Páginas vistas en total

martes, 12 de enero de 2016

El Narcotraficante sí tiene quien le escriba, Sean Penn

     

   
   La de vidas que sin pestañear habrá ordenado finiquitar el Chapo Guzmán, uno de los mayores criminales a los mandos del Narcotráfico, ese siniestro negocio de envenenamiento y muerte. A cuántos jóvenes en todo el mundo no les habrá arrancado a poquitos la existencia, más la de sus familiares, con su letal y ponzoñosa droguería. Pues allá que en secreto se fue, fascinado tras su estela criminal, San Sean Penn, el Multimillonario pro-chavista y pro-Castrones, a hacerle la ola de una entrevista bonita para Rolling Stone, a que el Supernarco fugado de lo lindo se explayara. Que es quiere el tío que le hagan una película, sabes, y el Penn acudió emocionado a la guarida secreta del facineroso: esas payasadas cómplices de los Multimillonarios Progresistas.
   
   Siempre la izquierda guay había santificado a los locos, a los navajeros, a los delincuentes varios, a los alcohólicos, a los okupas, por supuesto a los guerrilleros y a los Dictadores zurdos,  para ellos siempre oráculos de un mundo más humano, simples víctimas del Sistema criminal Occidental y tal y tal.

   Suministro más heroína, meta-anfetaminas, cocaína y marihuana “que nadie más en el mundo”...“Tengo una flota de submarinos, aviones, camiones y barcos”, díjole el Chapo al insigne periodista. Nos faltaba, claro,  esta podrida estampita que nos deja ahora San Sean Penn, tan forrado como caprichoso odiador del Sistema que tanto le encumbra: la loa a uno de los más terribles Narcotraficantes del mundo.  





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS

   Porque a mi parecer un libro íntimo, no tanto porque nos revele interioridades escabrosas, sino porque sobre todo consiga con desnudez hablarnos como al oído de los paisajes esenciales del alma de quien lo escribió, es también uno de los más acabados símbolos por los que alguien ofrece al Otro –a quien físicamente no tiene delante, al que de otra forma difícilmente podría hacerlo- la propia mano. Esto soy. En estas historias –no en forma de un discurso, sino con destreza encarnadas en personajes vivos a los que les ocurren cosas, a quienes sorprenden los avatares amargos o alegres de la vida- late la urdimbre sentimental que hasta aquí me trajo.  Quiero ponerlas en común contigo. Quiero revivirlas a tu lado. Puede que te reconozcas también en ellas. Aquí tienes mi mano.

   Por correo ordinario, 10 Euros; por correo certificado, 15 Euros. Personalmente dedicado, si quieres. Pídelas en    josemp1961@yahoo.es

      

No hay comentarios: