Páginas vistas en total

viernes, 18 de enero de 2013

Les queda la palabra... hideputa


     
   Simbólicamente el propio Paco Ibáñez –por anotar sólo algunos ejemplos ilustrativos- hace muy poco en primera persona testimonió esta calculada hooliganización de la Casta Lista. Ahí es nada el mítico cantautor protesta, en impagable entrevista con El Periódico (5-11-12) resumiendo el Indepentendismo catalán como… “el deseo de los que están hartos de ser humillados”, espectacular do de pecho tras el que  proclama: “Aquí tienen un soldado para lo que quieran los catalanes, ¡me cago en Dios!”. Vamos, que el gran Paco Ibáñez, todo su arte aguardentoso, se militarizaba pero ya mismo. Vaya Palabra.
      
    Tras Paco Ibáñez, otro Artista no menor, Pablo Carbonell, cuyas aportaciones al Mundo de la Cultura sin duda las generaciones venideras al dedillo y de corrido estudiarán, en la Misión Hooligan le tomó el relevo. Atronó desde los altavoces del Twitter: “Wert es un… H de P “ … un hideputa diremos nosotros, aunque Carbonell, qué nivel, al completo el exabrupto  puso, que no son estos tiempos para andarse por las ramas del refinamiento. El Ministro de Cultura, una vez más, uno de los suyos, hubo de hacer como que no escuchaba la agüita carbonella.
        
    Y después de Carbonell, cómo no, Victor Manuel, uno de los Comandantes con mando en plaza de la Ceja Nostra, la misma que a placer mangoneó durante el zetapeísmo el negociado de la Cultura… y para algunos de ellos, de la prosperidad también. En histórica entrevista para EL PAÍS (19-12-12) el soberbio vate desgrana la clave del problema del independentismo catalán: en Madrid la gente “no se ha percatado de lo que verdaderamente está ocurriendo… en Madrid tenemos una prensa de derechas que no existe en Cataluña y que crea un caldo de cultivo del que tienes que abstraerte… Hay muchos francotiradores (anótese ya el abanico de criminales connotaciones de ametrallagentes a lo Milosevic por los tejados madrileños que despliega el vocablo elegido) que más que francotiradores son… (y es esencial esa reformulación que el cantautor prepara, y nítida prueba de lo que aquí sostenemos, pues, las connotaciones indirectas, esa cierta poesía del pensamiento, esos antiguos recursos estilísticos ya no valen, no operan sobre el juicio del lector, no son útiles… veamos adónde va a parar)… más que francotiradores... son hijos de puta (¡bingo! Esa es la exacta palabra que el Artista pronuncia, ¿azar? más bien necesidad?)… que pervierten la situación y crean pequeños enconos que al final se convierten en grandes enconos.” Hideputas, sí, le voilá la docta cosmovisión victormanuelina de la Cosa. ¿Dónde quedó aquel corazón tendido al sol… que más calienta?
      
   Y last but no least, tras la lección magistral del Comandante la repetición mecánica de los epígonos. A los pocos días las Juventudes Socialistas de Málaga, a cuenta de una diferencia política, tachaban por todo lo alto al alcalde de Málaga, a través del altavoz ubicuo del Twitter también, precisamente de… hideputa, sí, pero con todas las sílabas, que no vamos los jóvenes y jóvenas a quedarnos más atrás que nuestros mayores, acaso pensarían. Diríase entonces a la vista de los corrientes que, en efecto, a la Casta Lista como siempre, les queda la Palabra… la palabra hideputa ya sólo.

4 comentarios:

Juante dijo...

Ellos tienen patente de corso para la palabra y para el hecho inmoral. Es curioso, cuando pronuncian el palabro "facha" lo hacen con ese desprecio, retintín y énfasis maniqueo con que los guionistas de Cuéntame elaboran sus tramas y que produce vergüenza ajena. Sin embargo, ni "izquierdoso" ni "troskysta" o "stalinista" rechinan en la boca de un presunto o real facha. Pues lo mismo con hiputi. Quizás también se deba al consabido complejo de la derecha, una especie de secuestro fatídico de su ¿mala? conciencia, falso pudor o simple cursilería pseudoevangélica de tres al cuarto. A estas alturas solo les molesta la palabra "perroflauta", ¡y eso que los fachas que la pronuncian ya se autocensuran ostensiblemente cada vez que osan pronunciarla!

Pues sí: ser de izquierdas es tener patente de corso para todo, hasta para ser de derechas.

Saludos.

CLAVE dijo...

Yo que veo mezclados en partidos de derechas, gentes que votaron a la izquierda y les proponen ir de concejal y por el sueldinis van en las listas en puestos de salidas, además sin ninguna preparación y ahí que están, eso como se come.
Y lo de Valderas en Andalucia, es de recibo, donde esta ahora el Gordillo asaltasuper, osuu a mi lo de h.p. no me escandaliza mas bien me resbala tanto o mas que facha...saludinis invernales...

Anónimo dijo...

Imagino que aquí te verías obligado a cambiar de posición. ¡ Trepidante huída por los tejados y azoteas, despiste maestro y tú ahí, de nuevo, el ojo y la bala! Y además sin refuerzos. Esto es mejor que una peli de Bourne. (Estos que se han criado en el pesebre de la dictadura son blanco fácil)

José Antonio del Pozo dijo...

Muchas gracias, A