Páginas vistas en total

lunes, 20 de agosto de 2012

Hombres como niños, Niños como hombres


   
   Las propias crónicas lo cuentan ya en un tono de esos que definen el aire de una Época: “Las imágenes eran desgarradoras. Cada uno de los atletas tirados en la pista, llorando después de haber tenido un momento de felicidad por la conquista de la medalla”. Se habla de los tiarrones canadienses del 4x100, descalificados por los jueces en Londres tras haber festejado el bronce, como frágiles magdalenas deshechos a fuer de empapados, venga llora que te llora ante las cámaras.
   Desde que Miguel Bosé con aquel título levantara la veda, cada vez con más frecuencia asistimos (lo vimos en la Eurocopa, lo vemos en los políticos, ahora en las Olimpiadas) al espectáculo en verdad chocante de ver a tíos como torres, que de un golpe podrían matarte, licuándose en mares desbordados de soponciosísimas lágrimas. ¿Qué refleja ese hecho cada vez más frecuente? Eso me propongo yo indagar, lector.
    
    Lo de los canadienses ha tenido honda repercusión mediática en la Aldea global, quizás porque una de aquellas formidables montañas de músculos podía recordar al actor negro del drama carcelario La Milla verde, que también se inflaba a llorar allí, y es sabido que a muchos responsables de informativos todo les suena a algo, aunque no sepan exactamente a qué. Nada, se dirían, Editar y on the air, que el espectáculo must go on y esto pega, me lo dice mi olfato de sabueso noticiero.
   En este caso el dramón atlético ha tenido una coda más grandilocuente aún, de esas que asimismo redondean la pintura de un Tiempo sin tiempo, loco del todo, triturado en él el básico “principio de realidad”, como este que vivimos. Retomemos las elocuentes crónicas:
   El enternecedor gesto de un niño canadiense da la vuelta al mundo. Elijah Porter, de diez años, quedó tan conmocionado por ver a sus ídolos entre lágrimas que decidió animarles de la mejor manera posible. Les envió una carta de apoyo, así como una medalla que él mismo había ganado días antes en un torneo de fútbol. (anótese ya el que ,vale, el niño resultaría conmocionadísimo, pero a sus diez abriles se sobrepuso al abatimiento desde luego mucho antes que los propios mayorzotes atletas. Primero, por la deliberada voluntad de “decidir” él animarles, luego, por ¡la escritura de una carta!, hecho verdaderamente prodigioso en una criatura en estos tiempos del Internete, y por si lo anterior fuera poco, con el impresionante gesto de la voluntaria donación de un reciente trofeo propio. Toda esa cadena de actos deliberados exige un pensar, un discurrir, una planificación en el razonar y una continuidad en el hacer  propias de una madurez sorprendente, mucho más allá de una súbita efusión infantiloide.) “Los propios atletas se vieron tan sorprendidos y conmovidos por la carta recibida que decidieron publicar la misma en Twitter (repárese, sí, en el inmediato estremecimiento experimentado ahora por los atletas, el segundo ya, pues, ellos sí, como críos atacados de sentimiento salen corriendo que se las pelan a soltar la carta en el tuiter). “Poco ha tardado la imagen en dar la vuelta al mundo” (apunta con guiño cómplice el cronista, partícipe también emocionado en la carrera).

  Se reproduce luego la Carta -muy corta- que alumbró la criaturita, y es que, lector, créeme, resulta ésta de toma pan y moja, o de agárrate y no te menees, como quieras, y me propongo yo mañana glosarla aquí contigo, si es que tienes bien acompañarme.


Post/post: gracias a Winnie0, a BEGO, a Laura Caro, a Juante, a Anónimo, a Adan Esmit, a NVBallesteros por hacer noche y día aquí, por bloggear ayer a mi lado, GRACIAS.

6 comentarios:

Winnie0 dijo...

¡Qué lindo ese niños solidario! ¿no? Un besote

Anónimo dijo...

ese niño es un pipa grande Antonio

La sonrisa de Hiperión dijo...

El mundo siempre corre, al límite de sus relaciones personales. La carrera prosigue inexorable.

Saludos y un abrazo.

MAMUMA dijo...

Quedamos a la espera.

Fran dijo...

Que bonito como un pequeño gesto de cariño de un niño puede llegar a ser conocido a lo largo y ancho de nuestro planeta gracias al mundo global en el que vivimos

NVBallesteros dijo...

Nos vemos por aquí...Besos