Páginas vistas en total

martes, 26 de enero de 2016

La Izquierda Ultra acorrala a la izquierda moderada

     


   Más allá de la coleta de P Ig y de su audacia leninista, es decir, más allá de la nariz de Cleopatra, es un decisivo pulso –sobre todo para España, claro- en el seno del universo ideológico de la izquierda hispana el que se está en realidad librando. El difuso humus radicaloide, asambleario, anticapitalista, antioccidental y antiburgués que siempre estuvo en su sustrato ideológico, creció y se expandió desde la llegada a los mandos del PSOE del zetapeísmo happy flower, guerracivilista y, no en vano, sentimentalmente admirador del 15-M, socializando en esos extremistas valores a amplísimas capas de las nuevas generaciones socialdemócratas.

   La virulencia de la crisis económica –mil veces exagerada como apocalipsis planetario por los peritos activistas que capitalizaron pro domo sua el espíritu del 15-M- hizo el resto. Los esenciales cánones socialdemócratas (aceptación de la economía de mercado, inserción entre las democracias representativas occidentales, convivencia y consenso básicos con los liberal-conservadores)  que desde la II Internacional -no digamos ya desde la 2ª Guerra Mundial y desde el Congreso de Bad Godesberg- venían constituyendo su brújula principal, han saltado por los aires entre amplias capas izquierdistas, desplazados por los nuevos –en realidad viejísimos- enfoques sectarios, redentoristas y maniqueos en grado sumo, enarbolados además por personajes de clamorosa extracción burguesa, en nada obrera. 
   ¿Qué joven dirigente de izquierdas conocemos, dispuesto a abanderar hoy los clásicos valores de la moderación socialdemócrata, los mismos que, junto a los de los liberal-conservadores, han garantizado en nuestras sociedades las más altas tasas de prosperidad y de justicia social jamás conocidas? Ninguno. Frente a ese clamoroso desierto, anótese la surtida flora y fauna ultraizquierdista, esa pléyade de puño cerrado en ristre –en cuyos nudillos muy simbólicamente alguno lleva tatuado la palabra ODIO- y su siniestro canto de sirena fatal: radicales del PSOE y de los sindicatos, los Podemos y sus confluencias, las Mareas y sus hadas, los filoetarras (ante la batasunización global de la izquierda hispana ahora silentes) y demás, gráficamente embarcados todos ellos en el avión del podrido déspota Maduro. Los mismos que, ceñudos y amenazantes, la noche del 20-D gritaban a galopar a galopar hasta enterrarlos en el mar. Y la pedrada de P Ig a Pedro Snchz el otro día viene sólo a simbolizar esa crucial contienda en el seno de la Izquierda, en la que los moderados ni están, ni se les espera.    




   ¿Tienes que hacer un buen regalo? ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, sensualidad, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o en 
josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. En España: 10 E por correo ordinario, 15 E por correo certificado.

No hay comentarios: