Páginas vistas en total

jueves, 3 de noviembre de 2011

Guardiola&Trueba. Catálogos

      
     El Encuentro entrambos cracks, para intercambiar ideas acerca del Futuro, con la que está cayendo, la verdad es que prometía. Hay que reconocerle a Guardiola, en medio de una sociedad como la nuestra, que suele, a lo Balzac, ver detrás de cada gran fortuna un crimen, una habilidad especial para, con ciertos quiebros de nacionalismo contestatario que de vez en cuando él prodiga, saber hacerse perdonar su plutocrático privilegio ante el Pueblo. El arte de Fernando Trueba, un gran director, en esos menesteres es aún mayor, pues le hace posible despotricar contra la industria americana del cine y a la vez arramplarse un Oscar. Las últimas perlas nominalistas de Trueba en El Mundo, en febrero de este año (“Todas las dictaduras para mí son de derechas. Nadie que diga que es de izquierdas o revolucionario tiene a la gente sojuzgada. Lo revolucionario es considerar a los seres humanos libres y capaces de dirigir sus vidas”), además de hacerle removerse en su tumba a Guillermo de Ockham, no añadían sino más emoción preliminar al Encuentro.
     
      Y sin embargo, la decepción en el espectador, leído y releído el texto, como cuando en el futbol se espera un partidazo y sale un pestiño, es espantosa. De la misma manera que los cronistas del fútbol acumulan tópico tras tópico, lo mismo se amontonan aquí los lugares comunes sobre el Futuro, en un tono además deliberadamente nebuloso y como de postal de plexiglás. Valga de prueba el único titular que del texto se entresaca: “El Futuro –asegura Trueba- es el único sitio al que puedes ir”. Tócate los pies al biés, Jean Paul Sartre, que la náusea me da ahora a mí.
     El arranque filosofal es portentoso: “¿Sabes que hemos nacido el mismo día?”, interroga Pep. Efectivamente, el 18 de enero, responde Trueba. “Y me hace mucha ilusión, Fernando. Siempre le digo a tu hermano que te felicite, pero seguro que nunca lo hace”, incide Pep. “Sí, me lo ha dicho… yo siempre he sido el chalado de mi casa. Dime una cosa sinceramente, Pep, ¿tú te veías llegando a ser entrenador?”… inquiere Trueba. “Yo con 25 ya quería entrenar, siempre he considerado que tenía un físico patético para jugar al fútbol, no sé cómo subsistí.”, le aclara Pep. Es fantástico, reconozcámoslo: “el chalado” y el del “físico patético”, ¿pillas, lector, el truco?
     
      Pintemos primero la pared de los lugares comunes: “La única cosa por la que rezo es por no perder la pasión… si perdiese la pasión dejaría el cine”. “Completamente de acuerdo. Siempre he pensado que todo parte de buscar lo que realmente te gusta. La gran fortuna que uno puede tener es hacer lo que le gusta hacer”. “Me gustaría tener 14 vidas para poder hacer otras cosas maravillosas. Y quizá equivocarme, que en definitiva es ir hacia el futuro, que es el único sitio donde se puede ir”. “Una cosa que tienen en común tu profesión y la mía es que debemos sacar lo mejor de la gente que tenemos. Eso es bonito”. “Deberíamos tener más culto a nuestros viejos porque son los que transmiten las cosas, son la experiencia en el buen sentido de la palabra”. “Entiendo lo que dices, aunque yo pienso que el joven de todas las generaciones siempre es el mismo”. “Sí, en eso no te falta razón. Pienso que todos tenemos nuestros tiempos”. Esas cosas, señores cracks, mejor las dice hasta un jorobado bloguero.
      
