Páginas vistas en total

viernes, 4 de noviembre de 2011

Y encima se ríen estos de la izquierda abertzale


     
      Recordaba entre sollozos, Adoración Zubeldía, viuda del concejal de UPN Jorge Javier Múgica, asesinado por la Eta hace diez años, desbaratada por el dolor y ante la sala enmudecida, las muy amargas circunstancias en que se vio arrastrada a contemplar el cobarde y cruel asesinato de su marido: “Ese día no fui con él a la tienda a trabajar. Habíamos estado fuera unos días y me quedé organizando la casa. Escuché la terrible explosión…  supe al instante que era él. Me asomé a la ventana y vi la furgoneta nuestra envuelta en llamas. Medio sonámbula, me fijé un poco más… el coche estaba ardiendo… mi marido estaba allí, contra un arbusto, quemándose…”.
     La juez Murillo debió ver entonces algún gesto jocoso entre los acusados. “Y encima se ríen estos cabrones”, explotó por lo bajo ante su compañero de tribunal. Luego relató la viuda el calvario de amenazas recibidas antes del asesinato: las pintadas con dianas, los robos en la tienda, la quema de otra furgoneta arrasada. Sólo por casualidad ni ella ni su hijo murieron también de esa vil manera aquel día. La chulería, el descaro, la ausencia de la más mínima señal de arrepentimiento y de la más elemental empatía ante el sufrimiento causado, y a su lado mismo revivido, siguen siendo las señas de identidad de los etarras. Ni de los acusados en el juicio, ni de los bilduitarras que les apoyan, sean los que acuden a la vista, orgullosos de jalear a sus heroicos txapotes, sean los que se apalancan ya en las instituciones representativas, que ni mu han dicho. Es lo que hay.
      
     Es cierto que la juez Murillo retrató con su exabrupto a los etarras a la perfección. Ni el prodigioso artista del siglo de Oro español con su mismo nombre hubiera pintado mejor de un solo trazo a esos angelotes mofletudos y psicópatas de la Eta. Pero es cierto también que demostró, a mi juicio, una alarmante falta de profesionalidad, a todas luces impropia de su responsabilidad. Luego las radios, las televisiones, los diarios, los digitales ni te cuento, se han lanzado con fruición a repetir ad náuseam la grosería, recreándose en la suerte, como si la jueza hubiera levantado la veda y los “profesionales de la información” ardieran en deseos de pronunciar también ellos, como niños malcriados, la palabrota de marras. Por todas partes resuenan los cuernos de cientos de machos cabríos pero que muy mal hablados.
    Ya, ya sé que está la palabra en el diccionario de la Rae, y que Cela tal y cual. No soy ningún cursilón del almidón. Pero veo en ese regusto malsano por lanzarse encantados por el tobogán de los tacos una demostración más de la derrota del Pensamiento que ayer te conté y del pernicioso influjo de la “GranHermanización” de la sociedad entera, esto es, del Reinado de la Mugre: esa mezcla insolente de banalidad y vulgaridad. ¡Cómo extrañarse luego de que por las modernísimas redes sociales circule a todo gas el más tabernario de los lenguajes, cuajado, sin conciencia de culpa alguna, de las bajezas más infamantes! ¿Quién es el guapo que una vez más le recuerda a esta prominente juez, y a tantos eminentes líderes de opinión, la frase aquella de Wittgenstein que reza que “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”?
    
     La nada interbloguera que uno es –mejor que todo lo demuestra, lector, el que ni tú ni yo nos llevamos ni un euro al bolso por escribir lo nuestro- se atreve a decir que cuánto mejor, por ética, por estética, y hasta por pragmática, si la juez Murillo hubiera explotado en este símil: “y encima se ríen estos de la izquierda abertzale”. He dicho.  

37 comentarios:

Winnie0 dijo...

Ay ciertas cosas que uno no se las puede callar !!!! Apoyo a esa magistrada besos

Ricard dijo...

Hola Jose Antonio.
Verdaderamente indignante.
Este tipo de actitudes no dejan inensible ni al mas duro de los magistrados.
Maximo castigo a todos ellos sin contemplaciones.
Un abrazo, compañero.
Ricard

Juan Carlos dijo...

