Páginas vistas en total

lunes, 6 de octubre de 2014

Pablo Iglesias ahora felipista: puede GANAR




 La fiebre del sábado noche televisiva nos deparó de nuevo otro ESPECIAL PABLO IGLESIAS SUPERSTAR en la Sexta. Y de nuevo dio el Superstar la campanada: ¡del Felipe González del 82 viene ahora a presentársenos! Ante el vértigo del PSOE y la inacción del PP, en medio del devastador escandalazo de las tarjetas opacas de Bankia, que le hace la más fenomenal campaña imaginable gratis total, se diría que Pablo Iglesias ha olfateado la posibilidad del Poder, para lo que necesita sí o sí moderar mucho su discurso doctrinal a la busca de amplios caladeros de votos. ¡Lo mismo que hizo FG en el 82! Por eso descaradamente le copietea ahora. Lástima que ahora las chaquetas de pana no se lleven, ¿o sí? Sí, ahora vale todo.
   
   Con grande astucia, mientras Maruhenda balbuceaba, Nativel Preciado le formuló la cuestión fundamental: de alcanzar el Poder, ¿Reforma o Ruptura? E Iglesias, para pasmo de nadie, que los focos a todos atontan, de la manga enarboló entonces… la conocidísima mandanga felipista: entre la una o la otra, por la tangente escapando, … el Cambio. Con profusión restregó el mágico y ya sobadote fetiche del Cambio a lo largo de la noche. Anótese la guasa: cuando todos los partidos progresistas andan como locos “copiando” a los Podemos, va su Líder Sumo y con sumo descaro “plagia” al mítico Líder del Cambio, cosecha del 82.  
     
   En medio de la aceleración de los tiempos que vivimos, y de la pérdida del sentido y de la perspectiva que la sociedad postmoderna permite, ha pasado Pablo Iglesias en un año de incitar a “salir de cacería a por los fachas” y de sus recetas ultracomunistas… a sin el más mínimo rebozo apropiarse del viejo invento publicitario y posibilista de Felipe González. Por eso todos los esfuerzos de Iglesias por denostarle luego como “vendido”  sólo resaltaban la explotación del recurso felipista, inscrito en el marco de un muy novedoso discurso pablista dominado ahora por una sorprendente moderación. Se ha tirado del caballo, diríamos, para conquistar el Poder.
       
   Moderación indumentaria (adiós a los piercings que alguna vez lució, barba y coleta más cuidadas, oscura corbata floja), moderación gestual (adiós a los virulentos aspavientos y a las facciones iracundas que antes constituían su única moneda de cambio, sonrisas, concesiones al otro) y sobre todo insólita moderación argumental: con ademán franciscano reconoció conocer muchas gentes honestas en el PSOE y en el PP, afirmó que se habían también en estos años hecho cosas buenas, le vimos apoyarse ahora en la Constitución (ese “papelito para la Dominación” ayer) para basar alguna de sus propuestas, dijo admirar ahora a Anguita (antes “el Cid”) para basar en el “programa” una posible unión al PSOE, elogió las políticas socialdemócratas clásicas (antes “socialtraidores”), explicó que se conformaba con ampliar el sector público sólo “hasta el 50%”, celebró muchas de las políticas del PSOE "en los 80", tuvo buen cuidado en precisar que no había viajado ahora a ¡Venezuela! y en señalar que Correa le había dicho que las recetas a aplicar no eran las mismas que allí, “porque nosotros –por España- tenemos la suerte de tener un país avanzado y moderno”. Ni por Marx recuerda ni cita ahora a sus adorados Lenin y Chávez.
       
   El único y no menos abracadabrante momento en que Iglesias abandonó la moderación lo hizo para incurrir en un casi entrañable desparrame sentimental: fue cuando implícitamente propuso a su novia Tania Sánchez, diputada en la asamblea madrileña, para encabezar Izquierda Unida, que debieron sonar entonces violines en el estudio de la Sexta: ¡le voilá los Reyes Catódicos de la RevoluÇao!
      
   Con una muy parecida brillantez demagógica y notable retórica progresista –esos elementos que tanto naturalmente fascinan a una mayoría de españoles, en el contexto de una cultura política básicamente oral-  muy similares a las de aquel Felipe González del 82 en su haber, con la radical novedad que su figura en sí concentra, ante el terremoto político de los escandalazos presentes, es posible que a Pablo Iglesias le salga el “truqui” y pueda ganar. Una vez en el Poder, qué haga con el mismo, si “aggiornamiento” felipista o chavismo puro y duro, él lo sabrá. Si es que lo sabe. Pues el futuro, en contra de lo que piensan los deterministas históricos y monederos, es decir, los marxistas, en ninguna Estructura del Sistema está escrito.





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Se nota q te diviertes escribiendo las historietas q aparecen en tu cabeza. Imagino q demasiado mayor para ser optimista, te animo a q salgas más a la calle pues no pareces lo suficiente indignado como la mayoría de españoles. Yo, algún día espero volver de mi exilio en el extranjero y no creo q eso pase mientras PPSOE sigan gobernando (manipulando, falseando, y riéndose de nosotros).

Alfonso Castellano Toledano dijo...

Imaginación que no falte.
Que encuentres semejanzas con Venezuela, Corea, Cuba, ahora con Felipe González. Solo demuestra que por escribir en contra de alguien puedes hacer “una historia interminable” Lo de Anguita ya resulta casi lamentable. Admirar a este hombre es lo mas lógico que puede hacer cualquier persona de bien, independientemente de sus ideas. Pero que podemos sacar en claro de personas que votan a tipos que solo le gusta ver a su pueblo hundido en la miseria, solo para que unos pocos se forren.
Yo entiendo que no te guste Pablo Iglesias, aunque es mas fácil debatir sobre las ideas que sobre los supuestos parecidos.

Arturo Armas González dijo...

Creo que no tiene mucho sentido lo que le recrimináis al autor del blog, porque el se refiere a la actitud hipócrita de Pablo "donde dije digo digo diego" Iglesias.
Si es tan lógico admirar a Anguita como ahora hace Iglesias, ¿por qué no lo hacía antes?. Tampoco es que se encuentre semejanzas con Venezuela, Corea ... es que para Pablo Iglesias y su partido esos países eran los modelos a seguir hasta hace poco.
No se, pero me parece que necesitan ustedes reforzar un poco la compresión lectora.
Arturo Armas González

Anónimo dijo...

Creo que no se ha entendido lo que ha escrito el autor del blog: se estaba refiriendo a la actitud hipócrita de Pablo "donde dije digo digo diego" Iglesias.
Vamos a ver si es lo más lógico admirar a Anguita como Iglesias hace ahora, ¿por qué no lo hacía antes?. Tampoco es que encuentre semejanzas con Venezuela, Corea ... es que para Pablo Iglesias y su partido estos países eran los modelos a seguir hasta hace poco.
Arturo Armas González
No sé, pero me parece que necesitan ustedes reforzar la comprensión lectora.

Anónimo dijo...

El autor se estaba refiriendo a la hipocresía de Pablo "donde dije digo digo diego" Iglesias

Alfonso Castellano Toledano dijo...

¿Cuándo Pablo Iglesias no ha admirado a Anguita?

José Antonio del Pozo dijo...

En efecto, don Arturo, (bienvenido), adolecen mis amabilísimos detractores de comprensión lectora... pero a ellos les da igual, están encantados de conocerse. Saludos

Alfonso Castellano Toledano dijo...

No es falta de capacidad lectoral. Es otro punto de vista. Eso si es mejor buscar apoyos en los demás que contestar a una sencilla respuesta.
Entiendo que prefieras las palmaditas en las espaldas.
¿Cuándo Pablo Iglesias no ha admirado a Anguita?

José Antonio del Pozo dijo...

Ah, que es otro punto de vista. Que prefiero yo las palmaditas en la espalda. Y me lo dice usted, Usted. ¿No es falta de capacidad "lectoral"? Pues la respuesta, amabilísimo detractor, está en el blog. Búsquela. Ahí está.
Con su perspicacia, ya le digo, parece un poco egoísta desperdiciar tanta atención a este mísero blog que siguen cuatro, en vez de escribir el suyo propio, que con sus cualidades y verdades rápidamente se abriría paso entre el Pueblo, contribuyendo así al triunfo de la Humanidad. Anímese, Señor, y escriba su blog, arte no le falta.