Páginas vistas en total

martes, 5 de octubre de 2010

Ana Rosa Quintana tiene

    
     Debemos todos, creo yo, felicitar a Ana Rosa Q, y congratularnos con ella, por, como decían el viernes los diarios digitales con prosa algo revenida, “cuánto le sonríe la vida”. El titular era ya llamativo: “Ana Rosa Q debuta como inversora VIP en el capital riesgo”. Pero más asombro causaba aun lo que luego íbase desgranando: “la reina de las mañanas televisivas sigue diversificando su patrimonio… Ha sido nombrada consejera de Cartera Industrial Rea, sociedad de inversión que agrupa importantes fortunas del país, donde tendría invertidos seis millones de euros… No es la única experiencia bursátil de Ana Rosa Q: a través de la SICAV Alquite Inversiones, gestionada por el Banco do Espirito Santo, junto a su marido, el empresario Juan Muñoz, tiene invertidos más de dos millones de euros en renta fija y deuda corporativa, con una FILOSOFÍA muy conservadora (nunca mejor visto eso de que, si de especular se trata, es muy necesario el poseer toda una filosofía). Además de su elevado caché de varios millones de euros, la periodista ha tejido toda una red empresarial en el mundo de los medios, a través de la revista AR y de la productora audiovisual Cuarzo Producciones (aunque más que cuarzo, se ve que son purititos diamantes los que ahí se producen). Es, -cerraban el círculo pelín empalagoso los digitales-, “la historia de un éxito”. Los violines es que sonaban ellos solitos.
    
     Es seguro además que al lado de este acaudalado way of life alberga el corazón de Ana Rosa Q nobilísimos sentimientos altruistas, incuestionables participaciones en decenas de oenegés y hasta encendidas proclamas de justicia social y de benéficos maratones en solidaridad con los damnificados del último desastre en cualquier estercolero del mundo. Uno admira sin reservas a quienes legítimamente ganan el dinero e invirtiéndolo, es decir, arriesgándolo, crean empresas y ganan más, y al sistema político que  hace posible la iniciativa individual, pero le queda a uno la sensación de que debería corresponder a personas como la que nos ocupa la defensa y legitimación del mismo y no a uno, que llegado el caso tiene a lo sumo un kiosco y quiere, viviendo de su trabajo, defenderlo. A la mínima el progre de turno sin duda le motejará de facha egoísta e insolidario ultraliberal, de avaricioso gusano, vamos, mientras gentes como Ana Rosa Q, espléndida siempre, generosamente aporta a todo color el óbolo de su inmensa solidaridad para Haití. A quien pillaron en el tocomocho de Madoff y cía fue a Almodóvar, no a mí. A quienes los piquetes humillan es al tendero de al lado, no a Cuarzo Producciones (y en modo alguno lo deseo, quede claro).
    
     Decía la otra mañana Ana Rosa Q, para defender a Sara Carbonero de las censuras que levantaron sus categóricas afirmaciones periodísticas, que es que la criticaban mucho a la pobre por tener éxito y por ser guapa. Pero eso es prejuzgar las intenciones ajenas y blindarse contra cualquier debate posible. Pensará entonces que es la pura envidia la que pueda llevar –pecado gravísimo- a elevar siquiera una ironía que a ninguna parte va contra algunos de sus procederes.
    
     Y la verdad, el asunto de su libro, de su plagio, de su “negro”, con tanta gente sin enchufe a quienes las editoriales desprecian, póngase ella como se ponga, no hay por donde cogerlos, y en cualquier sociedad éticamente sana y con un criterio elemental de lo que es justo, la hubiera relegado a un oscuro blog de provincias. Nunca, en cualquier caso, a reinar multimillonariamente por las mañanas.

11 comentarios:

Cesar dijo...

Su último comentario resume la decrepitud y endeblez de nuestra ética social: a las gentes que las hacen, en vez de pagarlas, les pagamos. Les pagamos con espacios televisivos a seis mil euros la sesión, ende de habérselo llevado calentido. Veáse sino los Muñoces y cía que campan por esos submundos televisivos.
Qué a gusto estoy con mi blog y mis seis lectores!!

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, Cesar. ¿Cuál es tu blog? Lectores:te gano, yo tengo cinco

Neo... dijo...

Una persona que solo tiene dinero no tiene nada.
Lo peor de todo es no tener nada y encima no tener dinero.

Javir dijo...

Me sorprende que en este país se gane dinero -mucho dinero- a golpe de genialidad y no al cobijo del Estado.

Un saludo

S. Cid dijo...

Indiscutible ejemplo de la frívola tasación que este inicuo mundo hace de las gentes que lo habitan.

Así le va... (y con él..., a nosotros).

Saludos.

Empar dijo...

No sabía yo que la Quintana estaba tan forrada, lo que da de sí plagiar y tener negros, oigan... y por cierto ¿el Banco do Espirito Santo no está siendo investigado por blanquear dinero?
Don José Antonio, ya cuenta con una seguidora más. Empatados con Don Cesar.
Ejem Cesar, ¿sólo seis? Eso va a ser a que esperan tus relatos de Rosita, que ahí sí se disparan los comentarios, pero seguro que leerte, te leen más.

Natalia Pastor dijo...

Ana Rosa Quintana pasó de ser la ex de Alfonso Rojo, acompañanate ocasional de Garci y tertuliana del higadillo con la Villacastín, aa reina de las matinés para señoras ociosas, amas de casa y jubilados, aprovechando que Teresa Campos entraba en la senectud, segunda curva a la derecha.
Lo demás viene a ser tan patético, tan chusco, tan de país garbancero como el premio Ondas a Jorge Javier Vázquez o que "Sálvame" sea el programa más visto en este país.

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias a todos por su comments, viento en las velas de este balandrín: Cesar,genial, anda,tío, dime tu blog, Neo primero pone la sabia máxima y luego la suprema ironía, Javir se sorprende y no se sorprende y le pone fina guasa,S Cid apunta con tino a la frivolité,Empar es usted pero que muy amable, muchas gracias, sí me suena algo del Banco espiritual ese pero no sabría ahora precisarle, Natalia Pastor estoy con usted, me parece peor aun lo del Ondas que la máxima audiencia, es honor leerla en mi bloguito. Gracias a todos

Aitor Mento dijo...

Y la verdad, el asunto de su libro, de su plagio, de su “negro”, con tanta gente sin enchufe a quienes las editoriales desprecian, póngase ella como se ponga, no hay por donde cogerlos, y en cualquier sociedad éticamente sana y con un criterio elemental de lo que es justo, la hubiera relegado a un oscuro blog de provincias. Nunca, en cualquier caso, a reinar multimillonariamente por las mañanas.

Yo, cuando veo este tipo de cosas, y de gente o gentuza, no dejo de acordarme de Sonia Martínez, aquella morena presentadora de programas juveniles en la TVE de los primeros 80. Como seguramente recordaréis, a esta chica la echaron del Ente por haber salido en la revista Interviú haciendo topless en una playa, mediante unas fotos que hoy día calificaríamos como "robadas".

La chica se dio a la droga e inició una cuesta abajo que le condujo a morir años después, perfectamente joven aún.

Si levantase la cabeza....

Cesar dijo...

Coño, D. Jose Antonio, usted es más malo que yo en esto de las nuevas tecnologías!! Basta con que usted pinche-sin jeringa,por favor- en mi nombre y le llevará justo a donde quiere ir. Nuncaestardesilachicallega.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Aitor, cierto, recuerdo bien aquella triste historia de la chica del Dabadadabadá, gracias por refrescarme el asunto, porque quizás haga un textito sobre ella; te debo una.
Cesar: yo me confieso: estoy perdidísimo en esto del ordenata. Soy más antiguo que la gramola, que a mí me mola.