Páginas vistas en total

martes, 2 de septiembre de 2014

¡Y Carolina doblegó a la china! ¡Brava Carolina!

   


    Había llegado a la Final del Mundial en Copenhague, sí, por su pundonor, por su superación, por su trabajo, pero todo lo tenía ahora en contra.  Empezó perdiendo 6-0. Carolina cedió el primer set. Jamás había derrotado a Li Xuerui, la Campeona inexpugnable. Y más: desde hacía quince años las asiáticas apabullaban a cuantas rivales se acercaban. Más allá: en la China cien millones de licencias de bádminton (esa modalidad del tenis en el que la pelota se transforma a medias en grácil mariposa) frente a 6.800 en España. Todo olía pues a derrota en Dinamarca.

     Pero Carolina Marín, onubense de 21 años, ojos de azabache y misterio, nuestra sirenita alada, no se arredró. Plantó cara a Li. Con una determinación desconcertante desplegó entonces el vendaval de su furia, el fino tino de su técnica depurada, el alarde de un despliegue físico que alcanzaba y respondía a cada diablura de la oriental. ¡Qué tres mil delicias contemplar su recital con la liviana raqueta contra la bola emplumada sobre la pista! La alada rapidez en las piernas, la inverosímil versatilidad con que maniobraba el cuerpo para llegar con agresividad a por todas, la pericia de su muñeca maestra con que una y otra vez desbordaba a Li. ¡Cuánto corazón desatado sobre la cancha!
   
   Lo consiguió. ¡Ganó! ¡Ganó! Se derrumbó en éxtasis de alegría Carolina sobre la pista. Corrió como loca luego a abrazarse a los suyos. Se envolvió a la bandera española. Subió a lo más alto. Sonó el himno español, la música en que nos reconocemos en lo mejor nuestro. La desbordó entonces la emoción. A muchos se nos humedecieron en ese instante los ojos con ella. Esas lágrimas hondas, Carolina, quizás se perderán, como todo y como todos, entre la lluvia inmisericorde del Tiempo, pero al menos aquí, en este mísero blog, intentamos retenerlas cuánto nos fue posible, para que más así perduraran en la memoria como testimonio de tu hazaña.

   
   ¡Y qué culminación tan hermosa del momento, Carolina, cuando luego posaste para la Posteridad mordisqueando la medalla del Oro, vinculándola así en cadena impagable de afecto, admiración, y complicidad a la costumbre de Rafa Nadal, el tuyo y el nuestro Ídolo!   Qué bella eres, Carolina.




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Maxi dijo...

No sabía nada de este deporte hasta hace un mes, cuando conocí a un cargo de la federación en un curso de inglés. Me alegro mucho porque los deportes minoritarios tengan momentos de gloria. Enhorabuena Carolina!

Maxi dijo...

No sabía nada de este deporte hasta hace un mes, cuando conocí a un cargo de la federación en un curso de inglés. Me alegro mucho porque los deportes minoritarios tengan momentos de gloria. Enhorabuena Carolina!