Páginas vistas en total

martes, 21 de septiembre de 2010

Sarkozy,ZP y su Romancero gitano

                                                                                                                                                                 
     Felipe G necesitó al menos cuatro años y unos tres mil “por consiguientes” para hacernos tragar, desde el “OTAN DE ENTRADA NO”, el “EN INTERÉS DE ESPAÑA VOTA SÍ” a la Alianza Atlántica. Pues Sarkozy dudará de la inteligencia de ZP cuanto quiera, pero lo cierto es que éste ha necesitado sólo unos meses y ni una sóla locución ilativa para pasar de rezar en alto junto a Obama, con el dramático énfasis que sólo él sabe ponerle a la cosa,  aquello tan bonito de “no explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus conciudadanos o uno de los extranjeros que habitan en tu tierra y en tus ciudades. Págale su jornal ese mismo día antes de que caiga el sol porque está necesitado y su vida depende de que le pagues ese jornal” a declarar en pleno Consejo europeo que “los asentamientos irregulares (de gitanos) son una mala práctica que hay que evitar que se produzcan”.

     ZP ha respaldado y justificado de palabra y de obra las expulsiones de gitanos decretadas por Sarkozy. También en la llamada política de gestos ha avalado al francés, haciendo como que con toda la atención del mundo le escuchaba y le asentía delante de las cámaras. Entiéndase bien: en absoluto es nocivo el ejercicio del realismo político, que suele preferir la prudencia y la moderación gradual en la gestión de los complejos asuntos públicos, antes que los radicalismos exaltados que, so capa de pretender utopías irrealizables, sólo muy reales desgracias para la mayoría siempre traen. Lo que asombra, una vez más, es el absoluto cinismo con que se utilizan los principios, según convenga al personal interés del momento y sin ofrecer siquiera una mínima explicación al respetable.

     El “aggiornamento” que ahora brinda a los centros mundiales de decisión ZP, rubricando la expulsión de poblaciones miserables, lo que pone de relieve es sobre todo el caudal de demagogia brutal sobre la que había afianzado su llegada y mantenimiento en el poder. ¿Qué queda ahora en ZP del famoso Discurso del Viento,  de aquel supuesto atormentado sentir suyo sobre los muchísimos pobres y los muy pocos ricos que pululan por este perro mundo que a nadie salvo al Viento pertenece? ¿Qué de aquel amejoramiento de la vida  de los más humildes que como una lección de vida su legendario abuelo le enseñó, tal como en el momento estelar de la investidura a todos nos recordó? Renovó ZP el mandato, conocidos ya los intríngulis reales del poder, y no por ello, en la misma noche electoral, se privó de revelar su preferencial opción por los que menos tienen.

     Luego, traicionando su palabrería, rebajó sueldos y congeló pensiones sin temblarle el pulso. Ahora no le importa tampoco pulverizar otra de las estampas más queridas por el copioso imaginario de la demagogia izquierdista: los errantes gitanos y la libertad, y el viento y las estrellas y la cruel sociedad y el bla-bla-blá. Brama Zerolo, a la misma vez que su jefe le salva la cara a Sarkozy, que “el gobierno francés estigmatiza a las personas por su origen étnico”. ¿Entonces?

     Si  antes que metamorfosearse de esta indecente manera ZP se hubiera largado a casa, como aquel presidente de la I República que dimitió por negarse a firmar una pena de muerte, hubiera merecido, si no nuestra comprensión, si al menos nuestro respeto. Pronto vendrán las elecciones, y de nuevo volverán entonces, impulsadas por el Viento, sí, las oscuras golondrinas de la izquierdista demagogia rampante, tan efectiva para mantenerse en el Poder, en el cristal con sus alas a llamar hasta en esos mismos campamentos lorquianos bajo la luna que ahora pisotean.     

3 comentarios:

Neo... dijo...

José Luis Bla-bla-dríguez Zapatero.

Reinhard dijo...

Todo en zetaparo es una pose, pero sus colegas catalanes ya están rajando contra el PP de Cataluña por denunciar la invasión de esos mismos rumanos en poblaciones catalanas.

José Antonio del Pozo dijo...

El truco socialista consiste, desde siempre, en ocupar todos los planos posibles en la discusión y establecer luego el correspondiente cordón sanitario: sólo ellos son la Democracia, el Progeso,la Igualdad... hasta el Bla-bla-blá suyo es.
Gracias, Neo y Reinhard por darle vida a esto