Páginas vistas en total

domingo, 22 de marzo de 2015

Petanqueando, pe, petanqueando

     

     
   Tan silenciosos, ya digo, que en nada importunan a los jilgueros, que por allí se quedan, sin perderle ojo –yo creo- al discurrir de las bolas, a componer con sus trinos el trasfondo sinfónico a esos inverosímiles cursos. Tan serios y abismados en su pericia los petanquistas, sí,  que pareciera depender de la misma la suerte entera de algún mundo desconocido. Y es que, esas bolas relucientes que con indecible tino ellos desplazan, tienen algo de satélites siderales, de minerales y reverberantes planetas de un universo paralelo, enredadas en zigzagueos, parábolas y órbitas gravitatorias alrededor del boliche de madera, ese menestral sol cuya cercanía todas persiguen.
   
   Ese silencio sagrado, -cómo no acordarse allí del vocerío idiota de los brokers bursátiles-, roto sólo por algún conato de murmullo admirativo o adversativo, esa quietud desarmada de golpe por los fulgurantes lanzamientos, esa enfrascada concentración en los jugadores y entre los pocos que les observan, tan parecidas a la honda atención con que se sigue la música clásica, enmarcan ya un halo muy sugestivo en su torno. Y sin embargo, como los niños… ¡sólo juegan con unas bolas!
     
   Acuclillados, escrutan en vilo cual consumados cartógrafos las mínimas incidencias del escaso terreno que la bola debe cruzar, lo recorren despacio husmeándolo a conciencia, si es tiro de aproximación lo que toca, acarician entre las manos su bola metálica como Hamlet su calavera pero sin mirarla, con qué suavidad la empujan, certeros halcones luego, que fijan la vista una y otra vez en la bola rival que su parábola ha de desplazar, anticipando ya el golpe, haciéndolo en su mente real antes de que ocurra, flexionan el cuerpo, elevan el brazo y sueltan la mano, la curvatura perfecta de la bola por los aires, ¡zas!, el bombeo de una bola sobre la otra, un planeta que desplaza a otro -¡y sólo a ese otro!- de la preciada órbita del boliche, que es el sol que a todos guía y señala victoria, oooh, el fulgor de tan preciada puntería ataviando de increíble parábola la mañana del parque, oooh, cómo revuelan y cantan entonces los jilgueros.

     
   Sólo al final de la partida prorrumpen todos en un breve aplauso, que en medio de ese silencio se realza mucho, como una pólvora festiva, sí, y que más parece a la destreza de todos ellos destinado, tal es el escaso alarde triunfal de los ganadores. A lo sumo levantan un brazo estos en seña de agradecimiento. ¡Qué mundo por todo ello tan cautivador el de la petanca en los barrios, a espaldas del glamour gritón, cainita y narcisista del Reinado de la Mugre, tan archi-reflejado en todas las pantallas dominantes! 





(Lluvia de marzo, amigo. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: