Páginas vistas en total

domingo, 10 de abril de 2011

El discreto encanto de la Progresía

    

     ¿Por qué a pesar de todos los pesares que suponen unas monstruosas cifras de desempleo e inflación y unas prácticas de gobierno no se sabe si más clamorosamente nefastas que corruptas cuenta siempre y en todo caso el Mester de Progresía hispano con un muy considerable y bien seguro suelo electoral que nunca, hagan los desmanes que hagan, les abandonará? Por muchas cosas, desde luego, pero una de ellas podría denominarse, a lo Popper, el atractivo emocional que por sí mismo despierta el “progresismo”.
     Se entiende de sobra que los individuos nacidos en situaciones de penosa desventaja material, en el contexto de las sociedades libres, que no “adoctrinan” a sus miembros, naturalmente aborrezcan el “sistema”. Es lógico que así sea. Lo que es ya más sorprendente es que una muy amplia capa de individuos objetivamente favorecidos por ese sistema despotriquen airados del mismo y conspiren para enterrarlo. En parte es porque desconocen –o fingen hacerlo- las virtualidades y el ensanchamiento de las oportunidades vitales que los sistemas de economía libre a medio plazo siempre propician, y en parte también porque esta “nueva clase”, usualmente ocupada en labores de burocracia o dependiente de las concesiones administrativas de la misma, hace precisamente de la gestión discursiva del difuso anticapitalismo que el mismo sistema produce –basado en su mayoría en empresarios, de un lado, y trabajadores por cuenta ajena, de otra-, la base última del mantenimiento de su pingüe situación. Entendámonos: el héroe de nuestro tiempo es un forrado de izquierdas; la Ceja, aquí, y los grandes actores yanquis en Hollywood, con nuestros entrañables Bardem y Pé de pontífices pacá-y-payá entrambos dorados mundos.
    
      De esta forma. si reflejó Buñuel en su célebre y a ratos latosa película de 1972, la repulsión/atracción que le merecía la hipócrita clase burguesa, en medio de aquella absurda cena que nunca llegaba a celebrarse, qué punta corrosiva no sacaría su genio  hoy a la famosa y real (y también Real) cena que, como en farsa que la propia Historia le hiciera ahora al Arte, en su noche reunió en Palacio al gran Joaquín Sabina con sus Altezas Reales Borbónicas, y que continuaría días después con un nuevo cenorrio  en casa del no menos grande Víctor Manuel  -triunfantes epítomes ambos cantautores protesta, como la misma Leticia Ortiz, de esa “nueva clase”-, evento y tenida que debieron resultar ambos no poco memorables y aun cuajados de artísticas posibilidades y hasta de peripecias estupefacientes y rijosas, realistas, surrealistas y de las otras.
    
      Pero también entre la amplísima banda de las clases medias –histórica creación y conquista de las economías basadas en la iniciativa individual- domina este difuso anticapitalismo en virtud del que, por mucho que gocen sus miembros de estándares de vida muelles y aun a veces opíparos, desgañitan los cielos con su sedicente izquierdismo. Se quedaba de joven uno literalmente de piedra muchas veces al conocer de cerca las posesiones de los progenitores de estos airados anticapitalistas: un día, siguiéndole embobado la estela a una de estas chicas furiosamente antisistema, descubrí que en casa de sus papis, en la que ella vivía, llamaban con una campanilla a la mujer que, como a San Carlos Marx, desempeñábales las tareas domésticas. Como quiera que estaba yo delante ese día, ¡sí que entonces púsose “roja” ella de veras!
     Y es en parte porque el discurso izquierdista está atiborrado de un conjunto de logomaquias (de truquitos fabricados con las palabras más bonitas) que, sin atender a la realidad de los hechos y al resultado concreto de la acción de gobierno que consiguen esas ideas, en apariencia superaltruistas, procuran siempre a quien las porta una maravillosa autodefinición. Ser socialista decía la otra tarde por la radio un centenario militante es… ponerse al servicio de la Humanidad. Acabáramos, que dan ganas casi ya mismo de salir corriendo y pedirle el carnet a Pedro Almodóvar.
    