Estoy de acuerdo José Antonio. Tú, yo, cualquiera, la juez en la intimidad de su casa, podemos calificar de cabrones como poco a estos valientes gudaris hijos putativos del P.N.V. pero a un Juez de la Audiencia Nacional se le debe exigir una exquisita profesionalidad. De hecho, la Audiencia es una anomalía en la ordenación jurídica con todo el sentido del mundo por culpa del terrorismo así que no se puede estar en sillón de juez si no se sabe estar. Esta juez ya es la segunda vez que se le llena la boca y ya es la segunda vez que tiene que dejar el juicio para volverlo a empezar con otro juez para que no haya sospecha de parcialidad.
Salu2

Elena dijo...

Así, de primeras, sin reflexionar, uno puede estar de acuerdo con la expresión de la juez, todos los bien nacidos pensamos como la juez. Pero una vez pasados 10 segundos, calibradas las consecuencias, uno acaba por pensar como haces tú en tu texto. Llevas razón, a un juez se le supone imparcialidad, aunque ante estos asesinos es tan humanamente difícil tenerla.

Un abrazo.

iskander dijo...

¿cabrones? demasiado educada me parece la juez, en cualquier caso al menos se ha quitado el marrón de juzgar a los que los políticos van a liberar y de tener que participar en otra farsa de juicio.
¿Porqué lo de Gadaffi se aplaude por ser terrorista y a estos no se les puede ni mirar?

Helio dijo...

Yo a esos desgraciados los llamaría otra cosa mas fuerte, también tengo claro que la juez ante la canallada que estaba presenciando, tuvo el desliz de hacer ese comentario con su colega, sin intuir que un microfono le jugaría una mala pasada.
En mi opinión fué una frase inocente que le hemos dado mas trascendencia de la que tiene.
Saludos.

Juante dijo...

Por una vez no estoy de acuerdo contigo. Quizás me obligue la mayor fascinación y mayor respeto que siento por las imágenes y cosas reales que por esos signos "altamente convencionalizados" (Eco) que son las palabras. De acuerdo con que no se debe usar por sistema un código pródigo en groserías, pero los primeros que no se la cogen con papel de fumar son los progres, cada vez que cínicamente exigen a los demás lo que ellos no profieren.

No obstante, la jueza ya venía demostrando cierta manera de hablar en público un tanto "a la remanguillé". De ahí a que se encontrara un micro perdido sólo hay un milímetro. Peor es lo que se ha tenido que escuchar -del lado de sus "señorías"- en el juicio de los carcaños.

Saludos.

María dijo...

Yo creo que a la mujer le salió del alma y no se pudo, aunque debió hacerlo, controlar.

La entiendo perfectamente porque yo soy de ese tipo de personas a las que les cuesta morderse la lengua ante ciertas situaciones, pero convengo contigo en que no procedía.

Besos

Sostrato de Cnido dijo...

Creo que deberíamos aplicar al sentido crítico de todos nuestras entradas blogueras, así como los comentarios en las casas de los amigos, conocidos y demás una máxima que dará un punto de vista nuevo a este caso.

De acuerdo, en que son hijos de puta. De acuerdo en que la juez se lo podría haber guardado y sería mejor para todos. Pero consideremos por un momento que la gente de bien tiene también sus limites. Que en ciertos momentos el control es imposible y se escapa a la dimensión humana de la persona que ostenta el cargo (que de por si debería ser impoluto)

El error es entendible y perdonable y como todos los seres humanos tiene derecho a equivocarse. Sobretodo si es en nimiedades como esta y teniendo la razón.

Un abrazo don José Antonio

La Pecera dijo...

No sé si serán cabrones. De lo que estoy seguro es de que son asesinos y por eso es por lo que deben ser juzgados y condenados. Los jueces en ejercicio de sus funciones de tales solo deben hablar mediante los autos y las sentencias. Sin embargo, hay que estar hecho de mármol para no indignarse con la actitud chulesca hasta el insulto de los etarras y, no lo olvidemos, de sus defensores, en la sala y fuera de ella.
Fue humano expresarse así y ha sido acertado apartarse del procedimiento para no perjudicarlo, de manera que, por mí, la juez está disculpada.

NVBallesteros dijo...

Mi madre siempre me decía cuida esa boca, porque algún día te saldrá una palabrota donde menos quieres....
Que tengas un buen fin de semana

Besos

mercedespinto dijo...

Pues que llevas más razón que un santo, así te lo digo. Que esos tipejos de la izquierda abertzale son todo lo que ha dicho la juez Murillo y más, pero que tambíen es cierto que parece mentira la falta de recursos para hablar de hoy día, mucho más de quienes se espera una educación más refinada.

RECOMENZAR dijo...

escribes tan bien o mejor que si lo hicieras un periódico Saludos y te dejo flores en el umbral de tu blog

Natalia Pastor dijo...

Siempre han sido, desafiantes y chulos, y ahora con más motivo por que están crecidos tras el comunicado de ETA fruto de la claudicación y la "hoja de ruta" pactada entre el Gobierno y los asesinos.
La única manera de que se les hiele la sonrisa es que Rajoy cumpla lo prometido sobre que no hay negociación alguna con estos asesinos y que van a cumplir integramente sus penas, si o sí.

Irene Adler dijo...

Amén

La Dame Masquée dijo...

creo que la juez se equivocó. No se puede decir todo lo que se piensa, y menos cuando uno no está allí a título particular, sino representando a la justicia. Pero supongo que más difícil que saber hablar es saber cuándo callar, o, mejor dicho, poder hacerlo.
Espero que encima el exabrupto no le traiga complicaciones a la juez y acabe beneficiando a quien no debería.

Feliz fin de semana, monsieur

Bisous

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

A veces parece que el mundo esté del revés.

Paso a dejarte un cariñoso saludo en este día lluvioso de otoño

Bucan dijo...

Creo que tampoco podemos envolvernos demasiado en lo politicamente correcto. La palabra cabrones indica bastante bien lo que la Juez opinaba sobre esa gentuza. Otra cosa es que quizás hubiera debido mantener la calma para no inhabilitarse en el juicio. Pero tampoco es una máquina.

Lo que sucede es que gente como esos encausados son fanáticos y psicópatas. Las leyes están hechas para seres humanos pero un terrorista ha dejado de ser humano. Sólo tienen miedo al castigo físico, como la gente primitiva, no a la Ley. Ellos asesinan, mutilan y causan estragos y miedo y como mucho pasan unos años en la cárcel, en plan casi de colegio mayor. Por eso se descojonan.

Campurriana dijo...

Náuseas me dan...

Cesar dijo...

Ayer recibí un correo que viene que ni pintado para el caso.

Pregunta del fiscal:
¿Es cierto que usted el día de los hechos se cagó en los muertos del denunciante, en toda su puta familia, en la perra de su madre y en el hijo de puta de su padre, al igual que en toda la corte celestial?

Respuesta del acusado:
No, es falso...Yo estaba tranquilamente trabajando en la fundición y entonces le dije: "Antonio, por Dios, ¿no te das cuenta que me has esparcido todo el acero fundido por la espalda y que es una sensación muy desagradable?

El Hada de los Cuentos dijo...

Hss dicho, José Antonio. ¡Y MUY BIEN DICHO! ES indignante la actitud de esta gentuza. Un abrazo

Trecce dijo...

Se dice que la juez Murillo se equivocó. Yo no voy a decir lo que opino sobre eso.
Lo que yo creo es que la Juez ha dicho lo que muchos decimos en la calle movida por la imagen desconsolada y abatida de una viuda.
Ahora, si en manos de un abogado hábil, esto influye para que los etarras obtengan algún beneficio, será una constatación de que algo falla en la justicia española.

Juan Risueño dijo...

Es difícil estar frente a ellos y tragar saliva, seas juez o lo que seas.
Somos humanos, tenemos alma, decidles cabrones es un insulto inocente.
Merecen que les escupamos a la cara todas las palabras que callamos y merecen.
De todos modos entiendo que un juez deba ser imparcial, o ante la imposibilidad de serlo al menos que lo parezca.

Saludos

Herep dijo...

Y encima se ríen, los muy cabrones.

Y todo queda dicho, amigo José Antonio.

hawai05 dijo...

amigo ya te dije una vez que sobre esta cosa mal llamada ´´ejercito``
no comento
te digo esto para que sepas que aun sin decir nada te sigo
pero de verdad sobre esto si no me ves es por razones propias ( tengo sangre de victimas en mis manos que aun me recuerdan su salvaje fin ...y estos han ganado ...¡ no os confundais estos no son CABRONES son HIJOS DE PUTA ! )
un abrazo amigo

Zorrete dijo...

Joder José, pues no hay para tanto. Esto se lo dan al Juez Del Olmo y no encuentra nada punible ni mal sonante. Cabrón, ma. de Cabra, animalito ecológico que ayuda a desbrozar el monte en su trasiego, dejando limpio y evitando posteriores incendios, deja monte hueco dando la posibilidad a otros animalitos a transitar libremente por el mismo. Lo ves amigo, no es para tanto. Por cierto ¿no podrían darles unas manos de ostias a esos hijo putas cuando se chotean de una viuda?. Ya se que no es fino, pero como yo soy de barrio, aquí eso funciona muy bien de toda la vida.
Saluditos.

merche marín dijo...

Jose Antonio, vi en la tele el desafortunado incidente. Y desafortunado es que los micrófonos hayan captado este improperio pero no lo que piensa la magistrada, que es muy fuerte para una víctima que se estén riendo los propios asesinos de su marido. A veces los derechos humanos se los quitamos a las víctimas para concedérselos a los verdugos y esto no es coherente.
Siento llevarte la contraria, aunque sé que tienes razón en lo de la ética y la estética pero es que....

J. F. Sebastian dijo...

Pues mira que yo entendí cagones. Por aquello de la incontinencia cuando son detenidos por gente que también va armada... Estos de la izquierda que vienen a-ver-el-chalé.

Xad dijo...

Tuvo la mala suerte de hacer el comentario con el micrófono abierto, no lo dijo directamente en la sala. De todos modos la honorable señora se ha quedado corta en la expresión. Son mucho más que cabrones.

Agustin dijo...

Hola Jose Antonio,La verdad hoy tu articulo es algo durillo con la juez,Y todo por soltar un certero exabrupto.Puede que cabron no sea lo mas acertado,Hijos de Satana es mas apropiado.

jinquer dijo...

Redondo, genial,y con extrema finura.
jnq

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Aunque nos cause dolor, no importa ya su risa.

Cris Ham dijo...

A veces es imposible contenerse.La indignación a veces que se puede sentir hacia comportamientos tan inhumanos puede superar fácilmente la profesionalidad.

el7ºdeyahve dijo...

no es de razon meter a todos en en mismo saco amigo del pozo, en la izquierda abertxale seguro que hay muchas personas que lo pàsaron mal cuando esta mujer relato el terrible acto de muerte de su marido, y te aseguro que mas de uno daria lo que seria por dar marcha atras y que todo seria una pesadilla, de un mal sueño, pero como esa no es la realidad,dejemos que el tiempo y dios ponga en su sitio a todo el mundo y quizas algun dia, cuando la balanza de la vida le pida explicaciones por los hechos, quizas entonces llore, como en su dia ella lloro y sigue llorando, pero no todos se rien son mas los que lloran y mas los que sufren el error cometido por no ver el daño que se hacia a las personas y no haber parado antes el terror.

desde aqui, las cosas se ven diferentes porque el dia a dia de convivencia del pueblo vasco insitu, es diferente la gente sufre y se conmueve con cada escena del terror causado y nos hacemos cargo del sufrimiento y dolor de los familiares de las victimas, y son muchos los de la izquierda abertxale y ya hace mucho tiempo que estaban en contra de cualquier muerte o situacion destrutiva, que dia a dia, nos nuestros hermanos radicales.

un abrazo a Adoracion Zubeldia y que dios la guie con serenidad y paz, ante la vida y sus recuerdos y que este hara justicia en algun sitio.

condor te saluda amigo del pozo, se feliz.

fus dijo...

Pensar podria pensar lo que quiera, pero tomar parte en asunto tan delicado, con ese tipo de frase, en medio de una vista en un estado de derecho, no ha sido acertado.
Aunque personalmente creo que se le pueden catalogar a estos señores de ETA con palabras mucho mas fuertes y mas mal sonante.

un fuerte saludo

fus

Anónimo dijo...

El sufrimiento ajeno no es agradable para nadie.
¿Y el sufrimiento del pueblo vasco por tantos años de represión españolista?

J. F. Sebastian dijo...

Totalmente de acuerdo: Que Rusia pida oficialmente perdón a España, al fin y al cabo la KGB apoyó a ETA en sus inicios. De hecho su estructura se inspiró en sus comandos. Ah, y ya de paso que nos devuelvan el oro ...

Y también Italia, Arabia Saudí, Francia, etc.

Saludos blogueros