Páginas vistas en total

viernes, 28 de marzo de 2014

David Trueba, en auxilio de Wyoming 16 Pisos



   En uno de sus más potentes y flamígeros clarinazos el Manifiesto del 22-M “Pan, trabajo y techo para todos y para todas” proclama justiciero: “Es hora de repartir el trabajo y la riqueza”. Hemos conocido por la prensa luego que, bajo su cráneo privilegiado, atesora El Grandísimo Wyoming, él solito, un fenomenal Pastizal: un sueldazo que ronda los 900.000 euros anuales, un conjunto de empresas que suman 3 millones de euros en activos y 16 inmuebles sólo en Madrid. Aún no conocemos bien en qué quedó el famoso proceso por el que el Fisco le reclamaba un millón de euros, cantidad que el artista habría dejado de apoquinar al bien común. Claro, el descubrimiento de semejante Capitalazo, sobre todo en el apocalíptico –de estricta superviviencia para muchos- contexto social que el Manifiesto de marras describe, le ha acarreado alguna crítica al inflexible látigo de la Derechona “franquista”, al líder de opinión de tantos y tantos desheredados de la Tierra.
    
   Ha querido David Trueba, reciente Superganador de los Premios Goya, en solidaridad inter Triunfadores ha de ser, acudir en El País (“Calla, rico” 25-3-14) en su defensa, alentando así el necesario debate de las ideas. Sostiene Trueba que “los huérfanos de información ácida y viva lo elevaron (el programa de Wyoming) al nivel de los informativos serios”, presupuesto defensivo éste más que discutible, y más si tenemos en cuenta que las informaciones acerca del Pastizal de Wyoming, otra cosa no,  pero información ácida y viva, seguro es que lo son.  ¿O a ellos no les son aplicables sus propios presupuestos? ¿O es que gozan de bula?
     
    Dice Trueba que, a su modo de ver, la noticia no es “que posea estupendos ahorros y rentas suculentas, algo probable en todo presentador de tele que lleve tres décadas de continuado trabajo en las pantallas, sino que se recurra a ese ataque para intentar desactivarlo”. Siendo cuestionable el que pretenda sentenciar Trueba qué es y qué no es noticia, y que lea la información sobre Wyoming como un “ataque”, como si la práctica habitual de Wyoming, y de la Casta Lista, fueran el periodismo serio y la opinión más fundada, lo más notable es la dulzona legitimación que de los estupendos ahorros y de las suculentas rentas desliza Trueba, que es de suponer que no sólo para Wyoming valga. ¡Qué curioso una vez más este podrido Sistema, el mismo que al decir del 22-M “busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos”, que hace bien probables esas suculentas rentas  para sus más ácidos debeladores!

     Y es que –pisa a fondo Trueba el acelerador de la defensa hasta convertirlo… ¡en un ataque!- “Para ciertas mentalidades, sólo hay una cosa más despreciable que el pobre y el marginado (anótese el pérfido malvado y  odiador de pobres que por su cuenta dibuja Trueba para quien a Wyoming ose criticar), con ese fracaso que supuestamente se ha ganado a pulso (como si la Casta Lista no fuera precisamente perita en criminalizar toda riqueza… que no sea la suya, claro, en sostener, con la ayuda inestimable de sus feligreses,  la especie de que de corazón aborrecen ellos a los Ricos, excepto si son de su cuerda, pues en ese caso los defienden, veneran y adoran), y es que alguien exitoso sostenga un discurso solidario (como si no nos pudieran parecer en lo más mínimo discutible, igual que nos lo parecen esas acaudaladas familias que luego presumen de auténtico cristianismo, esa supuesta solidaridad enunciada y ese discurso hipercrítico, que a menudo actúan de trampantojo que oculta el privilegiado status propio, como si tampoco esas ideas buenistas  pudieran someterse a crítica).    

    
   Pues, si constituye todo un lugar común bien asentado en la conciencia de la inmensa mayoría de los españoles –continuamente repiqueteado ese clavo por la hegemonía ideológica del Mester de Progresía-  de que no existe nadie más tonto que un pobre de derechas, (sin ir más lejos el tendero de la esquina, ese facha insolidario) quizás, a la inversa, no sea aventurado concluir que no hay personaje más listo que un Rico de izquierdas, (mejor será no dejar aquí la lista interminable que todos conocemos) pues con rebozo atesora sobre sí los bienes materiales y espirituales, en el presente y en el futuro. Ellos permanecerán, a despecho de cómo vivan y ganen, por siempre en el corazón del Pueblo.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)



1 comentario:

misael dijo...

Vaya vaya el hijo del pueblo guayomin ! Menudo pastizal se levanta el payo ! Hay que ver lo bien que se paga exaltar las hordas.