Páginas vistas en total

sábado, 22 de junio de 2013

De amor (Poessía cinco)

     


     Romper las distancias
     Triturar el espacio quilométrico
     Trepar los muros y la hiedra alta de tu casa
     Franquear los postigos de regaliz tuyos
     Como un furtivo ya delante de tu sueño
                                                                                      clamoroso.                                                                                                                      
     Deslizarme clandestino entre  tus sábanas,
     tibias lunas de holanda
     que entraron también anoche por la ventana
     para envolverse contigo.
     Acomodarme a tu lado sin rozarte.
     Bueno, hacerme un hueco inadvertido
     ofreciéndote el rocío de mi espalda, no creas.
     Ahí, contra el cáliz vibrante del sol que a tí te vela.
     Sentir así sin ansia el candente magma que te aviva
     y que en abandono desde atrás ahora me abraza.
     Revolverte apenas los cabellos en la sien
     Soplarle un poco a la lumbre de tu nuca
     Contemplarte sobre todo…
     Retozar adormilado  al compás
     del oleaje placentero de tu cuerpo.
     Repasarte con las yemas casi
     las costuras oblicuas del pijama
     blanco de pureza y pálpito.
     Acercarme a escucharte el tam-tam de tu corazón
     como un indio desnortado.
     Calibrar luego la palma de tu pie,
     una hoja de acanto entre mis manos que te inventas.
     Besar todo el aire que te circunda, eso sí
     No dejar ni una pulgada virgen de ese aura.
     Contarte quince chistes muy bajito
     Que te sonrías sin despertarte
     Que me brindes sonámbulas
     las  libres señas de tu contento.
    Que sólo te remuevas de dulce sueño
    Que te relamas sin conciencia
     de una alegría muy honda y no explicada.
     Adentrarme así en ti sin incordiarte
     Como si hubieras tú más que soñado
     en las inminencias palpitantes ya del nuevo día
     -esa lengua de fresa viva que te apunta ya a la frente-
     que otro mucho mejor que yo
     sobre las cuencas preciosas de tu oido
     sin darte tú del todo cuenta
     en mi mísero nombre, eso sí,   
     esta madrugada te ha dejado
     de amor,                                                           abres ya los ojos radiantes, niña mía, 
     reciente y perpetuo recado.
       



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)
    

1 comentario:

Napo dijo...

"Una imagen vale más que mil palabras".No. Cuando un servidor era todavía un zagal y el cine y las fotos iban cogiendo tanta importancia y fama como elementos creativos ( Así nos va:Todo es apariencia) y yo, nacido en el Mediterraneo estaba viviendo las miserias y los inviernos que Maximo Gorki y otros autores rusos describían en sus novelas, ya sabía que las fotos no llevaban tan lejos como las letras. No decian tanto como las letras. No te hacían sufrir tanto como las letras.No hay foto que te haga disfrutar tanto como un buen puñado de letras.

Don José Antonio, al abrir su blog y ver la foto tan bonita me he acordado de la cantidad de casas que conozco con fachada parecidas. Llevo liado con una galega( el que pueda que seleccione otra opción)casi 30 años y es Galiza con todo lo que conlleva mi patria chica de adopción. Eso de la adopción se lo digo a ellos los galegos. Aquí entre nosotros, ya es mía.

La foto me ha gustado y me ha evocado cosas, muchas, pero muchas menos que sus letras.

El mejor cóctel para mover sentimientos es el que se hace con letras bien selecionadas.

Enhorabuena. Ya llevo dos dosis. Voy a por la tercera.