     Al fin va la conversación tomando pie por los alrededores de la tremebunda realidad. Dice Pep: “Mira, por ejemplo, la economía. No podemos pensar que los políticos o los economistas nos arreglarán las cosas. Quizá haya que dar el paso y decir: “O lo hacemos nosotros o nada”. El espectador se pregunta: alto, ¿quién es ese “nos” que como un pase magistral nos cuela entre las piernas, en el que se embosca el multimillonario Guardiola? ¿Y de dónde se saca esa drástica disyuntiva entre el nosotros o la existencial Nada? ¿No estará posando ahora, encima que le patrocina un Banco, también él de Indignado? ¡Impresionante!
     Claro, temblaba uno, conociendo las lineas maestras de su dolorido pensar, ante la respuesta que a esta incitación podía brindar Trueba. Pensé, ahora verás, lanza Trueba su furiosa diatriba anticapitalista, se interrumpe el spot, corten, mandan al productor y al banco a la PM y se lía parda allí mismo. Pues agarra Trueba el turno y, al loro, que va y  dice: “Yo con toda esta crisis económica he llegado a la conclusión de que los gobiernos deberían… (tachán, tachán)… convertir la economía en asignatura obligatoria. No vale sólo con unas nociones básicas cuando tienes 7 u 8 años. Hay que enseñar a los chicos a entender la jungla en la que van a vivir y a que no tomen otros las decisiones por ellos”. Y aquí si que el espectador le bate palmas de arte a Trueba, por cuanto su curiosa opinión puede pasar tanto por inofensiva bagatela –no reclama ahí la nacionalización de la banca, con lo que el productor bancario respiraría por allí aliviado- como por radical propuesta –basta con añadirle “para el socialismo” a esa economía obligatoria demandada-.
     
      Pero Pep, que sigue con la marcha Indignada puesta, no ha debido pisparse, pues vuelve a ponerle la muleta en los morros a Trueba: “Sí, porque los que en teoría sabían de economía nos han llevado a donde nos han llevado, por las razones que sea”. ¿Por dónde escapará ahora su comprometido interlocutor?, piensa uno “Yo no creo ni que las sepan. En cualquier caso, todos debemos hacer CURSILLOS ACELERADOS para entender la NUEVA realidad”. ¿Es o no magistal, lector, la larga cambiada de Trueba? El del Banco debió otra vez suspirar. Cursillos acelerados para entender la nueva realidad, tócate los gabilondos hondos de la crispación.
     Nos falta sólo ya la revolera de las despedidas. Planes para el futuro: “…Si no me quieren, me echarán y haré lo que salga”, se barrunta el dickensiano Pep.  “Seguir contando películas a los amigos en la calle de mi barrio, charlar con ellos y salir a cenar, que es una cosa cada vez más difícil”, aventura Trueba. Calle-barrio-difícil, capicci, ok. “¿Nos vamos a comer que tengo un hambre que me muero?”, dice Pep. “Por supuesto, Señor, ha sido un placer”. “Ahora nos tenemos que levantar y darnos el abrazo del siglo”, remata a gol Guardiola. Que se besen, entonces, que se besen.  
        
  

23 comentarios:

Ricard dijo...

Hola Jose Antonio.
Siento no poder opinar sobre este tema. Lo desconozco por completo.
saludos.
Ricard

Ricard dijo...

izedeHola Jose Antonio.
Siento no poder opinar sobre este tema. Lo desconozco por completo.
saludos.
Ricard

Elena dijo...

Vaya, la verdad es que he visto el anuncio pero no me he parado a escuchar, total, ya sabía yo (es que a veces sé cosas) que estaban diciendo chuminás y no me gusta perder mi tiempo.

Lo de Trueba afirmando que todas las dictaduras son de derechas me deja boquiabierta, no sabía yo que en Corea del Norte se instaló la derecha más radical.

Un abrazo José Antonio.

40añera dijo...

Estas charlas de frutos pensionistas millonetis patrocinados son una aura tica película de miedo
Mis saludos

jinquer dijo...

entre los millonarios en calzoncillos que cosiguen mantener en el aborregamiento a los palmeros jugando a pelotas o escondites y los pesebreros que esconden subvenciones en el bolsillo propio en nombre de culturas ajenas, me quedo contigo, j, antonio.

Jnq

Cesar dijo...

¿Quieres decir que, para decir lo que han dicho, no hace falta ser un oscarizado director ni un entrenador de postín, sino que cualquiera de nosotros podría haberlo dicho? Pues sí, tienes razón. Jeje, no me niegues que eso de las "dictaduras de derechas" no resulta un pensamiento profundo; en el fondo está perpetuando el pensamiento bipolar de la socidad; los que piensan que todos los de derechas son chorizos y "corrutos" y los que piensan que todos los de la izquierda son progres y fariseos.
De todo ello saco como conclusión que eres un perfecto caricaturista de las letras. Demonizas con precisión endiablada aquello que al común de los mortales nos pasa desapercibido. Y no es felación.

Winnie0 dijo...

