Páginas vistas en total

sábado, 14 de marzo de 2015

Just a little tuit con Rosa Montero. EL DESENLACE

      

   Me llamó la atención ese tuit…  ¡de la mano de Rosa Montero! Guardo un dorado recuerdo de su mítica novela, Crónica del desamor, cuajada la misma de un sugestivo laberinto sentimental.  Una vez fue ella a la Facul a darnos una charla, invitada por una profe nuestra, y se nos mostró allí muy sencilla y encantadora. Hum, aquel Tiempo. Me gusta también porque, formando parte indudable de las huestes de la Progresía, a mi juicio ha demostrado ella un criterio propio, alejado de los hurones del sectarismo.
      
   Era un tuit de la escritora… sin palabra alguna: sólo un típico montaje de imágenes que, sobre las cabezas de dos aparecidas,  las dos niñas aterradoras y góticas de El resplandor, colocaba las de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, así deformadas y horripilantes, para miedo y solaz de la grey progresista y asociados, que mucho se lo retuiteaban. En parte por ese cúmulo de recuerdos atraídos, en parte porque me hacía ilusión dirigirme a ella, allá que interpelé a Rosa:
   -Demasiado facilón, Rosa. No pensaba que Ud hacía esas cosas. Imagine lo que podríamos hacer cualquiera con los Gabilondos.
     
  Pues al poco, como a través del tiempo confirmando su humana amabilidad y cercanía -¡y qué grata sorpresa fué-  allí que se me apareció Rosa Montero, tan tranquila contestándome:
     -Pues hazlo, por favor!!!  Si es bueno, me reiré.
   
   Me desarmó Rosa así. No me lo esperaba, y no tenía la bala preparada, era eso. Más los nervios, pues debía yo responder a Rosa Montero pero ya, antes de que la gaseosa del tuiteo súbito se disipase y perdiese todo sentido. Y además, que yo no sé trajinar en internet esos montajes de imágenes. Tuiteé entonces lo que pude.
     -Vale, va: si Iñaki presumió de arrear de niño muchas “hostias” a sus hermanos, eslogan para don Ángel: POR UN PUÑADO DE HOSTIAS.
     
   Bueno, pensé, al menos siendo yo escritor sin Nombre, a bote pronto me desenvolví con palabras sólo. Pero no, no debió ser bueno mi apalabrado tuit, a diferencia del icónico suyo, ni por tanto debí convocar la risa de Rosa, pues de ella no tuve noticia ya. Despechado de rechazo, aún le insistí al rato, esta vez por la teórica:
   -Es más eficaz hoy un mal chiste que un artículo, vale. Degradación cultural. En los políticos, vale, ¿pero en los intelectuales?
     
   Quería yo inquirirle así a Rosa sobre la regresión cultural que experimentamos, en virtud de la cual, no ya un libro, ¡ni siquiera un artículo! mueve ya a nadie, mucho menos en todo caso que cualquier gracieta primaria y bajuna que con viral extensión se expande por las redes, conformando así la Opinión (¿?) Pública. ¡Incluso los artículos son ya reductos de minorías viejunas y trasnochadas! Es todo lo que va de Vázquez Montalbán a… al Wyoming. ¿Vivimos o no una derrota del pensamiento y de la cultura?
   
   En fin, que Rosa Montero tampoco a esto me contestó, y aunque hubiera fantaseado uno algo con ello, con llevarle la contra y eso, tampoco la espinita de su desdén nubló el contento por haber recobrado yo, con aquel mínimo lance cibernético, la memoria de un tiempo –hum, entonces, cuando éramos jóvenes y atolondrados- ya no tan perdido. Luego dicen que el Twitter no sirve para nada.   
   
  
  

   
(Viento de marzo, amigo. ¿Regalar a otro amigo/a, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: