Páginas vistas en total

sábado, 28 de diciembre de 2013

El ciego de un Juan Diego

     
   
   Son los de la Casta Lista tan estupendos, que, cuando a ellos les peta son más internacionalistas que Lenin, aunque cuando les sale de su capricho también son más particularistas que Artur Mas, pues ansían ellos serlo todo, todo lo Bueno, entiéndase. Se ha sentido impelido un tal Juan Diego a tomar postura acerca de la intentona separatista de Mas.  Y la mejor forma que ha cavilado para hacerlo es escribirse una parva carta abierta a La Vanguardia, otrora vanguardia franquista, reconvertida hoy al buen camino del progreso… independentista.
    
   Reciente aún el estentóreo  “Aquí tienen un soldado para lo que quieran los catalanes ¡me cago en Dios” del mítico Paco Ibañez ( http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com.es/2013/01/les-queda-la-palabra-hideputa.html ) se arranca Juan Diego más suave: “Como madrileño he llegado a la conclusión de que soy independentista catalán”, cerrado silogismo cuya coherencia interna no se acaba bien de comprender. “No entiendo cómo puede el gobierno de España tener a una comunidad de siete millones y medio de personas así”. ¿Así, cómo, don Juan? explíquese, por la gloria de ERC.  “No se le puede decir a un pueblo que no use su idioma para educar a sus hijos”. ¡Pero si eso es justo los que pretenden –contra las sentencias judiciales- las prácticas inmersoras con los españolhablantes allí, si vigilan incluso lo que en los recreos los niños hablan, si multan por rotular en español, no en chino o inglés!
   
   “Al motor de España durante décadas se le cuida y se le mantiene, se invierte para que siga siendo competitivo. No se le gripa una y otra vez esperando que dé el 300% para que otras comunidades que nunca han funcionado o que tienen un concierto económico especial se permitan dar ayudas y subvenciones que Cataluña ya no puede”. ¿Y ese es el razonar de una persona de izquierdas o de un neoconverso de ocasión al elitismo nacionalista más obtuso? Se ve que para promover la Independencia de Cataluña, su privilegio económico, vale además ahora cocear el Conciertazo vasco, lo nunca visto.
    
   “Y la respuesta desde hace años es no. No a todo, no a sentarse a hablar, a una mejora de la financiación, a una redistribución mejor de la solidaridad y ahora a una consulta”.  Cuando es la desnuda realidad toda la contraria: el continuo chantaje presupuestario nacionalista desde siempre, el nuevo Estatut, las continuas ayudas estatales a la Ruina de las cuentas catalanas, a pesar de los millonarios gastos en defensa del Independentismo. Hay que andar muy ciego para escribir esas cosas, don Juán.

     
   Espera, espera, que ya termina la Carta de Juan: “Me entristece decir que les entiendo, que para seguir así, es mejor que sigan solos. Yo tampoco quiero estar donde no se me aprecia.”. Ahí está el colosal bordón, al mismo nivel igualados, de tú a tú confesados, cosidos en un mismo íntimo  sentimiento, el Pueblo y el Artista, qué artista.  



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

6 comentarios:

misael dijo...

España no tiene quien la defienda. ¡ qué facil les resulta a sus enemigos mancillarla, humillarla... en definitiva asediarla ! ¿ De donde espera Juan Diego cobrar su pensión de jubilación ? ¿ De cataluña ? ¿ De donde ha cobrado él tantas y tantas subvenciones al cine o teatro ? ¿ De Cataluña ? ¡ Qué comprensivo es con el sentir nacional catalán ! ¿ Es tan comprensivo con el sentir de las victimas del terrorismo ? ¿ Ha escrito cartas abiertas al respecto ?
¡ Qué lejos andas Juan Diego, de aquel indio, del que tus padres pudieron coger tu nombre ! El indio dispuesto a hacer la voluntad de la Santísima Vírgen María, tu en cambio, como vocero, al servicio de la rama kultural de las idelogías que alienan al hombre y lo convierten en una bestia.
Si es que ya caías mal en tu papel de señorito de, hoy precisamente 28 de diciembre, los Santos Inocentes. No pareces haberte distanciado mucho de tu papel, porque en el fondo lo que defiendes, y quiza no lo sepas, son las oligarquias catalanas, que pretenden hacer un coto, coto de caza, donde disparar a placer sirviendose del pueblo para que le traiga las piezas.
Luego tu y muchos de la kultur os quejareis que no vaya la gente a ver vuestras películas. ¿ quién querrá verte ? Quizá te vean en Cataluña, esos nacionalistas excluyentes, que imponen la lengua y adoctrinan en el colegio. Pídeles a ellos la subvención, que ya te la has ganado.

ansiadalibertad dijo...

En un par de sitios he leído que el Juan Diego autor (de la carta) y el Juan Diego actor no son el mismo.
Da igual, solo variaría la importancia (jeje) del menda en cuestión.
Y sobre todo, no cambiaría la cuestión, las cuestiones, que tan bien aborda usted en este escrito, Don José Antonio.

¿Tendrá inconveniente en que mande esto suyo a Facebook?. Lo haría como toca, claro, con referencia, enlace, etc.
Iré viniendo para saber su repuesta.

Saludos

José Antonio del Pozo dijo...

ah, pues antes de difundir nada, hay que investigar si es que hay dos Juan Diegos. Voy a ponerme a ello ahora mismo. Si recuerda ese par de sitios, plis, digámelo.
saludos

José Antonio del Pozo dijo...

Procedo a corregir inmediatamente el artículo. No parece claro que sea el actor el autor de la carte . Mis disculpas.

José Antonio del Pozo dijo...

Y gracias por avisarme, amigo. Claro, si quiere, puede usted feisbukear noticias de mi blog. Gracias, un abrazo

ansiadalibertad dijo...

¡Que va, Don José!, no tengo ni idea de los lugares ni de como verificarlo.

Gracias a usted.
Esperaré por si retoca algo del escrito y luego lo pondré.

Saludos