, claro, la insoportable levedad del interné.    

7 comentarios:

Juante dijo...

Estimado amigo: sigo este estupendo blog desde los comienzos. Y el tema de hoy me ha tocado la fibra, por lo que me decido a comentar.

Es alucinante -y una clara medida de la global inercia tan vacua en la que nos han querido instalar- que una tontería planetaria como Facebook, ideada por un niñato despechado, haya conseguido el fervor de tanta insoportable levedad de seres.

Respecto a la peli, estoy muy de acuerdo con todo lo que dice. El fenómeno bien se merece otras varias películas, pero quizás ahondando más en su intrínseca estupidez perversa. Si la ex del chaval hubiera tenido la mala leche de tantas hembras ibéricas, podría haber utilizado el invento para "zorronear" (no me lo invento: el niñato es de lo que la acusa) de forma más proteica, obscena, concatenada morbosamente entre sus allegados, enemigos y anulando cualquier atisbo de intimidad "sine die". Así, el prota inventor del "videojuego" (así lo denomina la ex) hubiera probado de su propia medicina y esa podría ser una gran película alternativa a la simplemente pasable de Fincher, me permito opinar.

Saludos cordiales.

Titania dijo...

Vamos, que la peli es como el mismo Facebook, no está muy claro quien es quien.

Cesar dijo...

Opino en la misma línea. Muchas alforjas para tan poco viaje. Menos mal que aún no se pueden tomar unos vinos vía internet. Menuda nadaría.

Cesar dijo...

nadería, debe entenderse

Neo... dijo...

Hace años me dejó la novia. Que pena que esto del Interné no subiera inventao. Porque monto un chiringuito como este, le pongo "Cara de Libro" y me forro.

Empar dijo...

No puedo opinar sobre el facebú puesto que no soy participante y por suerte no pertenezco tampoco a ninguna red social, pero creo que la gente se acaba aburriendo de todo y cualquier novedad les parece “lo más”. Y visto lo visto, me alegro un puñao de no haber caído en esas redes, pues al parecer también se lucra con venta de datos personales, así está de forrao el muchacho.

José Antonio del Pozo dijo...

-Juante: gracias por seguirme,por lo estupendo y por decidirte a escribir, porque eso anima mucho.Y me parece gran idea la peli alternativa que propones. Saludo.
-Titania:buen ojo (para resumir la peli,digo), sí señora
-Cesar: pero lo tan apabullante de lo virtual, que es como si los humanos nos estorbáramos unos a otros, entre los más íntimos, digo.
-Neo:tú te perderías eso, pero ella se perdió lo otro, ¿no?
-Empar:no, si el colega es un lince, está claro, tienes razón, la gente se aburre de tó, se inventan personalidades, hacen todo el año carnaval de su existencia... para seguir aburriéndose soberanamente. A ver quién les convence de perder -ganar- una hora mirando a una hormiguita en el parque avanzando cien metros