Páginas vistas en total

lunes, 6 de febrero de 2012

¿Y la Chica Rubalcaba?


    
 Vale, Maese Rubalcaba, como el zorro de la fábula, se merendó in extremis el racimo de uvas rojas que ya tenía en el pico Carmen Chacón. Con tanto trino teatrero las uvas por los suelos se le fueron. Maese, ladino, unos mimitos le suplicó, y… se las birló. Hizo valer su Concordato con los viejos saurios del Aparato frente a las barricadas de diseño de Chacón. Le metió luego, a la hora de facer y desfacer la ejecutiva, un lije de los suyos a los chaconitas que les dejó tiritando. Les ha quedado a los pobres chaconitas, eso, caritas de marcianos. No deja por ello, creo, de resultar la rubalcaba una victoria pírrica.
   
    Está por ver, si en la Bética el Desastre es histórico, si las bases que nada son no se le rebelan y se la montan parda. Buscaron adrede un Congreso urgente tras el batacazo del 20-N para que gentes y caras nuevas tuvieran imposible el organizarse.
    
    Por detrás de los brazos en V del Maese contra el auditorio, entre la faramalla de imágenes y videos congresuales, entre la hojarasca de nombres archiconocidos para la ejecutiva y el federal, en vilo busqué yo los soñados contornos de la Chica Rubalcaba, esa leticia exuberancia carnal, aquel relámpago de belleza inocente y de insinuación que Maese se sacó de la manga para ocultar el batacazo electoral la noche de Autos.
     
   Oh, Chica Rubalcaba, cuánto yo te busqué. Cuánto deseé contemplarte humillando la luz de Sevilla a la vera del sagaz Maese también ahora, en la hora del Triunfo. Que las cámaras otra vez te encuadraran y te recrearan. En vano. Y que sepas que eres tú, desconocida Chica Rubalcaba, el símbolo vivo de la esperanza en la regeneración de la rosa socialista. Rebélate, Chica. Maese sólo ha derrotado al Viento.  


8 comentarios:

Lobo Solitario dijo...

Mucho Rubalcaba es como para dejarse birlar el puesto por la Carmenciata; a esa le faltan aún un par de hervores... ¡Y eso que hemos salido ganando, porque si él es continuismo y mas de lo mismo, La Chacon representa división y más periferia y quizás la escisión absoluta.

Monica dijo...

Más pírrica ue la victoria de ZP frente a Bono. Viva el reformismo, viva la tolerancia en el PSOE, pues Rubalcaba ha castigado a los chaconistas y se rodea de los suyos. No se preocupe señor bloguero, que el físíco acostumbrado a hacer experiementos,buscaráa a su chica en Madrid para elevarla a los altares y hacerla su Valenciano núnero dos, y todo en su honor. Saludos

Trecce dijo...

A mí lo que me hace "gracia" es esa especie de mantra que repiten los ganadores de que quieren un cambio. ¡Lo que hay que oír! ¡Qué jeta! Bonita manera de quitarle el sentido a una palabra.

Juan Carlos dijo...

Se queja Tomás "Invictus" Gómez de que Rubalcaba no ha integrado a los chaconistas (si es que estos existen) pero no parece que se acuerde de cuando ganó a Trinidad (en contra de Rubalcaba, curioso) no integró en Madrid a nadie de los otros. Me gusta el nombramiento de Griñán para presidente, primero Chaves, ahora éste.
Salu2

Herep dijo...

José Antonio,
Yo también la encontré a faltar la tarde-noche de la victoria rugalcaniana. Era lo único que esperaba con cierta desesperación.
Pero la savia nueva sólo la sacan del armario para justificar las derrotas.

Un saludo, maestro.

Cesar dijo...

Uno ya se borró incluso de seguidor del R. Madrid. Me borro también de seguidor de partidos que nunca seguí. Yo que tu me borraba del Psoe, por no tener chicas guapas..

Mercedes Pinto dijo...

¿Pero, hombre, todavía no has podido olvidar a la chica de la larga melena que sirvió de fondo en el fracaso electoral de Rubi? Oye, entre tú y yo, lo que le han hecho a la Chacón es lo que literalmente se llama putada. Yo cada vez entiendo menos la política y a los políticos.
Seguiré viniendo cada dos semanas a conocer el otro lado de la noticia en tu casa.
Un abrazo.

Maripaz Brugos dijo...

Siguiendo con el simil del zorro, Rubalcaba viejo zorro, se comió a la ingenua gallinita Chaconita de un plumazo y sin piedad.
Quizá la Chica Rubalcaba,esé un poco asustada...
Uf,que pereza volver a escucharle.