Páginas vistas en total

lunes, 13 de mayo de 2013

¿Qué se leía en los ojos de Alfredo Landa?





    Esa luz prodigiosa que bullía en ellos, que bulle. Los ojos de Alfredo Landa, que han reflejado, que han apresado, que han salvaguardado ellos solos, quizás como ningunos otros, muchos años de España, y más allá, muchos años de la existencia misma de cualquier hombre.
     
    Primero fueron los ojos novicios, desorbitados, encabritados, vivaces y concupiscientes, rebosantes de Deseo, es decir, de vida, de sus primeras películas. Turbión de deseo en la mirada que Landa embridaba –ahí ya su valor de actor- con un poso último como de pánico escénico ante lo desconocido, como si de alguna forma atisbaran también esos ojos el eterno y amenazador misterio del cuerpo femenino una vez que por ese mismo deseo resulta éste desatado. Era también la mirada de un país hasta entonces atrasado, que rompía así las tablas de su encierro, que empezaba a mirar alrededor y que, por mor del turismo y de la apertura, comenzaba a desarrollarse y a expandirse con ganas. Los ojos de Landa entonces, el Eros.
     
    Y fueron a la postre –junto a otras excelsas creaciones-, como a la vuelta de un largo viaje a través de la Vida y el Deseo, los ojos detenidos, desolados, velados de amargura, atravesados de una casi palpable decepción, gélidos y algo yertos de Alfredo Landa en El crack. Como si con esa tristeza traslucieran además los mismos el aciago descubrimiento de que tras tanto ropaje de relucientes promesas, la Vida, el Deseo, la única verdad que encubren tras de sí es la del vacío y el fracaso. Los ojos de Landa ahí, el Tánatos. Sólo que era capaz él, incluso en esa devastación de la mirada sin ilusión, de atesorar un último vislumbre, una penúltima chispa de esperanza con minúscula, la que sí podía prender en la honestidad de su persona. Eran también los ojos del desencanto de un país, que de golpe hubiera comprendido que las doradísimas utopías son un fatal acné, propio sólo de adolescentes.
     
   Y como en ningunos otros, en los ojos de Alfredo Landa, bajo el consumado dominio de su Arte, toda esa novela de la vida –ese viaje que tanto promete y que tan poco a la postre ofrece-  pudo leerse. Viva Alfredo Landa.


LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

7 comentarios:

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juante dijo...

Actor infinito, este Alfredo Landa. Y totalmente desaprovechado para el cine serio en el país de la astracanada. Este país es puro desencanto, a cada paso, a cada suspiro buñueliano. Aunque también lo es la vida, como bien apuntas, pero tiene sus responsables.

Grande, tu homenaje.

Un saludo

CLAVE dijo...

Es cierto que creo un estilo, era como ver al vecino del barrio, en su vida cotidiana, con su falta de atractivo físico, que le pasan cosas que a ti te pueden pasar o al vecino.
Con el tiempo vimos que detrás había un gran actor que interpretaba con normalidad o exageraba según que personajes..saludos.

Paula dijo...

Precioso homenaje por tu parte a un grande del cine. Bellas y sensibles palabras. Gracias

PACO GACELA. dijo...

Me dió mucha tristeza la pérdida de este actor, saludos, buen dia.

Cesar dijo...

A todos nos caía bien. No era alto, n o era guapo, no era rico. No nos podía hacer sombra! No nos podía dar motivo de envidia.
Porque era tan tajante en sus ideas como Bardem con las suyas.
Y de vez en cuando arañaba seno! Un héroe Landa.

BEGO dijo...

Siempre le recordaré con una sonrisa.
Bonito homenaje.