Páginas vistas en total

viernes, 11 de noviembre de 2011

Ojos claros, serenos, miradme al menos

     
      Qué curioso el desvarío ocular que el primerísimo plano de la pantalla les descubría a los Candidatos, como si lo grotesco de su longeva profesionalización en la Política de golpe se les somatizara a ambos en el espasmo de los ojos, imposibilitados ya de ese dulce mirar que alabara el inmortal Gutierre de Cetina.
     Así, a Rajoy, por momentos desorbitábansele los ojos, se le agigantaban como inflados globos sobre las cuencas tras las lentes, disparábansele las escleróticas y llenábanle el rostro de una extraña turbación, la propia de un fauno voluptuoso de provincias, como si en la mesa del debate fuese un glorioso chuletón recién hecho lo que acabara de ofrecérsele, acaso los rotundos muslos de Elsa Pataky, un decir, que estuviera él justo entonces al trasluz sorprendiendo.
     Por su parte a Rubalcaba, por detrás de su pendenciero incordie, -tan agitado se le vió que recordaba de cerca por momentos al Golum del Señor de los Anillos- atacábale un incesante e incontrolable parpadeo, como el prurito de un adolescente primerizo que no acaba de verse ligoteándose a una Jennifer López que por allí deambulase. Parpadeaba y parpadeaba como esas puertas de vaivén en el saloon del oeste antes de la pelea que, algo histéricas, nunca se detienen.
      
     Qué lejos ambos entonces, con sus aparatosas contorsiones oculares, del dulce mirar que cuatro años antes portara en pantalla el gentil Doncel Zetapeico, cuyas glaucas pupilas, serenas y melosas como las del mismo Paul Newman, cautivaron a millones de corazones. Claras pupilas zetapeicas que nos susurraban cositas al oido, que nos ofrecían suaves guiños y secretos arrumacos. Incluso a todos y cada uno nos deseaban una muy buena suerte. A los candidatos de hogaño, derretidas las mieles de antaño, les dominaba la otra noche, por el contrario un mirar espantado. Diríase incluso que, igual que el niño de El sexto sentido, que… a veces ven ellos… MUERTOS,  los que va a dejar el PP a su paso, al decir de los socialistas catalanes, los que con dulzura quería “apañar” el Doctor Montes de la anterior campaña zetapeica, en fin, el muerto de país que les deja el gracioso y airoso Doncel de las Nubes y del Viento, de la Paz y del Amor.
¿Entonces? Cuánto mejor que estos tormentos rabiosos, el volver a los clásicos: léelos conmigo, lector, pierde también un minuto con ellos, conmigo, anda, sí.

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué si me miráis miráis airados?
Si cuanto más piadosos
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
Ya que así me miráis, miradme al menos.

30 comentarios:

Insignificantius dijo...

Que magnífica prosa para hablar de algo tan soez como lo fue el debate.

Algo pactado lleno de preguntas que se evitan para no incomodar a ninguno de los dos escupidores de consignas.

¿Y los temas que interesan?

Ni están ni se les espera.

Enhorabuena por el post.

Professor Gadomski dijo...

Escreve muito bem José. Lhe convido a também ler algo escrito por mim no meu blog "Na Janela com Gadomski". Se considerar conveniente, também lhe convido a seguir-me. Um abraço" http://professorgadomski.blogspot.com

MA dijo...

José Antonio buen post nos regalas con tus letras magnfico escrito.

Un resumen del debate,yo no lo vi.

Y es que los ojos son los espejos del alma.
Dicen quien no mira a los ojos no es de fiar.
También que si no miran a los ojos mienten....

Un abrazo fraternal de MA.

MAMUMA dijo...

José Antonio, ¿ sabes que leyéndote ya casi me ha gustado el debate?.
Enhorabuena

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Buen texto, José Antonio. Original y tan profundo como la mirada de quienes esperan encontrar, en un abrir y cerrar de ojos, todas las confianzas perdidas.

Me quedo con esta frase, me encanta:

"A los candidatos de hogaño, derretidas las mieles de antaño, les dominaba la otra noche, por el contrario un mirar espantado".

Sí, un mirar tan espantado, que no se ven ni ellos mismos.

Saludos para todos.

tecla dijo...

Yo también padezco un tormento rabioso, tanto, que no lo puedo expresar sin resaltar acciones escatológicas encima de muchas madres. Y ya ves tu, amigo. Qué culpa tendrán ellas. Si hemos sido todos, más o menos. La falta absoluta de ideales en los que tenían que administrar el mundo. Ninguno estamos ya dispuestos a dar la vida por nada ni por nadie y el egoísmo puro y duro impera.
Eso sí. A mi que no se les ocurra mirarme. Que no me miren. A Rajoy se le guiñaba el ojo izquierdo y no lo podía controlar. Qué pensará la gente de mi si le ven guiñándome.
Si gana, no será porque no se lo haya currado.
Pobre Rajoy, pobre mundo, pobres de todos nosotros,

Algún día de estos se abrirá la luz para todos.
Seguro, ya lo verás, amigo.
Y ya no rabiaremos, porque la vida tendrá para nosotros la mirada más dulce jamás vista.

PEPE LASALA dijo...

Impresionante tu forma de escribir amigo José Antonio, has convertido en arte, algo que fue penoso. Enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Professor Gadomski dijo...

José, fico feliz de ter visitado meu blog. Já estou lhe seguindo, espero que siga "Minha Janela" também. Um abraço!

