Páginas vistas en total

lunes, 2 de marzo de 2015

Cuando Sardá pedía de rodillas votar al PSOE

   


   Se cumplen del numerito sardiano ahora siete años, como nos recordaba Libertad Digital. Hacía muy bien LD en rememorarlo, pues una de las causas de la hegemonía ideológica de la izquierda en España se halla en el constante machaqueo sobre las conciencias que de sus tópicazos favoritos en la publicística global lleva a cabo la Factoría del Progreso, que consigue de esta manera que una y otra vez los ciudadanos olviden, es decir, perdonen, las más grotescas y serviles hazañas por su forrados tenores –adorados y reverenciados por las masas Indignadas, por mucho que a la vez publiciten las progres starlettes al mismo Banco de Sabadell- perpetradas.
   
   
 Bueno, pues allí en la Cuatro vimos al sutil Sardá, por Boris “completamente de acuerdo” flanqueado, de rodillas, literalmente arrastrado por los suelos entre exabruptos tabernarios, a voces gritándole al mundo: “¡No votéis a Rajoy… coño, votad al PSOE, hostia”!, como el perro de Pavlov de qué progreso, como teniente coronel rastrerote y zafio de qué fuerzas de la cultura y el humanismo.
     
   Cuánta tabarra no nos habrán dado mañana-tarde-y-noche con la necesaria salvaguarda de la Dignidad de la persona, de nunca perder la decencia esencial, de ese imperativo moral suyo de lo preferible que es morir-de-pie-antes-que-vivir-de-rodillas… para ver a Sardá en público vivir como un marajá, sí, pero así de arrastrado también, en esta escalofriante ceremonia de la más servil abyección en pro de unas muy concretas siglas, ni siquiera ideas. ¿Puede citárseme algún caso comparable en el campo ideológico adversario?

   
   Entre las gloriosas sesiones de Monedero como entregado lamebotas obsceno del Comandantote Chávez (ante-cualquier-problema-qué-pensaría-el-Presidente-Chávez-qué-sentiría-el-Presidente-Chávez) y esta perruna humillación pro domo psoe de Sardá, qué grotescos números de porno-show nos bridan los porteros de la noche progresista, qué greys, qué guays ellos. 



ESTO ESCRIBIÓ UN PROFESOR DE LITERATURA SOBRE "LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS"

 Es una pena que autores que merecen la pena, escriben bien, y tienen cosas que decir no entren en el circuito de las editoriales, en un país en el que hasta el concejal de festejos del pueblo más recóndito de la meseta consigue que le publiquen y distribuyan un libro. No sé si me explico. Pero las cosas están así, y sospecho que manuscritos de calidad que muchos querríamos leer están durmiendo en los cajones o los discos duros de sus anónimos autores.
            
   Por eso me llamó la atención la propuesta de José Antonio del Pozo, y decidí comprarle un ejemplar y leerlo con fruición. La verdad es que he disfrutado mucho. Una redacción clara, sin ínfulas, pese al título, que desgrana historias en las que muchos nos veremos identificados. A mí me gustaron especialmente varias historias. La primera, titulada “Triste de mí” en la que el protagonista, presa de un ataque de celos y despecho, ingiere litros de agua del grifo en Egipto con el consiguiente resultado intestinal. Fueron mis primeras carcajadas, y me dieron a entender que el libro que tenía entre las manos merecía la pena. O la aventura en Mari Gloria peluquería Unisex, que, como reza el autor “Ya empezamos mal”. O la locura adolescente de la Chica Rubia de Celeste Diadema, que como siempre prefiere al deportista malote antes que al insignificante empollón. Historias de sexo escondido, con la tía política insatisfecha, con la china que pide dinero en el metro mientras interpreta música, con la gordita que resulta ser deficiente y te cuesta una soberana paliza, o con la vecina de dulce olor, con la camarera... La graciosísima historia de Justus, que se embarca en una cruzada evangelizadora por puro deseo. Al final se queda con la chica y aparcan ambos la fe. En fin, historias con las que sentirse identificado, en un Madrid de todos, con paisajes variables pero no cambiantes, y que se van graduando con maestría: cada vez un poco menos hilarantes, cada vez un poco más oscuras, cada vez más reflexivas. Pero sin perder el sentido del humor, del pobre triunfador del karaoke que se ve perseguido por dos polacos calle abajo hasta terminar desplumado, literalmente, y con el culo al aire en una mañana gélida.
          
   Es un libro que hay que leer. Si tienes cuarenta, si los has tenido, y si pretendes tenerlos. Vas a disfrutar mucho con las historias porque debajo del surrealismo subyacen realidades con las que te vas a sentir muy identificado. Altamente recomendable, no debes dejar de leer “Las Historias de un bobo con ínfulas, que no son más que las vivencias, ocurridas o no, de un tío muy inteligente. Ponte en contacto con él en su correo, josemp1961@yahoo.es. O en su cuenta de twitter, @joseantoniodelp. También te recomiendo encarecidamente su bloghttp://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com.es/ en el que trata de diversidad de temas, como reza su subtítulo: “Política, literatura, cine, sociedad”. Esperemos que haya más entregas, y que las veamos en las librerías.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mais l enquete ne s arrete pas en France. http://lenitsky.com/reliz-alboma-budu-tvoim-11-09-15/ La plupart des seances sont collectives.