Páginas vistas en total

lunes, 9 de marzo de 2015

Ni un miserable postureo de la Cultura contra la Yihad arrasaestatuas

    


   Como si adrede quisieran provocar nada más que odio, como si ellos mismos fueran su peor y más panfletario enemigo, como si se jactaran, sin resquicio explicativo alguno, del siniestro odio destructor en que consisten, los islamistas triunfantes difunden de su propia mano el video de su hazaña: ciegos cabestros –cuánto mejores los cabestros- despedazando a martillazos esculturas milenarias en Mosul, búfalos dementes con saña aniquilando preciosas Esfinges, reduciéndolas a polvo, cernícalos psicópatas descuartizando con furor cualquier vestigio de belleza a su alrededor: estatuas colosales, un Toro alado de las Puertas de Nínive, cientos de libros y manuscritos de la Biblioteca Central de Mosul, lo que sea que su mandamás les ordene.
    
   Taladradoras de precisión, bulldozers, videos sibaritas, redes sociales cibernéticas… una higa, obsérvese, les da usar y aprovecharse de la más avanzada y sacrílega tecnología occidental, esos otros ídolos, cuando de publicitar y aterrorizar con el furor de su homicida designio se trata. Recuerdan mucho a la terrorífica Revolución Cultural con la que los "humanistas" guardias rojos de Mao arrasaron milenarios tesoros artísticos de la China. En eso consisten, tras prometer el cielo, las revoluciones.
    
   Si degüellan y queman vivas y enjauladas a decenas de personas indefensas a la vez, qué no iban estos artistas a hacer con el arte, se dirá. No deja por ello de sobrecoger tampoco esta saturnal de salvaje destrucción. Ni los salvajes así hacen. ¿Dónde está el Islam amante y protector de la cultura y del arte, dónde sus corifeos, que no chistan ni se personan ni protestan ante la orgía depredadora? ¿Dónde paran ahora las mundiales Celebrities de la Cultura -sabemos todos de sobra sus NOMBRES- tan heroicas y sensibles como prestas al más oportunista postureo, insobornables siempre en defensa de cualquier minucia que les contraríe, siempre que de la misma, claro, pueda responsabilizarse a un gobierno liberal-conservador del siempre culpable Occidente?

   
   Es como si unos y otros, redomados hipocritones, se olieran que de este negocio de posar contra la Yihad no podrán ellos arrebañar nada y por eso callan. Tan amantes y abnegados defensores ellos de la Cultura… y ahora callan. Callan.  



SOBRE “LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS”

(Qué le queda al escritor sin Nombre ni Contactos salvo insistir e insistir -resistir y resistir- en las redes sociales, en los lectores y amigos que las mismas le procuran, aun a riesgo de resultar pesado, y confiar en que poco a poco quienes  aprecian y valoran su diario afán le soliciten, y lean y regalen su libro, el fruto de sus mejores desvelos. Sí, yo confío en ti, lector de este blog.)

No hay comentarios: