Páginas vistas en total

domingo, 19 de octubre de 2014

Intríngulis de Monedero en EL PAÍS



   Gabilondo pidió a los suyos respeto para los Podemos y… ¡zasca! EL PAÍS publicó al día siguiente un artículo grande de Monedero, “Claro que Podemos” 17-10-14. Escuchemos con atención la voz del Número 2 desde el púlpito principal de PRISA, institución nuclear del Sistema, es decir de la Casta, según el mismo Cebrián en brindis con la Vice Soraya el otro día en Barcelona confesaba. ¿Continuará la consigna monedera del leninismo amable?
    
   Y tanto que continúa la formal amabilidad. Nada de apoyarse en este momento en teóricos paracomunistas; para racionalizar ahora las tesis propagandísticas se invocan a… ¡Tocqueville!, -tócate los gabilondos hondos-, a Adela Cortina, al profesor Aranguren, venerables y respetables moderados ellos. Abundan eso sí, los poéticos florilegios filomaoístas, que lo mismo valen para un roto que para un descosido, tan del gusto monedero: “Podemos demostrará que es posible mandar obedeciendo… nada nos va a atar salvo la decisión de hacer democracia de manera desatada… la emancipación sólo se entiende como democracia sin fin… cuanto más das más recibes…”
     
   Y auto-contención, mucha auto-contención programática en esta etapa. “Hemos venido (voilá el guiño mesiánico mayestático) para remoralizar la vida pública (quién ahora puede oponerse a eso), democratizar los poderes (todo lo que sea democratizar, dirá en soniquete el ciudadano no avisado, me  parece estupendo) y recuperar el deseo de felicidad que como pueblo y como personas nos merecemos”. Alto ahí, profesor, que con la felicidad hemos topado. ¿Y qué categoría política es esa de la felicidad burocráticamente decretada desde el Poder?
   
   Ya, ya sabemos que la Declaración de Independencia norteamericana (1776) sostiene que es derecho inalienable de todos los hombres, entre otros, la búsqueda de la felicidad, pero dice la búsqueda; de ahí a pretender administrarla ministerialmente media un trecho filototalitario por el que puede colarse el atroz Mundo Feliz de Huxley, más que dispuesto a okupar monstruosamente, para asegurarse la perfecta doma y dominación de los súbditos, cada resquicio de la libertad de las personas.
     
   ¿Y a qué recientísimo modelo nos recuerda y conduce este afán ministerial por la prosecución de la felicidad, como pueblo primero y como personas después? Al chavista, al mismo que los Líderes Supremos de Podemos no en vano asesoraron. ¡Claro! Por eso en octubre del año pasado Maduro instituyó el Viceministerio de la Suprema Felicidad del Pueblo, con la reveladora coletilla del bigotudo zampabollos introducido: “Todos los antivalores del poder burgués dejémoslos de lado y seremos felices”. Y comeremos… lombrices le faltó por añadir al biendurmiente tutor de las cartillas de racionamiento.
       
   Claro, el deseo de la felicidad, ad, ad, ad, ad, de Monedero nos recuerda también la similar manera en que concibe él los célebres Círculos de Podemos: “quien venga a un círculo es porque le mola, le apetece, encuentra gente con la que está a gusto, porque liga…”. Es decir, que la Felicidad Colectiva es en este país  inminente. Por eso quizás Tania Sánchez, propuesta por Iglesias a encabezar IU, recomendábale el otro día en principal programa de Tele 5 a un periodista disidente… que se tomara un viagra. Que se fuera preparando, vamos. Que como remata Monedero en su artículo: “cuanto más das, más recibes”. ¿Cabe una mayor amabilidad?




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

      

No hay comentarios: