Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2012

Lectura mía de Lo que queda del día UNO




     
   
   Y se entiende de sobra, además, más aún en estos tiempos postmodelnos, que a un chavalote de diecisiete tacos “Lo que queda del día” bien poco le diga. Me hubiera sucedido a mí otro tanto, seguro. Ocurre con los libros, creo, por muy valiosos que sean, que dicen cosas sólo apreciables a según qué edades o circunstancias del hombre –o de la mujer- que los lee, y sin esa “comprensión” que el lector de su parte le pone al libro -también porque sabe éste removerla hasta conseguirla- el libro, por decirlo así, no existe.
  
    Lo raro sería que una historia de amor tan íntima, sin desplantes, sin melodrama, sin épica alguna, sin arrebatamientos y casi sólo insinuada como la que aquí nos ocupa, entusiasmara a un adolescente, tan deseoso naturalmente a esa edad de muy tremebundas Pasiones y Aventuras. Se ha de recorrer, creo, un amplio trayecto de vida para paladear en su maravilla plena esta conmovedora historia de un amor negado, la historia de una renuncia.
   
    De esta manera, lógicamente pues, a las pocas páginas de Lo que queda del Día, la bruma de mi tristeza paterno filial se había por completo disipado. ¡Qué inesperadamente feliz me sentía viviendo y avanzando muy despacito entre esas páginas! Ya mío figlio algún día las saborearía, y peor para él si no. ¡Ah, el que quería de veras arrodillarse ante el nipón autor desconocido, el que se hallaba suspenso de admiración y embebido en cada recoveco de la lectura era el muá! Que le dieran por Buda a mío figlio ahora, ya él regresaría. 
   
  Maravillosa tanto en lo que cuenta (el relato a lo largo de los años de ese inmenso amor no revelado –ni el mismo que lo sufre osa a solas al menos una vez ni en su fuero íntimo reconocérselo-, entre un perfecto mayordomo, sentimentalmente hibernado, lastrado por su devoción al trabajo y a su Señor, y el ama de llaves, más sanguínea y vital, más abierta al huracán de la Vida, enamorada también, pero incapaz de traspasar la máscara de granito en que el otro se ha convertido), como en la manera en que se cuenta: destreza suma del Autor en el dominio de la sugerencia y la distancia, de los registros de lo sutil y lo indirecto, de lo delicado, en la adopción de un único punto de vista –la visión del mayordomo- que dota al relato de una cerrada coherencia narrativa, en la composición de las escenas y de los personajes, como soplados por una profundidad y una  humanidad envidiables... 




Post/post: gracias a Elena, a Metamorfosis, a Inmaculada Moreno Hernández, a Ruiz, por además de sostener sus excelentes blogs, hallar tiempo y gentileza dentro de sí para dejar sus pertinentes y lúcidas reflexiones en el mío, que es también suyo, y enriquecerlo así con su generosidad, GRACIAS.

5 comentarios:

Paula Grau Liquidambar dijo...

A mi me gusta Lo que queda del día y también Murakami...Un saludo

Zorrete Robert dijo...

Eso es porque eran ingleses. Aquí se hubieran "arrevolcao" a la primera, jajaj.
Saluditos.

Zorrete Robert dijo...

Eso porque eran ingleses, aquí se hubieran "arrevolcao" a la primera, jajaja.
Saluditos.

Winnie0 dijo...

Maravillosa pelicula que el otro día pude volver a ver en televisión......ese AMOR de años que no salió finalmente....Un abrazo José Antonio

Anónimo dijo...

No he leído el libro. Si casualmente lo encontrase no podría resistir la tentación de comprarlo...pero, pero...aquí llega un pero muy gordo:
He visto la película tantas veces que me la sé de memoria. Tendría miedo de encontrarme con una decepción enorme.
Mis dos “ tumbaos" no leen a Murakami aunque son de anime y manga a tope. Leyeron a J.K. Rowling en su momento pero siguen fieles al estilo que encontraron de mi mano: nunca busqué que les gustase lo que me gusta a mí, les guié lo mejor que pude además de luchar denodadamente contra una profesora de Lengua y Literatura con la que topamos que puso todo su empeño en arrancar de cuajo el hermoso brote de amor a la lectura que yo les había inculcado.
La mencionada Rowling no tiene buena prensa en mi casa. Tiene una cara más dura que el cemento. En aquellos días en que mis hijos leían sus libros, el mayor prefería a Cornelia Funke y el pequeño a Laura Gallego García. Ahora tienen sus gustos definidos y prefieren lecturas sobre sus campos profesionales. Eso sí, siguen locos por los relatos de terror ( ese E. A. Poe...)
Y esto venía a cuento de Lo que queda del día.