Páginas vistas en total

martes, 15 de abril de 2014

Albert Boadella, esa maravillosa rara avis

   

   Atesora consigo la inventiva y la creatividad propias de un genio, y las tiene ya más que acreditadas. En pocos espíritus creadores revolotea tan fértil y a sus anchas la libertad como en el de Boadella. Lejos de ser profeta, le nominaron en su tierra TRAIDOR AL PUEBLO CATALÁN, que es el equivalente en nacionalista al cartelito de ENEMIGO DEL PUEBLO que los colectivistas más furibundos colocan en todas partes sobre quienes no piensan como ellos, y que literalmente convierten en tipos delictivos si consiguen conquistar el Poder.
     
   Leí el otro día unas recientes líneas suyas que, ante las poses indignadas de Amarales y demás multimillonarios artistas supercomprometidos, resultan un aldabonazo de lucidez que, como todo aquel que no le dora la píldora al virulento populismo ignaro, pocos seguidores, si no es que más animadversiones, le reportarán:
     
   “Los artistas se parecen cada día más los unos a los otros, y es que también les gusta parecerse. Detestan la diferencia. Pensar libremente fuera de los dogmas progres les aterroriza y no digamos nadar a contracorriente. ¿Quién se atreve hoy a no adherirse a las grandes retóricas? La paz y la solidaridad universal, la tolerancia, el ecologismo, la igualdad, el derecho a decidir o el derecho a recibir.
   ¿Cómo no ser embajador de semejante derrame filantrópico? Con lo fácil que resulta. No es necesario hacer nada. ¡Por el solo hecho de proclamarlo públicamente ya se está del lado de los buenos!
   ¿Han visto ustedes en la actualidad algún artista defendiendo… el orden público, la aplicación rigurosa de la ley, el control de los flujos migratorios, reivindicar la selectividad y la excelencia en la educación, el libre mercado, la familia, o simplemente denunciar los excesos intervencionistas de los Estados en la cultura? Más bien hemos visto todo lo contrario. El rechazo a expresar una opinión diferente para no arriesgarse a disentir del masivo y empalagoso criterio “buenista”. Y eso nos ha llevado a ver actitudes tan indignas como el escapismo intelectual de mi gremio ante hechos tan graves como el terrorismo.
     Tales posturas han llevado a la mayoría de los artistas a una militancia implícita en favor de una sola inclinación política y la demonización de la otra. Se han sumergido en el goce incestuoso del pensamiento único. En la época de las máximas libertades cívicas asistimos a la paradoja de una descarada parcialidad. Pero una parcialidad muy interesada porque, casualmente, se está del lado proteccionista. O sea, lo más antagónico a la práctica de la libertad individual”.

     
   Ojalá los amarales, y los de su “calaña”, sintieran la libertad que en Boadella es bandera y don, ojalá que la sintieran.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

1 comentario:

Anónimo dijo...

O sea que boadella curra gratis