。♥ Smareis ♥。 dijo...

Gostei do seu post, e achei interessante. Vim e conhecer seu blog, e gostei muito , e lindo teu blog, e já estou te seguindo... Convido pra conhecer meu blog e me seguir se gostares. Um abraço!
Smareis

。♥ Smareis ♥。 dijo...

uplGostei do seu post, e achei interessante. Vim e conhecer seu blog, e gostei muito , e lindo teu blog, e já estou te seguindo... Convido pra conhecer meu blog e me seguir se gostares. Um abraço!
Smareis

。♥ Smareis ♥。 dijo...

uplGostei do seu post, e achei interessante. Vim e conhecer seu blog, e gostei muito , e lindo teu blog, e já estou te seguindo... Convido pra conhecer meu blog e me seguir se gostares. Um abraço!
Smareis

。♥ Smareis ♥。 dijo...

lGostei do seu post, e achei interessante. Vim e conhecer seu blog, e gostei muito , e lindo teu blog, e já estou te seguindo... Convido pra conhecer meu blog e me seguir se gostares. Um abraço!
Smareis

V dijo...

De poco sirve pedirles que miren, cuando no son capaces de ver.
Será que en realidad ni claros, ni serenos. Pero en el fondo, lo malo no es eso, lo malo es la elección. Porque la hay.

Saludos.

Sheol13 dijo...

Pues eso amigo Jose, para mi los dos buscaban un tesoro que por desgracias es una ruina. Yo lo veo negro, negro negro, gane quien gane. Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

¡Um! ya lo dice el dicho: Los ojos son el espejo del alma. Qué miedo da pensarlo ¿no?
Bien escrito como de costumbre D. José Antonio. Habrá que nombrarle vate bloguero inmediatamente.
Salu2

Mercedes Pinto dijo...

Pues sí, uno con los ojos pitarrosos, de tanto esconder la mirada, y otro con ellos espantados, de asombro en asombro (no sabemos si por lo que ve dentro de casa o lo que ve fuera). Vamos, que miradas claras y serenas… ni por asomo. Pero tampoco esperaba otra cosa.
Feliz fin de semana.

Sara O. Durán dijo...

¡Te disfruto al máximo! Tu ni sabes y me haces los días, en muchas ocasiones. Eres formidable. ¡Claro que los personajes aludidos pensarán todo lo contrario! jajaja.
Un gran abrazo con toda mi admiración por tu valentía, arrojo, percepción y capacidad de trasmitir.

Trecce dijo...

Magnífica entrada, José Antonio. Un saludo.

o blog de xesús lópez dijo...

Buen estudio de los ojos y las miradas, porque según como se mire se está mintiendo o diciendo la verdad.
Eso que para no comprometerse demasiado, para evitar el caer en trampas, omitieron la mayor en los temas a debatir, que no hablaron de corrupción, ni de fin de fueros especiales, ni de terrorismo, ni de medio ambiente, ni de la posibilidad de que a los políticos qe delincan se les abra, como habitación climatizada, una celda carcelaria. Con la puerta cerrada después de entrar, claro.
Por lo menos yo no consigo ver sino como delincuentes a muchos de los políticos en ejercicio.
Saludos blogueros.

Zorrete dijo...

Si vamos a ver muuuchos muertos, politicos claro.
Saluditos.

hawai05 dijo...

te superas amigo mio.....¡ Que grande eres !

María dijo...

Vi el debate durante los primeros minutos pero no pude aguantar más.

Magnífica tu entrada, amigo José Antonio.

Un beso.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buen post amigo José Antonio, así los vi yo a ambos, pero usted los pome muy bien en escena
Bien... mi blog ya tiene más de 1000 seguidores
y os doy un premio recordatorio, también podrá escuchar un vídeo con mi voz recitando un poema de mi autoría para una amiga poeta, al que se lo dedico Alma Mateos Taborda.
Le espero
Con ternura te dejo un beso
Sor. Cecilia

NVBallesteros dijo...

Acá también tenemos nuestras noticias políticas, hoy no son buenas murió nuestro secretario de gobierno, eso complica mas el panorama político en México....Tu prosa excelente!!!!!!


Besos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Un texto excelente,profundo,un placer leerlo,un abrazo.J.R.

Campurriana dijo...

Me he metido en ese teatrillo ahora con tu descripción de ojos y ese olor a muertos. Porque, en ocasiones, deben de ver muchos...

Agustin dijo...

Hola Jose Antonio,Como envidio la forma como maneja la prosa,La foto que escogite es todo un canto a la inocencia,No vi el dichoso dialogo de besugo.un saludo

Juan Risueño dijo...

Si, a pesar del dicho, hemos descubierto, gracias a Zp, que los ojos también mienten, que pueden ser espejo oscuro -casi negro, o negro- del alma.

Saludos

javir dijo...

La más intensa "dulce mirada" estuvo en la cartelería del joven Felipe´82, y ya sabemos cómo acabó la aventura: como la de ZP, con más del 20% de paro. Por eso, amigo del Pozo, yo me conformo con que no me echen un mal de ojo.

Un abrazo,

Cesar dijo...

No es que mientan los ojos, es que no consiguen ellos ver la verdad, oculta por la maraña de intereses bastardos y algunos hermanos.

De todos modos has dejado con hipo a la amiga Smareis:
o minha señora, é voçe munto persistente, munto convincente. Tenha por certo que o excelentísimo D. Jose Antonio acadará a seu sitio.