Páginas vistas en total

miércoles, 29 de mayo de 2013

Alfonso Guerra, que nos enseña los garzones



   Si es Milá Mercedes la Gran Hermana de la Telebasura, sin duda Alfonso Guerra es el Gran Enmano de la basura de la Política. Y si ha querido aquella enseñar al personal las bragas, desea ahora Guerra mostrar urbi et orbe los garzones. ¡Y vaya zurraspas garzonitas que este trueno nazareno nos exhibe… ¡ahora! Casi peor que la sentencia unánime del Supremo, por los clavos de la Justicia Universal! El club de fans de Garzón no sé si alguna vez se lo va a perdonar.
     
   Creíamos que Guerra, como un San Pantaleón progre, sólo se licuaba una vez al año, en Rodiezmo y para éxtasis de sus visitadoras, dónde déjase ver cada año vociferante y grotesco como un guiñol demenciado, cantarín puño en ristre de la Internacional. Como ahora presentaba, con una filantrópica editorial pequeñita, sí, él, que tanto dice detestar las desigualdades, el enésimo tomo de sus memorias, quiso plantarse y a base de bien armar el taco. Poor Garzón, la que le montó.
     
   Antes, por supuesto, se cachondeó de Aznar y de Rajoy, pidiéndoles histriónico que de la Política se vayan. ¡Lo reclamó Él, la pura y dura cara de la Casta corrupta, su más acabada representación, él único de todos los Políticos que  desde 1977 hasta hoy, y lo que te rondaré sierra morena, sigue sin apearse del trono de Diputado del Poder y de sus eternas mamandurrias. ¡Él, que se las daba de maestro de pueblo y del Pueblo, el que juraba que esa era su verdadera vocación, el que afirmaba una y otra vez que sólo un impulso ético le movía! En verdad que hay que tener desde luego más valor que éste Guerra para mantener tanta y tan descarada impostura.
   
   Llegamos con su libro así al lío del montepío de Garzón. Acudió el Superjuez, tras fichar, a la dirección del Partido a plantear un problema operativo. “Como juez debía abandonar unos meses antes de las elecciones el cargo, por lo que dejaría de recibir su estipendio (eso, el estipendio, ele finura, qué arte). Me lo consultaron y contesté sin duda que el partido sería solidario abonando las cantidades hasta ser proclamado diputado… (yo soy el Partido, sin duda el partido sería solidario, qué burocrático estilo) … pero que lo haríamos en A, es decir, de manera legal y con firma del recibo por la cantidad real (¿no implica la precisión en A que había cosas que se hacían en B? curioso además el leer a Guerra en estos temas directamente enfrascado, cuando siempre alardeó él, cual Guindos, de no haber visto un billete grande en su pura vida). No lo aceptó (catapum, las tres palabras guerreras como otras tantas dagas sobre la nuez del símbolo universal de la Honestidad, que nunca tres palabras resultaron más definitivas, el muro de la decepción). Pues entonces no hay pago, fue mi respuesta (anótese la vanidosa personificación extrema del Partido en su persona… como que iba a perderse el humilde Guerra la ocasión de pavonearse cual el incorruptible Robespierre de que gusta disfrazarse). Parece que acudió a otra institución, esta vez con éxito (para nota la finta final con que Guerra se ensaña señalándole directamente con el dedo como sucio corrupto).
    
   Garzón ha desmentido a Super Guerra, se ha dolido de esta otra guerra sucia, “si en este país ha habido alguien en conspiración permanente ha sido él” nada menos que le ha dicho, aunque no ha anunciado criminal querella contra tan grave denigración a su Persona y, como encajando el golpe, en contra de lo que se anunciaba, a la vez declaró que no entrará ya en ninguna lista electoral.      

   Ay, que no quiero verlo, que cual muflón abatido en cruel cacería de las que al Juez tanto gustan, quedó exánime y chorreante el cuerpo de Garzón en el Libro rojo del Guerra. Aprended, borjamaris del PP, de este Rey Guerra, que de un espolonazo él solito se cobró ayer al Elefante Blanco de la Izquierda radical. Ay, que Guerra nos enseñó ayer los garzones.




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es

“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)
   
     

13 comentarios:

César dijo...

No sólo son políticos, sino que son incontinentes. Hay cosas que aún siendo verdad nunca deben salir de la pluma de un hombre de bien, sobre todo si presume de serlo. Desconozco si Guerra tiene ganada tanta credibilidad como para lanzar acusaciones a diestro y siniestro. Lo lamento por Guerra pero debería cimentar su credibilidad en el silencio. De nuevo mardito parné.
Como en las bodas, o hablas en su momento o callas para siempre.

o blog de xesús lópez dijo...

Y hasta parece valiente el Guerra con sus acusaciones al Garzón.
Creo que te sublimas en este post, especialmente en la coda final, cuando describes al Garzón cual muflón abatido en una de esas cacerías de las que tanto gusta o gustaba el hombre, el Elefante Blanco del Rojerío.
A lo mejor hasta hay memos que deberán agradecerle al Guerra que les haya sacado la venda de los ojos.
Un cordial saludo.

César dijo...

Amigo Xesús, valiente sería si lo hubiera confesado en su día. En esa confesión de Guerra, admito que no sé decir quién de los dos sale peor parado.

Juante dijo...

En fin, era de esperar... de tan señalado cofrade del Gran Poder. El estilo de la facultad de periodismo de Sevilla, y de toda Sevilla (para que vean que no se es menos progue por ser más crítico con lo de uno). No como otros de la secta.

!Y el garzonita que ,creo yo, debe ser más montero que montonero!

Saludos.

CLAVE dijo...

Yo que ando muy lejos, lejísimos de los ideales de los Guerra, pero los sufri en su momento, permitirme esto ...jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaaaayyy jajajajaaaaaa...saludos...

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
César dijo...

Dña Cati, con el permiso de nuestro anfitrión, dos cositas:
Primera.-) He puesto a todos mis amigos curas a leer la Bíblia para que me encuentren el pasaje. Usted a mí no me deja por mentiroso o entro en su blog y me leo todos los posts desde el principio!
Segunda:) En donde puedo leer su pensamiento, sus más recónditas pasiones progresistas? El nombre del blog, digo.

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
César dijo...

Lo que se estarán riendo a nuestra costa los lectores, Dña Cati. A pesar de que en los escritos no siempre se detecta en toda su magnitud la ironía. Si usted me conociese sabría que jamás hago conflictos dando así por sentado que éste no lo es.
Me llama la atención sin embargo que afirme usted, abro comillas, yo no me acuerdo de si lo del perro del otro día está o deja de estar...cierro comillas. Carallo, pues usted afirmó tajantemente que era un pasaje de D. León Tolstoi, cosa que yo no le negué, más que nada por mi ignorancia en torno a Tolstoi, aunque sí afirmé que lo habrá leído en la Bíblia.
Y también me llama la atención que diga, abro comillas, si queda en evidencia tu ignorancia no me eches la culpa a mí, cierro comillas. Carallo! y a quien se la voy echar visto lo anterior! Fue usted y no ninguno de los conspicuos comentaristas, algo aderechados eso sí, quien me puso en evidencia! Queda por ver si con razón o sin ella, que no la inquisición, sino unos amigos curas que desde que existe tuiter no han vuelto a leer la Bíblia.

Y usted a mí también me cae muy bien. Pero mujer, tenga cuidado de, al caer, no pisarme!

Castos besos públicos.

César dijo...

....después de ...la Biblia, debería cvontinuar.."..darán razón de ello", en la contestación a Dña Cati.

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
César dijo...

Jajajaja, tal vez haya leido yo a Tolstoi confundiendolo con la Biblia jajaja, en cualquier caso,jajaja, no he tenido tiempo de confirmarlo por lo que me fio de su criterio,jajaja. Es usted demasiado lista para mi, pobre tropezon. Aunque desde ahora mismo le confirmo todas mis ignorancias asi como mi estupidez para reconocer la intransigencia detras de una imagen de progresia

César dijo...

Comentaristas, amable dueño del blog, Dña Cati, he de confesar que ni los propios curas defienden mi tesis de la Biblia y el perro muerto, por lo que he de reconocer sin ambages que he debido mezclar recuerdos, perdidos allá en las celdas de mi memoria. No en vano 79 años me contemplan y a esta edad todo es nebulosa y confusión. Demos pues a Dña Cati el aplauso que se merece por los amplios conocimientos literarios de que hace gala.