     Es decir, declararse progresista regala buena conciencia. Estoy con los buenos, con la buena gente, con el Pueblo, qué carajo, con todos los Pueblos del mundo, con los humildes, con los humillados, con los ofendidos, con los puteados de la Vida, con los sin voz, con los de abajo. Soy ya uno de ellos: no importan ni mis actos ni mis poderes. Uno se dice de izquierdas, joder, y respira complacido. El titulito enmascara la realidad, disfraza el propio privilegio, otorga indulgencia. Absuelve. Uff, soy bueno. Buen rollito, un tío enrollao.
     “Y eso que yo soy un privilegiado, lo reconozco”, golpéanse así estos que  digo como principales fariseos el pecho. Y en esa prestidigitación de su miseria moral, en esa magia nominal, reside la clave toda de su eficacia fullera. Porque entonces ya no designan los privilegios las odiosas e injustas manifestaciones de la desigualdad social que es preciso arrancar por la fuerza. Al contrario, juegan ahora esas prebendas como llave mágica que sirve precisamente para al nombrarlos minimizarlos, para que ese elitismo cuele, para que desaparezca, para que su simple eco le transforme a uno en paria, en pobre, en explotado, para que oculte en definitiva su real condición de beneficiado de un sistema al que se dice odiar. Y  no sólo es fetiche que sirva para la buena Fama del presente, sino que,  como en las religiones salvíficas que tanto dicen ellos abominar, alcanza su maná hasta la Posteridad: siempre posando ellos de perennes rebeldes para la Historia (cuyos descendientes de clase, en lo que a su escritura se refiere, suelen administrar) en el campo indudable de los generosos, de los solidarios, de los grandes de corazón. Las conciencias más libres y justas y limpias de la época, le voilá.
    
     Dígase entonces usted de derechas, o de ideas liberales, y veráse ya mismo convertido a ojos de la mayoría en monstruo racista, clasista, egoísta, y la habitual lista de istas que el guión exige: instrumento de la Inhumanidad, vamos. La hegemonía en la expedición y el cultivo ideológicos de esas ideas-fuerza, que hacen omisión de la concreta verdad que hay detrás de los actos cada persona, no de la leyenda que a cada uno le precede, es la principal palanca que explica, creo, el seguro suelo electoral del que –si hasta aquí me has soportado, caro lector- al principio hablábamos y con el que la Izquierda siempre cuenta. 

        

28 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Así es, en efecto. Es el cliché que se han fabricado para mirar a la sociedad. Y están convencidísimos de que pululan por el LADO BUENO, el de los opuestos a los "fascistas, vaticanistas y explotadores de obreros", tal como ellos ven a los NO PROGRES.

Excelente entrada.

Tasmania dijo...

Cierto, cierto...salir cada día de casa con EL País bajo el brazo, con las consignas de la Ser recién aprehendidas y en disposición de soltarlas en cualquier momento o situación...y si llevas un chubasquero amarillo...ni te cuento...la bomba!!!

Sintonía bloguera....

Carlos Fernández Ocón dijo...

"El poco discreto encanto de la hipocresía".
Me he puesto yo 'rojo' recordando tu "es un placer leerte" y viendo sin embargo, otra vez, cómo se pueden decir las cosas de bien dichas.

Me ha encantado y a la vez deprimido leer esto. Porque refleja una verdad terrible, bochornosa, denigrante para una mente 'sana' pensar que se impongan así, tan 'todos de acuerdo', engaños y autoengaños ¡flagrantes!, a la vista de todos.

José Antonio, enhorabuena... y mi más sentido pésame!!!

aspirante dijo...

Verdades tan grandes se pueden decir más alto, pero no más claro.
Excelente artículo.
Mariano, Cospe, Soraya, etc. debieran leerlo y extraer conclusiones, a la par que realizan la pertinente denuncia.

MA dijo...

Buen post sin pelos en la lengua.

Verdades como puños, en un país de hipócritas.

Donde el pueblo esta abandonado de la mano por los hipócritas de turno, que quieren que les voten...

Un cordial saludo de MA.

Feliz domingo desde tu espacio amigo.

Bucan dijo...

Los políticos de izquierda se aprovechan de lo fácil que es que calen los mensajes buenistas entre los jóvenes. Se ha formado así una tontiprogresía que les vota o les sigue en los medios mientras ellos se forran.

