Páginas vistas en total

martes, 1 de abril de 2014

Tomás Gómez cierra el círculo



   Ya antes más de una vez les espetaron que en realidad los asesinatos de la ETA le venían bien a los intereses del PP, por encima incluso de la consideración de que a muchos de los suyos -al propio Aznar trataron de apiolarle- les costó la vida enfrentar la barbarie etarra. Ahora reincide Tomás Gómez, esa lumbrera, en esa especie venenosa y particularmente repugnante… sin que el PP apenas se queje. El PP se alegra de la violencia, ha dicho Tomás, ese as. Ya hace días acusó, contra la verdad,  a las políticas de Rajoy de las desgraciadas muertes de aquella familia de Alcalá de Guadaira, en línea siempre con la continua criminalización, es decir, con la sistemática presuposición y acusación de las más inhumanas y crueles intenciones a la Derecha española, a la que aherrojar así en un perenne estereotipo odioso ante la ciudadanía, en la que la Izquierda Ultra y la Non Plus Ultra se complacen. Haría aquí la lista concreta de muchas de esas ocasiones que así lo demuestran, pero como la Derecha española pasa mucho de este mísero blog, también yo paso.
     
   Dice Tomás, ese mandamás, contra la verdad, “que los grupos de la oposición condenaron contundentemente los disturbios registrados tras la Marcha de la Dignidad… (espera, espera, que va)… y además lo condenaron más sinceramente que el PP, porque lo hicieron tanto en público como en privado, no como el PP, que lo condena públicamente pero se alegra en privado  (¿pruebas de tamaña acusación? ¿de ese inquisitorial juicio de intenciones en toda regla?, ninguna, y qué más eso le da a Tomás)… los populares se alegran de las situaciones de violencia porque tratan de deslegitimar una demanda y una movilización que es absolutamente justa (y que le gustaría a Tomás abanderar, vamos, sólo que esos “absolutamente justos” ni por asomo le dejan asomar por allí el morro).

      
   Es decir, señores del PP, que dice Tomás, el líder de la leal oposición en Madrid, a ver si se enteran, que, de las cabezas abiertas a los policías, del terror que muchos de estos experimentaron, de la bárbara destrucción de mobiliario urbano público y privado, de toda esa kale borrokada de estirpe nítidamente filoterrorista, ustedes –diabólicos, fariseos y arteros como nadie- mucho se alegran en privado. Criminalización redonda, círculo ya cerrado: no sólo son sus prácticas de gobierno criminales, mucho peor, es que lo son también sus intenciones, sus más íntimos móviles. Y que además ellos, los de Tomás, son mucho más sinceros, nomás. 



   (Se fue ya marzo, lector. Dime: ¿Te gustó la música que desenvolvió mi blog durante este mes? ¿Crees que soy merecedor entonces de que me pidas tú el mío libro? Gracias de corazón a quienes así lo habéis hecho, por, sin conocerme, valorar mi trabajo e impulsar de verdad, con hechos, mi escritura, por quererme un poco. El resto es ruido)

No hay comentarios: