Páginas vistas en total

jueves, 1 de diciembre de 2016

Anoche soñé que...




   Anoche soñé que… volvía a Manderley, vale, y yaque… ¿acaso que me tocaba la lotería? No. Dice la publicidad de La primitiva que no tenemos sueños baratos, qué sibilina gañanada. Tan sólo soñé que una mediana empresa, de las que cuentan con alrededor de cien trabajadores (debe haber en España unas 20.000, y si les sumamos las de todos los países de lengua española, la tira), en la cesta de navidad de sus empleados –la que aún la dé-, junto a turrones y polvorones, tenía a bien añadir el no menos dulce fruto de mi libro, VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA, para que además del cuerpo, también la mente en estas fiestas que vienen, que vienen, les solazara. ¿Es eso, amigos,  tanto soñar? Así, en el sueño, podía uno, al fin, dejar de dar la tabarra aquí y allá con su libro y el tabardo de la orden mendicante a cuestas siempre, que mucho pudor me da, no creas. Podía entonces yo, bien tranquilo y despreocupado, sosegado y apacentado el ánimo, tomar aire, volar… escribir al cabo lo que a mí me sale del alma. Me desperté… encabronado, claro. No he conseguido aún, como escritor, ay, mi libertad, Seguimos en la orden de los mendicati, persona a persona, in love confiando.   

“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

2 comentarios:

E dijo...

Aquí de nuevo...

El hombre de aspecto melancólico que ilustra tu entrada de hoy, Lewis Carroll, escribió diálogos delirantes que desafiaban al mecanismo del pensamiento ya en aquel entonces perezoso, siempre inclinado a lo convencional , de cortísimo recorrido, apelmazado en los lugares comunes e invadido por las falacias...en aquel entonces digo, así que imagínate ahora...cuando hay tantos que creen que Tim Burton creó al Sombrerero Loco. Ha sido olvidado y desterrado de las lecturas escolares por su asombrosa capacidad para dejar la capacidad intelectual de cualquiera por los suelos.

Te traigo un fragmento del capítulo IX de su "Alicia en el país de las maravillas " titulado "La tortuga falsificada y el grifo". Primero, porque fue para mí un ensueño hipnótico leer sus libros y estudiarlos. Segundo, porque marcó una época de mi vida de estudiante que recuerdo como si fuera ahora mismo y tercero, para responderte a tu comentario de antes ... hace un rato..con la última frase del extracto...la última.


"—Tienes razón, como de costumbre —respondió la duquesa, que parecía estar pronta a aceptar todo lo que Alicia dijera—. Cerca de aquí hay una gran mina de mostaza. La moraleja de esto es: "Mientras más grande sea una mina, menos te pertenecerá a ti sola".

—No sé —contestó la muchacha, que no había prestado atención a las últimas palabras—. Pero la mostaza es un vegetal: no lo parece, pero es así.

—Estoy muy de acuerdo contigo, y la moraleja de eso es: "Sé lo que aparentas ser". O, si quieres expresar lo mismo con palabras más sencillas, se puede decir: "Nunca imagines que eres distinta a como apareces frente a los ojos de los demás, ya que lo que fueras o hubieres sido no será nada más que lo que fuiste".

—Creo que entendería mejor eso si pudiera escribirlo —contestó muy cortésmente Alicia—. Pero no puedo seguir exactamente el significado de sus palabras.

—Eso no es nada comparado con lo que podría decir si pensara un poco —declaró muy complacida la duquesa.

—Por favor, no se moleste en repetir cada cosa con otras palabras.

—No, no estoy diciendo que eso me moleste —repuso la duquesa— ¡Te regalo todo lo que he dicho hasta ahora!"



Buena noche



E

José Antonio del Pozo dijo...

Genial, E. Muchas gracias