A los progretarios, que son los dirigentes políticos o intelectuales del "proletariado" les gusta más el dinero y la buena vida que a un tonto un lápiz, pero para vender su mercancía, tienen que ser hostiles contra el sistema.

Como dice, la izquierda cuenta así con un suelo electoral hoy por hoy sólido: el tontiprogresismo está muy extendido y tontos útiles hay a esgalla.

Neo... dijo...

Progresismo: Ponerse hasta las cejas con "el cejas"

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Ese ingenuo al titular...lo dice TODO!
Enhorabuena
Abrazo blogero
Asun

Senzill dijo...

Un triciclo tiene dos pedales uno para la piernecita derecha y otro para la izquierda, cuando nos ayuda papá o mamá que bien que va...
pero cuesta abajo nos frenan las piernecitas, los españoles no nos merecemos esto, basta de piñon fijo, el Sr Botin nos vende sus celeberrimos triciclos marca PPsoe-Santander, somos mayorcitos no podemos jugar a la guerra fria, basta de bipartidismo,cath all party o la escoba atrapa rezagados. Como sigamos asi los farolillos rojos de fuera de Europa nos van a dejar fuera de control, los nuestros son muy rojos pero por algo estan atras del todo.
Quien crea todavia en la democracia vigile su libertad individual y olvide el cambio de plato y el ir a rebufo en el pelotón, ahora se impone el pensar con todo el desarrollo posible y evitar la candencia de pedaleo cansina de los que reman siempre en la misma dirección, ¡piñones y coronas señores! que cuesta arriba nos quedamos clavados y cuesta abajo nos faltan pedales, todos los partidos son imprescindibles con la que se avecina...algunos ni con dopping pasaran los Alpes.Listas cerradas en todos los partidos politicos + sistema d'Hondt / justicia cara y lenta = le llaman tonta a la gente que no tiene ni tiempo ni dinero para defenderse de tanto hijo de p...apá y mamá.Un pez gordo de los progres, me espetó que en el senado ya existian las listas abiertas, surrealista como el entierro de la sardina.

Elena dijo...

Hola José Antonio, tras leer tu entrada no puedo más que felicitarte. Dices una gran verdad, es muy fácil ser comunista, anticapitalista y verde desde tu cómodo sofá tras una mesa con aperitivos y cerveza, viendo la televisión y con el móvil en el bolsillo.
Saludos.

marcela dijo...

José Antonio, me ha encantado-como siempre- tu disección. Si siguen ganando adeptos, además de los de la ceja, que está claro que les votarán, pediré asilo en Islandia, ya estuve el año anterior y se respiraa mucho ozono. También sigo sus negativas a sumir las tontería de la banca y pienso que el frío y el aire tan limpio son buenos para el cerebro.
¿Pregunta por qué les votarán todos los que se han quedado en el paro, y no volverán a trabajar? "sencillamente porque son idiotas"
Y para ellos mitinean y hablan en televisión. Un beso

Señor Ogro. dijo...

Es archisabido todo este entramado se fundamenta en España en dos pilares:

1- Hiperlegitimización de la izquierda en base a una historia falseada y sonrojante, fundamentada esta en la no acción de la derecha, que no se entera de estas cosas

2- La falta de educación de la sociedad española, que la convierte en lanar, olvidadiza y amante del pan y circo. Esto nos lleva a mirar a la política como si del equipo de futbol se tratara, en lugar de como un servicio con el que ser crítico, sin mirar colores.

Así nos luce el pelo.

Misón dijo...

Pues no hay mejor que no ser, no soy izquierdista, ni derechista, ni falangista, ni progre, ni fascista. Soy Belén, sin más. Defiendo mis derechos, soy consciente de mis deberes, mi moral no me la dicta una acepción política porque entonces sería partidaria de todas y de ninguna a la vez porque con todas coincido y de todas disiento. No hay ahora mismo un partido en el que el principal objetivo no sea el dinero y el poder, cuentan las personas con buena fé, las que se traga el sistema mismo porque una vez te etiquetas en un partido haces lo que te dejan hacer y probablemente lo que tú quieres hacer se te acaba olvidando porque el dinero y el poder consiguen anestesiar las conciencias de a quienes corrompen, tanto, que esos buenos propósitos se quedan en la nave del olvido. Tampoco soy apolítica pero ahora mismo no encuentro mi lugar, simplemente no creo en ningún partido del panorama español. Seguramente emigraré a islandia como tu comentarista Marcela. Un beso José Antonio.

