Páginas vistas en total

viernes, 31 de mayo de 2013

Sardá, tertuliano de la Izquierda Ultra



   Le cuelan de matute en El Gran Debate de Tele 5 entre muy reputados y sesudos analistas. De por sí estos, en medio del trepidante envoltorio del glamour basuriento propio de este programa, resultan en su credibilidad ya bastante perjudicados allí. Se ve que muy bien les pagan y que ellos tragan, pues están los trabajitos de pena. En cómplice liasson con el Conductor, allá que se cuela Sardá. ¿A discernir, a calibrar, a sopesar contras y pros, a fino hilar? Quiá, lo de Sardá es la traca paca de saltimbanqui del show bussiness con pretensiones graciosas. Muecas, desplantes, piruetas sobre el sillón, un artista. Eso, más sus ocurrencias savonarolas sobre la noria. Le voilá: Sardá guasón entre los Doctores, con el público aplaudidor y el moderador en el bolsillo ya de entrada.
     
   Para hacerle la publicidad al Banco de Sabadell hay que ver lo rabiosamente anticapitalista que en sus partos se muestra luego él. Esa nota esquizofrénica la tienen en común la mayoría de los que publicitan ese gran banco en expansión. Casi cabría hablar entonces, tras las gloriosas del 98 y del 27, de la Generación del Sabadell como la mayor colla de ingenio de los tiempos presentes, sí.
    
   La otra noche analizaban la irrupción de Aznar. No se anduvo Sardá por las nubes: de primeras dadas pidió ya para el ex presidente el Tribunal Penal Internacional por los no sé cuantos mil muertos de la guerra de Irak. Ahí, al lado de Milosevic y demás carniceros comunistas balcánicos entre otros es donde situaría Sardá a Aznar. Grandes ovaciones con ello se cosechó. Luego pasó a incordiar a Vidal Cuadras, interrumpiéndole, a ver si conseguía que despotricara éste con la dirección del PP. Vidal le frenó en seco: “yo creo que Javier Sardá tiene visiones…  Verá, usted me deja ahora terminar y luego suelta ya usted sus ingeniosidades”.

   
   Más tarde, confabulado con la independentista Pilar Rahola, al alimón con ella, inició un numerito circense con ooooohs, eeeeeeehs y uuuuuuhs a cuenta de las privatizaciones aznaristas. Carlos Cuesta, allí presente, le contrapuso los datos estrictos (número de empleos antes y ahora en esas empresas) sobre las mismas. A Sardá eso le daba igual. Lo que quería él es… ver a Aznar delante del Tribunal Penal Internacional. “Los mayores enemigos de nuestro país que nunca han existido”, que decía ayer de este gobierno Fernando Trueba. Mientras tanto, claro, algún borjamari del PP se rendía extasiado ante el ex –presidente Zetapé. Todo un artista… del Banco de Sabadell, Javier Sardá.




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

7 comentarios:

César dijo...


SONETO SIN ESTRAMBOTE



Si he mezclado churras con merinas
Días ha en el blog de José Aº
En lugar de topar árnica y cromo
He topado escuálidas rencillas

No esperaba que lentes “progresivas”
dañasen mi pupila delicada
antes bien arrullos esperaba
y sanadores ósculos de vida

mas no fue y no valen los reproches
viviré la vergüenza arrepentida
cantaré mi dolor a troche y moche


compraré un flagelo con hebilla
para usar con gran saña por la noche
purgando el error que me invalida.

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Antonio del Pozo dijo...

-don Cesar: gracias miles por dejar su alta y fina y hermosa poesía en este blog que a ninguna parte va.

CLAVE dijo...

Lo de Sarda, es de comic, yo que pienso que esta perdiendo sitio con sus apariciones en esta tertulia, que diga lo que diga, o le aplaudan, se esta viendo al bufón que desentona y dice cosas sin sentido político, es como un ingles bailando sevillanas, que gracioso y que fuera de lugar...saludos...

César dijo...

De nada, D. José Antonio. Usted y yo hemos tenido rifirafes y diferencias de pensamiento que podrán persistir, pero que no serán motivo para que menoscaben el respeto hacia la persona.
En cuanto al Sr. Sardá me temo que se esté riendo, pero no de sí mismo, que sería loable e incluso sano, sino de todos nosotros desde la altura que le da la tranquilidad económica. Se va a convertir me temo en un clown en España y en un "vendido" en Cataluña.

Javir dijo...

Maestro, si no le cometo más a menudo es porque me deja sin palabras. Pero digo hoy que Sardá, como Forges o Wyomin, es de una generación progre-correcta que envejece muy mal.

n abrazo

Napo dijo...

"Más tarde, confabulado con la independentista Pilar Rahola".

Mientras los independientes son sean los araneses. Jjajaj

A Sardá le pasa como a otros muchos que no sabe envejecer. La gente que no acepta su ocaso acaba por vivir de y para el ridículo.

Don José Antonio... me trae usted un ganao a esta finca suya que...