Páginas vistas en total

viernes, 6 de abril de 2012

Ahora que nadie nos ve


    
 Es lo mejor que tienen estos días, que como andan las muchedumbres enfrascadas en mil menesteres, si lo miras bien, chica guapa, nadie va a reparar en que nos perdamos tú y yo tras los márgenes del Presente y evaporándonos por los tejados de las casas nos encontremos aquí, en este No lugar que es cualquier blog -acaso éste más que ninguno, por desigual, por contrahecho, por estrambótico- nadie se va a enterar, digo, si nos fugamos tú y yo, guapa chica, furtivos de una Humanidad muy atareada, prestos y locos por acometer una locura que a ningún lado llegará, no por ello menos real, pues creemos ambos a pies juntillas que también lo soñado existe, y a veces con más carne de verdad que lo real, y en mi covacha, alfombrada de ponzoñosa música italiana anterior al Diluvio universale, podré yo tomar tu mano tibia, sentir su pulso entre las mías, y hacerla deslizarse sin tiempo por cada uno de los recovecos de mi cabezota, en ondas concéntricas y hasta lograr en lo profundo acariciarme el cerebro mío ofuscado, y así abalsamarlo de su ternura y que asome a mi boca yerta la flor primaveral de una sonrisa flamante; claro, juntaremos luego nuestras manos bien extendidas, dedo contra dedo alineados, para dejarlos más tarde deslizarse sin prisa hasta el glaciar que existe al fondo de los mismos, y entrelazarlos allí como náufragos de un Titanic, que anda la Bolsa estos días de pena y acaso necesitemos tú y yo enamorarnos de una sombra para poder seguir a flote, y sólo nos restará ya la necesaria ceremonia inversa, el que acojas mi mano diestra en el nido de las tuyas y que con ella te pinte yo la frente y te dibuje la línea donde te estalla el pelo, que sombree tus párpados cerrados y soliviante tus mejillas, que se pierda mi índice sobre el canto rebelde de tus labios, hondos campos de amapolas, lecho de corolas sobre el que tenderse; será eso todo y nadie se dará apenas cuenta, y no por ello dejaremos de saber tú y yo que fue muy verdad lo que aquí ocurrió. Ah, y también que después bailamos un rato, primero viendo solo uno como baila el otro, y al fin juntos. 



Post/Post: GRACIAS a Orwell, a Juante, a Juan Carlos, a Insignificantius, a Merche Marín, a Xad Mar, a Winnie, a Mónica, a Cesar, a Jose Antonio, a Xesús López, a amable Anónimo, a Juan Risueño, a Zorrete Robert, por enriquecer mi blog, que también es suyo, con sus pareceres)

7 comentarios:

Winnie0 dijo...

¡cÓMO no enriquecer tu blog que nos acompaña tan bien cada día y sobre todo con escritos tan bellos como el de hoy. ! Un besazo

javir dijo...

¡Qué tierno, amigo mio! No sé si demasiado para un Viernes Santo.

No, nunca es demasiado. Un abrazo

MAMUMA dijo...

Muy bonito.
Y una gran canción.

Juante dijo...

Ajá. El plenilunio del catastrófico año de la conjunción planetaria entre Sarkozy y el Pepé nos trae inevitablemente la bonita evocación al "único" tema. Lo malo -querido amigo- es que siempre tiene que aparecer con su incordiante pero patéticamente pragmático mensaje, el apotegma becqueriano: "volverán las oscuras golondrinas..."

Más que mensaje, una maldita premonición ensayada demasiadas veces por el mismo talibán, vamos.

Un abrazo.

NVBallesteros dijo...

yo me enriquezco cada leo un post tuyo... un abrazo

Eduardo52 dijo...

Tengo sesenta años, estoy divorciado y vivo solo. Soy serio, formal, sincero, solidario, generoso, extrovertido, dialogante, comprensivo, jovial, complaciente...
Cumplo mis compromisos y me preocupo por los demás. No miento ni engaño porque pienso que ello supone privar al prójimo del derecho a elegir. Expongo lo que pienso y lo que siento con transparencia y soy muy receptivo. Me pongo fácilmente en el lugar de los demás y siempre intento entender y comprender. No soy nada desconfiado. Mi carácter es alegre, festivo y desenfadado y tengo sentido del humor. me gusta complacer a los que me rodean disfrutando con ello. me encanta estar acompañado, me brindo para compartir y me gusta participar de lo que disfruten los que están a mi lado. Me considero inteligente y creo que soy incapaz de hacer daño conscientemente.
me siento solo y me gustaría compartir un hogar con alguien. Pienso en una mujer cuya edad se corresponda con la mía y que, sintiéndose igualmente sola, desee abandonar su soledad con el mismo deseo de compartir un hogar. Si crees que merece la pena intentar conocernos no dejes de escribirme. Gracias por hacerlo. Eduardo.

Anónimo dijo...

Es curiosísimo. He leído este post varias veces en diferentes momentos y siempre me descubro con una sonrisa tontísima de la gracia que me hace. No tengo palabras para explicarlo. Nada, aquí sigo con la sonrisa tonta...y la próxima vez me pasará lo mismo.