Jose Antonio dijo...

Eso es lo que significa lo del estado del bienestar, el no tener problemas a la hora de llenar la piscina.¿Cuantos de los cejeros vienen rebotados del partido comunista? y es que cuando les pesa el bolsillo, ¿cómo van a hablar de tu a sus sirvientes? Ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió
Un abrazo

Juante dijo...

Das de pleno en la tecla, una vez más. Estos días lo pienso mucho (como mucho antes). Estamos en guerra, pero ayer mismo, en la Dos (TVE) de ellos, unos progres iluminaos cachondos perdíos, aducían con dibujitos animados de una película llamada "El sexo de los dinosaurios" que "la especie humana se dedica a hacer tonterías, como las guerras" (Ellos sí las pueden hacer porque son de izquierda, obvio), además del puterío que zafia, pero sutilmente, sugerían en semejante engendro, para solaZ y consumo propio de abyectos parroquianos. Sí; digo bien: parroquianos, porque el payaso que presentaba la cosa -so pretexto de tirar de sabihondos universitarios de la cuerda del Peces Barbo-, actuaba como un curita sectario, incluso indicando mariconilmente a su ayudanto que tocara el glúteo de una tía "para comprobar que se trata de grasa" y el de un tío "para comprobar que se trata de músculo". Y todo ello, bajo una estética tanatoria muy cuidada y en horario de prime-time, para que la chavalería de 13 añitos, pudiera empaparse de tal pastiche darwinista, con el que lo único que pretendían sus inefables y abominables programadores sociatas era incitar a la audiencia a regresar a la cama de Calígula, como ya hicieran entonces su caballo y su hermana.

La cosa, con ser deleZnable en grado superlativo supone todo un prodigio de la esencia metafísica progre, que es de lo que atinadamente va tu post. Por ejemplo, decían que eso de la fidelidad es "inhumano", que es una especie de "constructo" cultural para, a renglón seguido, sacar a un manojo de mozas resabiadas y muy subidas a la parra -con aspectgo de marujillas torres y almudenillas grandotas- que opinaban que "las mujeres lo que no perdonamos es una infidelidad emocional, por amor" (sic) ??? Y todo con un recochineo digno de mejor causa. No me explico cómo no han esperado a la Semana Santa para distribuir semejante rueda de molino.

Bueno, pues... eso ha tenido eco hasta en el pestilente programa progre de Julita Otero (bien llamada Progrejuli en cierto blog). Es decir, querido amigo: los progres se retroalimentan en sí mismos, reverdecen en sus propios dogmas excrementicios y se quedan tan panchos, cual amorales insufribles que son.

Como tú, yo también padecí a esos que entonces decían sin parar: "¿qué pasa, tío?" y llamaban a papá para que les enviara giro postal a pillar "costeli y tripi". Y, peor que tú, no hace mucho (hay cosas que uno aprende pero no termina de creerse) he tenido que soportar a una progre de lo más psicopática y degenerada que, a la chita callando, se va al Corte Inglés a comprar cinco tallas de cada prenda, para luego verter escorpiones con hiel putrefacta sobre cualquiera -que ella no distinga como de su religión atea- que ose comprar en ese sitio.

Creo que este siglo será el de la mascarada progre, mientras -salvando casos como tu estupendo blog- no haya quienes denuncien sus denigrantes fechorías. Y por el momento, la irracionalidad y sinrazón progres campan por sus respetos.

Saludos muy cordiales.

Reinhard dijo...

Bueno, Don José Antonio, ya puestos, aprovecho para publicitar un libro francamente bueno.

Saludos.

Candela dijo...

Estupendo retrato JA , si les hacen una RMN computarizada no se ve tan nítido.

Lo que no entiendo es porqué en España ocurre más que en otros lugares, pero así es.

Enhorabuena por el post.

Maripaz Brugos dijo...

