Páginas vistas en total

sábado, 28 de marzo de 2015

Me escribió una mujer exuberante



   Me llegó por privado, avalado por un avatar exuberante, el mensaje directo de una mujer desconocida, y este jugoso diálogo de besugos en la recámara del Internete mantuvimos. Im presionantes las pruebas, oiga, que el escritor sin nombre ha de atravesar. Dime tu si no. Así se dirigió la donna exuberante al muá:

-Hola… Me puedes decir la edad que tienes. Si quieres claro…      jajajá
-Hola, X, y para qué quieres saber mi edad, si se puede saber, jajajá
-Solo x curiosidad
-105, ¿y tú?
-Jajaja 100
-En serio, cuántos me echas
-No sé. Como no te he visto
-Te echo yo 36
-Eres el de la imagen del perfil
-quién, ¿Bécquer? No fotis, ya quisiera yo
-jajajaja. Por eso no te puedo echar ninguna edad, porque no sé quién eres
-yo soy lo que escribo, guapa
-mmmmm, me dejas igual
-lo esencial es invisible a los ojos, tú lo sabes. Piensa con lógica, si fuera guapísimo, ¿no pondría mi foto a toda pastilla? (No iba a ponerme a contarle yo ahí lo de las dos amenazas de muerte que tuve y tal y tal)
-jajaja. Pónmela a mí sola para salir de dudas jajajaja. En serio que no me dices
-mis años?
-Sii
-Mira, yo vendo un libro, cuando me lo pidas te lo digo, maja
-Edad???
-La que tú quieras ponerme, rica, ¿es tan importante?
-Valeee, lo dejamos así, en 105


   Cuatro días después del platónico diálogo, de nuevo me salta Lady X al privado. Lo reconozco, en ese momento pensé: la he rendido, me pide el libro, verás.  Verás lo que pasó... mañana.  CONTINUARÁ




     Y estoy convencido también de que si te gusta escribir, aunque sea sin mayores pretensiones, mis HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS te servirán de inspiración y te aportarán ideas, modelos, motivos, recursos  y maneras concretas para que también tú te atrevas a emprender la aventura de escribir un libro. 

No hay comentarios: