Páginas vistas en total

jueves, 28 de octubre de 2010

Del insólito parecido de caras entre Zp y De Juana Chaos

     

         En el último Comité socialista justificaba ZP a sus federales, con ese donaire que alcanza en él a veces auténticos timbres virtuosos, los nuevos nombramientos: “Parece que también les conocen (a los ministros) los dirigentes del PP. (Risas) Ya hemos visto lo que opinan y, sobre todo… LAS CARAS QUE PONEN. En fin, viéndoles LAS CARAS parece muy claro que hemos acertado en la decisión… (Aplausos)”. Cuando escuché esos términos, las caras, las caras, pensé, me suena, me suena, a qué me recuerda eso de las caras. Mi memoria, cada día más enteca –servidumbres de la edad, lector mío-, como un trepidante tren atravesando un túnel oscurísimo a ciegas no hallaba la mínima luz que diera con las caras, las caras… Podía escuchar casi el traqueteo de mis circuitos neuronales, iba ya a tirar la toalla de la olímpica gimnasia a que estaba sometiendo al músculo del recuerdo, cuando… zape, encendióse al fondo y a la derecha de mi hipotálamo una de las dos bombillas que nos regaló Miguel Sebastián. ¡Noooo!, grité yo mismo ante el hallazgo.
    
     Y es que, házte cuenta, lector mío, pues aparecierónseme allí los famosos artículos que desde la cárcel escribiera una vez De Juana Chaos, ese hombre, comentando, como quien no quiere la cosa, los sutiles sentimientos que se producían en él ante el cruel asesinato del concejal popular Alberto Becerril y de su esposa: “Sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia. Me encanta ver LAS CARAS desencajadas que tienen. Con esta ekinza ya he comido para todo el mes”. Así se explayaba el heroico Hanibal Lecter de la llamada izquierda abertzale. Leimos todos esas impresionantes lineas miles de veces entonces. Quedaron para todos grabadas como culmen difícilmente superable de  inhumanidad.
    
     A ver: de sobra sé que son sólo palabras coincidentes en términos y referentes aludidos (los rostros de los prebostes del PP como espejo y criterio de la acción propia), y para nada establezco relación alguna entre unas y otras, salvo la de la simple casualidad.. Archisabido es además que el presidente español, a pesar de dárselas de “rojo”, aborrece como el que más a los filoetarras, por muy rojos/rojos que éstos sean. ¿No podía el Presidente haber elegido cualquier otra justificación?
    
     Debemos entonces olvidar que cuando desde todos los puntos se afeaban las bárbaras líneas del etarra, para helado pasmo de todos, justo en ese momento intervino el Presidente para mandar a todos callar, pues sabía él que, por favor, “que es que De Juana está en el proceso”, que era como de forma elíptica se llamaba en aquellos días a la negociación política con la ETA. ¿Hemos acaso también de olvidar las indecibles palabras que el Presidente se atrevió a decirle a la madre de Irene Villa? Es que esas cosas, por increíbles que parezcan, las vieron estos ojos que un día la Tierra blablablá.
     
     Yo creo que, como mínimo, al Presidente, como a mí en padel el día de Kaká, fuésele la Pinza la otra mañana con la cosa esta de las caras delante de los Federales, que mucho le rieron la ocurrencia, por cierto.
(Postblog: y por cierto también, uno de los grupúsculos que con más ahínco promovió en instancias europeas la consideración de De Juana como… PRESO DE CONCIENCIA (¡), y de qué conciencia, fue, qué casualidad,… el que el otro día convocó y le montó el gorigori en la Complutense a la “fascista” Rosa Díez que te comenté. Qué caras, ¿no?)   

    

7 comentarios:

Cesar dijo...

No estoy de acuerdo con usted, escritor mío, usted no tiene ni mucho menos una cara enfermiza!
Tiene una cara rolliza y hermosa-salva salvandi,por dios, que no me gustan los hombres!-pero sí tiene razón en cambio en los parecidos. Solo pido a Dios que no nos salga Zp tan hijueputa como el otro, que con lo que tenemos ya nos llega. Pero venga, hombre, anímese y cuéntenos aquello del Movimiento de Liberación Nacional Vasco y no se me enfade como hizo otra bloguera. Sabe que le aprecio aún desde esa acera que todos alguna vez podemos transitar, que esto es muy cambiante y como convenimos una vez, escritor mío, no hay más que ganas de poder y ansias de enrequecimiento rápido aunque haya que pasar por encima de las ideologías y de la honradez.
Cuando usted quiera le desafío a una partida de pádel.
Saludos cordiales.

aspirante dijo...

Si Zp y de Juana se pareciesen sólo en las caras, la cosa tendría un pase.
Pero son gemelos univitelinos en lo ideológico.

Javir dijo...

Los dos son malos, D. José Antonio, pero permítame un matiz: De Juana Chaos es moralmente malo, malo de maldad, malo de cojones. Zapatero es malo de habilidades, es torpe. Nosotros simplemente somos sufridores.

Un abrazo

Empar dijo...

Estoy de acuerdo con Javir, los dos son malos, pero no es lo mismo un asesino despiadado que un presidente incompetente aferrándose a la poltrona.
Saludos a todos

Neo... dijo...

De Jose Caos.

roy dijo...

Ese rictus en la sonrisa....mmmmm

De acuerdo con Javir y Empar.El uno es un ser
humano malo y despreciable.El otro,torpe,rematadamente torpe.Lo dejamos ahí.
Pero a ese concepto cabe añadir la soberbia,la vanidad,el sectarismo,la manipulación,la mentira... Y es innegable que las personas se deslizan-cuando son incapaces-de esa torpeza a aspectos esenciales de la maldad.Es una máxima inherente al ser humano.E incuestionable.

Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

Cesar: lo del MLNV fue un patinazo, pero no olvides que a Ansar la eta estuvo en un tris de partirle en dos. ¿Padel? me ganas, fijo.
Aspirante: hombre tanto como gemelos.
Javir: estoy de acuerdo. Otro para ti
Empar:éso, aferrándose a la poltrona.
Neo: o sea, tío, me tiro yo dos horas exprimiéndome el melón sin sal,venga a acumular parrafacios, para que llegues tú y en diez letras quintaesencies la cosa. Neo es Quevedo. Sensacional. No me extraña que ganes tantos premios por ahí. Gracias por tu talento.
Roy: muy interesante ese deslizamiento que apuntas. A mí lo que me flipaba del de Juana es que en huelga de hambre... y no le perdonaba el débito conyugal a la novia: A ver De juana, echáos que allá voy.
Gracias a todos