Jose Antonio vengo a devolverte tu entrañable visita a mi blog, y me encuentro con una estupenda descripción de los señores de la ceja, estómagos llenos y neuronas anquilosadas, que dicen pero no hacen.
Y es que ya se sabe, la doctrina de los proge, es facilona, de boquilla para fuera, mientras se llenan los bolsillos como lobos.
Estupenda entrada.

roy dijo...

¡Hola Jose!.Completamente de acuerdo contigo en casi todo,ya sabes,amigo.Últimamente ando mal de tiempo,pero sabes que te sigo a diario.

-En cuanto a lo que dice CANDELA de que no sabe porqué pasa lo que pasa más en España,creo que la solución para lo contrario,seria un mejor sistema EDUCACIONAL y CULTURAL.Solo eso puede constituir un basamento que haga ponerse a este país en la modernidad y el verdadero progreso.El bueno de verdad,no el autoimpostado.

-En relación con todo esto,me permito señalar EN UN MUNDO MEJOR,lúcida visión sobre diversos aspectos sociales y emocionales que conciernen muy de cerca al ser humano actual.Buena película.

Un abrazo.

José Antonio del Pozo dijo...

-Tellagorri: gracias, Javier. Así son, tan guays.
-Tasmania: malegro de sintonía bloguera, consignas a tuti plén, e vero
-Carlos: gracias, amigo. Suya es la Fama.
-Aspirante: gracias, amigo. A Rajoy hay que decirle cuatro cositas ya. Un abrazo
-MA: muchas gracias por tus palabras de ánimo

José Antonio del Pozo dijo...

-Bucan: estamos de acuerdo, amigo
-Neo: y hasta las trancas con el Troko
-Asun: muchas gracias, mon ami
-Senzill: muy bueno tu símil cicloturista, bienvenido
-Elena: gracias por tu felicitación, bienvenida a esta covacha, tuya también

José Antonio del Pozo dijo...

-Marcela: ¿te ha encantado? muchas gracias,cuánto me alegro, vale, vámonos pa islandia. Un saludo
-Señor Ogro: muy bien dicho; de acuerdo
-Misón: ¿no ser? pues tu no ser es mucho ser,lo has explicado muy bien, vale, vámonos pa islandia, todos los que quieran, tras Marcela
-Jose Antonio: bien visto, lo de las piscinas, acuérdate la del Senado. Un abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

-Juante:gracias por aportar lo de la 2, tan elocuente, no lo sabía; caramba con la chica de las cinco prendas de cada del Corte, qué historia tiene la tía, escríbela, desde el sentido del humor, verás. Un abrazo, amigo
-Reinhard: anotado queda. Saludos
-Candela: muchas gracias, ej que Spain is different, como decía el Otro, reserva espiritual de Occidente. Besos
-Maripaz: gracias, amiga mía, tienes razón es facilona
-roy: ¡hola, tron!, gracias por seguirme a diario, me hace ilusión leértelo; estoy contigo en lo de la educación, me apunto En un Mundo mejor. Un abrazo

Rafa Hernández dijo...

Efectivamente dárselas de comunista y anticapitalista viviendo holgadamente es fácil, pero aún así los hay que se consideran como tal. Lo realmente difícil es que un rico se haga comunista aunque llegue a hundirse en la miseria. Saludos José Antonio.

Javir dijo...

Se han apropiado del lenguaje, lo han moldeado y han colocado las flores bajo el epígrafe de progre y los cardos bajo el de derechona. Y más: han creado e impuesto una moralidad y han logrado imprimirla hasta en los paquetes de chicle.

Los heterodoxos estamos mal vistos, amigo del Pozo

Un abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

-Rafa: un rico que se haga comunista. Ya lo era su otro fundador de la cosa, Engels. Un abrazo.
-Javir: exacto, se han apropiado del lenguaje, el lenguaje es suyo. Otro para tí, Javir, amigo.

Roxana Valdivia, Prensa Libre Patria (1994) dijo...

La progresía es plaga. Infesta todo lo que toca y lo destruye. Sus seguidores son como los drogadictos. Saben que es una m... pero no la dejan porque les gusta.
Excelente artículo José. Saludos blogueros

Roxana Valdivia, Prensa Libre Patria (1994) dijo...

Los tontos siguen siendo fanáticos de los izquierdistas como el perro que vuelve a su vómito...