Páginas vistas en total

viernes, 28 de junio de 2013

Milá, Mª Teresa Campos, Almudena Grandes, qué espectáculo

    



 “Almudena, por favor, un poco de respeto”, se arranca Milá. Sacan en la procesión también  a Jorge Javier Vázquez: “yo no diría eso de ella, si Almudena presentara un programa, diría: qué bien”, asevera él, sobándole de paso el morro a  Grandes con la propia  superioridad moral. “Las editoriales tienen estrategias de markéting para todos los libros, y premios, y de todo, ¿nooo?”, empieza con deje de cantaora la Campos. “Yo adoro a esa escritora… pero como buen ser humano tiene que tener fallos y este es uno inmenso”, añade Milá. “Yo no la he conocido personalmente, porque ella nunca vino a ningún programa mío, pero ella en la televisión ha sido tertuliana, y en la radio ha hecho cosas”, con el dedo la señala Campos. “Creo que el artículo es un error y que sería estupendo que ella lo reconociera y pidiera perdón”, sentencia entonces Milá. Grandes, ya oíste, tienes tú para empezar que pedir perdón.
  
   “¿Quiénes somos nadie para decirle al otro lo que tiene que leer?”, se interroga además un punto hamletiana Milá. Para reclamarle el perdón, al menos algo ya habíamos quedado que somos, ¿no?  “Lo importante es que la gente tenga un libro entre las manos, el que sea… (¿¿el que sea??) ¡Si damos color a la Feria! ¡Si gracias a nosotros en el fondo acude la gente a la Feria! Si somos simpáticos, generosos… (es lo que tienen las Celebrities de la Progresía que están encantadas de conocerse, si la una se presenta como hermana de los don nadie, la otra blasona de simpatía y de generosidad, nada que ver con los egoístones facciosos, son otro mundo)  …¿Sabes lo que me duele?”. Agárrate, Almudena, que la condesa descalza no va: “¡El clasismo!
     
   Ahí es nada el lanzazo de Milá: acusar de clasismo precisamente a Almudena Grandes, la más ferviente abajofirmante contra el Capitalismo de que se tenga memoria. Al mismo se suma Campos: “Ah, clasismo, esa una palabra maravillosa para aplicar a esta situación: que sólo escriban libros los grandes como nosotros, y no éstos, que son de tercera fila”. “Sobre todo que no estoy dispuesta a justificarme…”, precisa Milá, “lo mío no es un libro, me ha venido a buscar la editorial Espasa… pero me duele que alguien a quien yo he amado tanto leyéndola diga eso, porque va justo en contra de a lo que yo aspiro en el blog… -tatatachán-… a acercarme a la gente sin prejuicios”. Toma del frasco, toma castaña de la buena, Almudena.
    
   Espera, espera, que falta el puntillazo final, a lo grande con la pobre Grandes: “Me ha llamado mucha gente para decirme… no os merecéis eso para nada, al revés, gracias a eso la cuenta de resultados de las editoriales gana y permite publicar libros de personas que empiezan… -(oh, gracias, gracias, señora Condesa, que sigan entonces los bolos, muchos más Lo que le salga a usted del bolo, a ver si a los desahuciados nos alcanza un año de estos la migaja editorial, cuánta solidarité)- … a mí lo que me han dicho es… Almudena Grandes tiene que hacer lo que no desearía hacer, salir a decir estas cosas para vender sus libros y… eso sí que es triste”.

    
   Venderrrr, vender, vender, venderr… bombaaa, para gozar esto es una bomba, para bailar esto es una bom ba. Voilá: Almudena desenmascarada como hipócrita farisea de las mayores. Hala, ahora vuelve por otra si quieres, Almudena, qué pena. Y con el espectáculo incalificable de estas feroces dentelladas entre tiburonas de la élite, el anónimo bloguero, el curioso observador, el respetable, quédanse en verdad bailando, sí, pero del todo atónitos a la vez. 




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)



3 comentarios:

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juante dijo...

Suele ser el vicio más grande y grosero que exhiben los progresistas rabiosos como Grandes: la hipocresía intelectual, que luego convierten en puro fascismo a la hora de elegir sus acompañantes de viaje, aunque no les vayan a la zaga, como es el caso. No hay peor perdonavidas que un (o una) progre subidito/a a la parra. Hablan de los pobres alumnos, pero en la intimidad solo aceptan "tratar" con los rectores más elitistas y golfos. Entonces es cuando su mediocridad alcanza límites insuperables, como es el caso. Permitanme el link, como regalo de finde... curso, Bárcenas, Cortés o lo poco valiente:

"La fiera" pulsa el teléfono de Almudena por segunda vez

Napo dijo...

Una mano lava a la otra y las dos apuñalan.

Ya se lo dijo el mafioso a su hijo: Ten cuidado, que el mismo gesto que vale para que dos hombres se abracen, también vale para que uno apuñale a otro por la espalda.

Ese ganao es sólo la flor y natal de esta corrupta y falsa España nuestra. Ellos y ellas, de alguna manera son EREs, Barcenas y Urdanganines.

La mierda con su olor y color es lo que nos decora y perfuma.