No creo en opiniones como la de Trueba tajante en cuanto a la dictadura...Creo que hay que documentarse un poco más (yo no estoy muy puesta...pero la respuesta de Elena me parece muy buena)
Besos

Y Otros Paisajes.. dijo...

Todo un señor..! bendito seas Pep!

carmen dijo...

Manda gabilondos. Se han preguntado de dónde saca el Banco Sabadell los fondos para pagar estos diálogos de besugos? Pues de la ayuda que les dió el Gobierno para reflotar la banca, o sea, de los curritos de a pie. Saludos.

Quino dijo...

Menos mal que alguien, aport algo nuevo en este caso. Te felcito, José Antonio. De ahí que el opio de los españoles sea el fútbol. No hace falta concoer reglamentos, ni leyes, ni jugadores, ni árbitros, nada... Sólo el fundamentalismo de la pasión desbordada nos conduce a estos paradigmas. De ahí que el deporte de masas por excelencia tenga tanta apetencia. Lo otro, ya sabemos que siempre hay peajes que pagar.

Un saludo bloguero, amigo.

C S Peinado dijo...

Es increible, Jose Antonio que te atraigan conversaciones de tan hondo calado. Mmmm, tendré que indagar en esos abismos en que nuestros prohombres de la cine y el deporte, que parece ser lo único que verdaderamente importa en éste país.

Un saludazo.

Trecce dijo...

Pues yo, ni idea, a lo mejor me he perdido algo bueno, pero no pienso escuchar lo que me tengan que decir estas dos personas a las que respeto mucho, pero...

Zorrete dijo...

Que bonito, pero el Sr. Pep, no quiere que la justicia investigue donde coño fueron a parar los 40 millones de euros que desaparecieron con el anterior presidente del Barcelona. ¿Porque sera?. Eso, eso que lo explique Pep y que lo filme Trueba.
Saluditos.

Juante dijo...

Me vas a despellejar por lo que voy a decir, pero me da igual. Chalado y patético... ¡Es que son dos putos "capri-cornios", monsieur! No hay más determinismo que el que arde.

Bueno, ese y el de ser insufriblemente progres. Eso de sólo ir hacia el futuro es de una carajotez (y perversión) progre de cojón de mico. Por eso han puesto al David Bisbal en el Teatro Real, para que cante la ópera del futuro.

En fin. Decirte gracias por ahorrarnos el visionado tan infumable. Saludos.

Towanda dijo...

No he eschuchado lo que se dícen y como ninguno me interesa demasiado pues ni caso.
Ahora, que ese Trueba está de atar...

Un abrazo y felicidades por tu crónica.

Agustin dijo...

Hola Jose Antonio,Hoy lo has bordado con tu articulo.Lo de estos dos menda y su trascendental debate,No deja de ser al fin y al cabo,Una estupida exposicion de pajas mentales,Eso si bien restribuida.un saludo

PEPE LASALA dijo...

Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Muy buen artículo José Antonio, enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

tecla dijo...

Ni que lo hiciéramos a posta, José Antonio.
Me encanta Guardiola y las pelis de Trueba son mi debilidad.
Pero me gusta leerte, aunque solo sea para llevarte la contraria.
Qué vida esta.
Hay una cosa buena en ti: Que no me da miedo decirte lo que pienso y lo que siento.
Eso vale más que todo. No me pasa lo mismo con todo el mundo.
Por algo será.

Reinhard dijo...

En general,estos diálogos son pura basura, y especialmente deleznables en los tiempos de crisis y liquidación que corren. Supongo que colocar ahí a una serie de triunfadores en sus parcelas pretende infundir ánimos a una sociedad maltrecha, mas lo único que de verdad inspira es asco.

Saludos, Don José Antonio.

NVBallesteros dijo...

No puedo opinar muxo del tema :(
Pero estoy totalmente de acuerdo que en lo que haga uno lo debe de hacer con pasión....


Besos

Miguel Baquero dijo...

Un fenomenal análisis y disección de la Nada. Efectivamente, son palabras que embaucan pero en realidad son una sucesión de lugares comunes por dos tipos que van de enrollados...

LOLA-SOLTERA dijo...

Hola me encanta tu blog

fus dijo...

Cuando el bolsillo està a salvo se puede comentar todo lo que quieras, cuando la realidad te aplaza hasta el escondite mas lejano, se levantan las escamas de miles de contribuyentes exacerbando la ironìa de la propia noticia.

un fuerte saludo

fus