Páginas vistas en total

lunes, 9 de abril de 2012

Una patinadora que se cae...


   
    También es solo eso, una patinadora que se cae, pero asimismo con ella se quiebra una ilusión infantil, y cómo medir ese daño inmenso, cómo restañarlo después, ese ave breve interrumpido en lo alto de su olímpico vuelo, una confiada calandria de improviso abatida por un plomo traidor, la fina cristalería de esos huesos tan leves estrellándose en vértigo contra el duro hielo, que de no ser por la música que las envuelve se oiría el estrépito de miembros de caolín precipitándose contra el suelo helado, el final además de un sueño y de tanto trabajo, tener que levantarse con una sonrisa puesta y recobrar el vuelo cuando todo le pide a esa niña huir de allí y maldecir el mundo, y abrazarse las rodillas que duelen tanto, pues sabe que está ya todo perdido, que las televisiones multiplicarán su caída, que nada de lo que ya pueda hacer valdrá al rigor inhumano de los jueces, quién va a sentir en el corazón más pena que ella entonces, y quién pudiera entonces acercarse con crédito suficiente en los ojos a esa patinadora y estrecharla entre los brazos, acariciarle el pelo y consolarla de verdad, lo has hecho fenomenal, de verdad, mira, resultó tan bonito tu ejercicio que incluso cuando te caíste quedó precioso, que sí, niña, de verdad, que al recordarnos así que en la vida toda alegría es efímera, más admiraron y celebraron luego todos tu fuerza para rehacerte, y más se apreció entonces la agilidad y la magia que llevas contigo, más atronaron entonces los aplausos, sobre todo los que se dan por dentro, lo hiciste genial, niña, vámonos, no te quedes a mirar las puntuaciones, piensa sólo si disfrutas con tu patinar, que es en ti un arte, niña, quién pudiera como tú vivir dentro de ese alado bucle de armonía e ingravidez atravesado de música, piensa si te compensa tanta renuncia, y si a ti te vale, lo demás sobra, y a estos jueces y a estas cámaras que mucho les vayan dando, que lo hiciste fenomenal, niña, de verdad.  





Post/post:  gracias a El Hada de los cuentos, a Candela, a Laura Caro (novel,dirás), a Towanda, a Winnie0, a Sheol13, a Mónica (pequeños,dirás), a Macarena, a MA, a CS Peinado, a NV Ballesteros, a Juan Carlos, a Mariola, por colaborar conmigo y regalarme su compañía. Gracias

10 comentarios:

Lobo Solitario dijo...

Animo para la patinadora; caer caemos muchas veces en la vida, lo importante es levantarse y mirar al frente.
Y una curiosidad: ¿Alguno habeis reparado en que la foto bien podría interpretarse como la caida de una región española? Lo digo por los colores del pavimento.

Carolus dijo...

Si piensas que estas vencido, lo estas;
si piensas que no te atreverás, no lo harás;
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograras.


Si piensas que vas a perder, ya has perdido;
porque en el mundo encontraras
que el éxito comienza con la voluntad;
todo esta en el estado mental.

Sigue en:
http://elartedelaestrategia.blogspot.com.es/2012/01/si-piensas-que-estas-vencido.html

Excelente post.
Saludos

Carolus

Winnie0 dijo...

A veces....lo que menos importa es el triunfo...sólo cuenta LEVANTARSE Un besote

Jose Antonio dijo...

Solo a fuerza de golpes somos capaces de templarnos, cuantas más caidas acumulemos mejor sabremos caer, lo importante es volverse a levantar.
Un abrazo

Kayla dijo...

Querido José Antonio:

Creo que es inhumano someter a la presión a la que se somete a los niños deportistas: son infancias robadas también, al menos desde mi punto de vista.

El otro día vi un trozo de programa en la tele ( no suelo ver la tele) que me dejó la piel de gallina: Era una especie de concurso de baile, donde unas niñas se entrenaban con una agria monitora mientras sus madres las miraban desde detrás de unos cristales. Una de ellas - ocho o nueve años más o menos tendría- comenzó a llorar porque le dolía mucho el estómago y la madre se puso como una fiera porque perdía el entrenamiento. La obligó a seguir con él. Las muecas de dolor de las niña eran espantosas, la solitaria lágrima de incomprensión que desprendía.. Y además la obligaban a sonreír.

El sufrimiento de esa niña explotada por su madre para hacerse famosa me pareció digno de denuncia.

Un beso gimnástico ( o dos).

George Orwell dijo...

Hay que aprender a levantarse tras las caídas. La próxima, con total seguridad exigirá más fuerza para hacerlo, puesto que por Ley natural será más fuerte. Cada golpe y cada caída suelen superar a los anteriores siempre...

NVBallesteros dijo...

Alado bucle de armonía, COMO ME GUSTO ESTA FRASE...estoy de acuerdo con todos lo importante es seguirnos levantado de caídas y levantada se trata la vida...

Besos

Sara O. Durán dijo...

Disfrutar al sentir la velocidad, casi como si fuese un ave, levantarse de todas las caídas, cada vez con mas confianza, rapidez y fuerza. Niña levántate una o cien mil veces, pero siempre levántate, hasta que no vuelvas a caer.
Un abrazo.

Sonja dijo...

Yo creo que deberías hacerle llegar a la patinadora este artículo, y ella debería guardarlo en su cajita de música junto a sus abalorios.

Myriam dijo...

ya lo creo que lo hizo fenomenal. El solo hecho de levantarse tras la caída y sonreír, lo demuestra.