Páginas vistas en total

jueves, 18 de noviembre de 2010

Millás tampoco se contiene, pero Felipe G se mantiene


    
     Millás le duró a Felipe G apenas dos asaltos. Al segundo párrafo de la jugosísima entrevista ya el inteligentísimo escritor habíase rendido con letras y bagajes al resplandor filipino. Asistamos estupefactos a la tan pronta licuefacción de Millás ante Mister Equis: “Con la suavidad de un péndulo, se desliza del pistolero (¿eh?) de las palabras (ah) al hombre cansado, o del señor mayor al chacal joven (bravo, Millás, qué habilidad para sin decir decirlo todo, Chacal, el asesino de la mercenaria OAS que tuvo a De Gaulle en la mirilla de su telescópica), o del pragmático al utopista, lo que provoca en quien lo escucha un estado hipnótico que anula casi  todas tus capacidades (¿casi todas? ahí mismo pónese ya Millás de rodillas). No importa la cantidad de prejuicios con que te acerques a él, de todos acabas desprendiéndote al cuarto de hora de iniciada la conversación. Durante la plática… (ahí si que se sale Millás, que nada más exacto que catalogar como plática al ex-cursus felipista, cada vez más próximo al de Fidel Castro en la dilación inmisericorde del mismo, que dijo también el vicepresidente Chaves después de siete horas con Castro que resultaba el Tiranosaurus Rex…¡fascinante!).
    
     A partir de esos presupuestos… epistemológicos (diríamos), aborda el Escritor el muy pantanoso manglar del vil metal. Aunque ya  lo había declarado hace bien poco a Mª Antonia Iglesias debió creer justo y necesario Mister Equis, con ocasión ahora de la monumental interviú en El País, como queriendo de un nuevo plumazo borrar los más insidiosos rumores,  proclamarlo de nuevo a los cuatro vientos: que anda el hombre un poco tieso, que no tiene dinero, vaya, que no querría él morirse “sin al menos tener una casa”.
    
     Y al abordar tan suculento territorio la entrevista es que se torna antológica, merecedora de periodístico premio. Díganme si no:
-Pero ya se está haciendo una en Marruecos.
-No, allí compramos una parcela y está parada  (y un ¡Aahh! como el de la Macarena de los del Río le sale a uno sin querer al leerlo)
-¿No se va a hacer una casa por fin?
-No, porque no tengo dinero para hacérmela… (el pobre, como de Berlanga, sí)… Cuando me preguntan por la corrupción, he pensado en mí mismo… no corromperme por el dinero no tiene mucho mérito, porque nunca me interesó. Sé cuales son todos los mecanismos para obtener dinero, pero jamás se me ha ocurrido. (Santo varón, piensa uno, ni Ghandi, ni Slim, ni Flick, ni Flock, aunque a continuación reconoce tan suelto de cuerpo as usual que en la Argentina es que HASTA LE REGALAN LAS FINCAS de tanto cómo lo quieren).
-Realmente, si usted quisiera, podría ganar mucho dinero en poco tiempo (apunta el sagaz Millás, quizás ya entonces un poco en trance ante el narcotizante penduleo filipino).
-Sí… sí podría ganar bastante dinero.
-¿Por qué se contiene? (pregunta, entre contrariado y estupefacto, Millás, que sí mordió, incontenible él, la manzana podrida del Premio Planeta).
-Porque tengo mucho trabajo y prefiero elegir yo dónde doy una conferencia (chúpate esa, Millás, a los etarras no sé, pero casi vuélate a ti ahora el tenderete, con las fenicias transacciones que ha de tragarse todo escritor que se precie, qué crack el tío de las cloacas reservadas, qué chacal, sí, oyes).
     Por qué se contiene, Millas dixit. Ay, lector, que esto, como Dominguín cuando Ava, he de contárselo yo mañana mismo a Ken, a Mr Follet, quiero decir.


5 comentarios:

Cesar dijo...

Esta vez, joven, ha sido usted arco y flecha, Asterix y Obelix, vaso bordalés y vino. Ha sido escritor y comentarista, entrevistador y entrevistado, no nos ha dejado espacio para la crítica. Queda todo dicho!

Candela dijo...

Propongo una colecta para la casita de Felipe.

Y que hagan una película: "Chacal vuela sobre el nido del cuco" (española, por supuesto), explicándonos la vida y milagros de este procer, que al fin y al cabo no es ese hombre de Estado que muchos creíamos.

roy dijo...

Aparentemente impasible,comprensivo,adulador,paciente,cínico....bueno,ya se vé el aprecio que le tengo al Sr.Millás.Le veo,y es superior a mis fuerzas,me pongo malo.¿Es fariseo?,eso es poco,muy poco.Es más,mucho más.Pero,bueno,acabo que no quiero empezar el dia cabreado.Lo dicho,no soporto a Juan Jose Millás.¿Y al otro?,¿quién F.G?,bueno,ese ya...punto y X.

PD.-Aunque sea ya algo tarde,apunto lo que me gustaron-mucho,mucho-"La red social"(fantásticas sus dos secuencias iniciales) y "The town"(no tiene el nivel de "Infiltrados" o "Heat" ),pero casi,casi.

Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

-Cesar:para sus atinadas observaciones hay siempre espacio, y me alegro y mucho se las agradezco (y tengo que mirar que es eso de vaso bordalés, que estoy ahí en fuera de juego, e igual me sirve para mi Relato del Antro a la Grandragoniana maniera)
-Candela: ahhí, si Carmen Romero, a quien el tiempo ha dejado de momento a mi juicio bien, dijera lo que seguro sabe. Muchas gracias por sus lineas.
-Roy:ese "aparentemente" tuyo de la entradilla a Millás me ha encantado. Sí, coincido: La red social tiene secuencias muy buenas, y la primera lo es, y "The town" no la he visto, pero gracias por citarla. Un abrazo

Cesar dijo...

En teoría, joven, debería ser el bordalés un vaso esbelto y elegante con que en Burdeos se acoge el vino, pero no debe ser tan elegante cuando aún la rae lo ha afiliado..todo se andará.