Páginas vistas en total

domingo, 23 de junio de 2013

A escondidas tú y yo (Poessía treinta y seis)



Si tú lo quieres
intrépida amazona,
en el tráfago delirante
de las horas diurnas
de la claridad urgente,
del mundo entero en torno tuyo
que te reclama y te grita,
que te exige,
en ese vértigo inclemente
de las prisas mañaneras,
mírame por encima del hombro
dedícame dos parpadeos
picotéame en un pispás
alíñame en tres capotazos de los tuyos.

Pero a la atardecida
cuando reina la hora bruja
y las constelaciones infinitas
amainan su locura sideral,
al caer majestuoso de la noche,
cuando quedan como al pairo las estrellas,
cuando la vorágine se remansa,
los rescoldos del día
te ruborean sólo
de amansada belleza el rostro,
guerrera ya en reposo.

Entonces, en la hora propicia,
a escondidas del mundo,
en un rincón mío y tuyo
¡de nadie más!
-en suspenso el Universo entero-
como si perpetraras tú
un vicio muy oculto,
repara en mí te suplico,
tómame entre tus manos,
saboréame de parte a parte,
detén el Tiempo en mis palabras
deja que ellas te acometan
que te estallen por adentro.

Que anduve yo todo el día
trapero diurno de las avenidas
buhonero azul de las alamedas
traficante noctívago de los libros
rastreando las más golosas
las que puedan por sí solas
convocar una belleza que te iguale,
madreselvas, amarantas, caléndulas, tamarindos, carbunclos...
sólo para tus sentidos, 
condottiera mía. 



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

1 comentario:

Napo dijo...

Jjajajjaja.

Reconocerla condotiera, es reconocerla con precio, a cuando menos, muy predispuesta a cambiar de bando. Ya sabe... eso de "al mejor postor"

Amar y desear a lo condotiero es amar lo evidentemente caduco y/o efímero. Amar lo trivial, lo caduco. Amar lo que casi no existe o está es el verdadero amor.

No hay líquido si no hay humedad y no hay amor verdadero sin incondicionalidad.