Páginas vistas en total

miércoles, 29 de abril de 2015

¿Bárcenas? Un pelanas, al lado de Goytisolo

   

   
   El alarde impostor y corruto de nuestros Grandes Escritores Iconoclastas, esa Casta tan plasta, es mil y una veces más repugnante que el de los Grandes Políticos, pues al menos de algunos de estos últimos a veces con suerte nos libramos, mientras hemos de soportar de por vida los zarzueleros numeritos de los inflamados Super Egos de aquellos, eternos rentistas de su abultadísimo caché. Así la disoluta cagarruta de Juan Goytisolo, recién galardonado bajo la égida del PP, con el suculento Premio Cervantes. (Ay, pensar que alguna vez a uno le entusiasmaron sus Señas de identidad, su Juan sin Tierra, su Coto vedado, ay.)
    
   Por supuesto juraba y perjuraba Goytisolo, antes de caerle encima el maná, que jamás se humillaría Él a recibir el Cervantes. Cuando se lo dieron a Umbral, otro que tal, nuestro Juan con rabia escribió: “Estoy dispuesto a firmarlo ante notario: no pienso aceptar el Cervantes nunca… La decisión del jurado prueba de modo concluyente la putrefacción de la vida literaria española, el triunfo del amiguismo pringoso y tribal, la existencia de fratrías, compinches y alhóndigas, la apoteosis grotesca del esperpento”. ¿Apoteosis del esperpento, dice Usted? Faltaba lo suyo, Señor.
   
   Amigo mío, le pasaron por las chortas al incorruptible Goytisolo los laureles del Premio, la bicoca de los ceros del cheque -125.000 euracos-, los sahumerios de la Fama y de la Posteridad, y eso e inclinar la testuz ante el sonriente Rey de España para que le impusiera este el medallón, fueron todo uno. Se debió Valle-Inclán partir el esternón desde la tumba, de poder ver la goytisolada.
     
     Claro, tenía el Señor, para quedar bien con el Pueblo y con la Historia -psicótica obsesión esta entre los Grandes Escritores-, que borrar las huellas del crimen. ¿Cómo? Con graciosísimas declaraciones, más bien burdas excusas para idiotas, mil veces más chuscas que las de los más chuscos políticos: “No se puede rechazar el Cervantes, sería como rechazarle a él… Me sorprendió, porque sabía que no había voluntad de dármelo… El Premio ha sido más fuente de preocupación que de satisfacción. Me ha gustado la alegría de mis amigos… Me siento como un polizón en un transatlántico… No nos resignamos a la injusticia, digamos bien alto que Podemos”.
     
   Ya lo creo que Podemos, señor Goytisolo, a los 84 tacos podemos batir todos los récords conocidos de la impostura y el trinque. En el clímax de su delirante ceremonial, para pasmo de todos aseguró, por en auto-distanciamiento emborronar bien toda la deposición, “sentirse como Bárcenas al llegar al juzgado”. ¿Sería esa la confesión de sus auténticas señas de identidad? ¡Hombre, no, señor Goytisolo, hasta ahí podíamos llegar! Al lado suyo, ¿Bárcenas? Un pelanas. Usted sí que sabe. ¿Acaso no vio con que reverencia le aplaudía allí la creme de la creme de la Alta Sociedad?

    



  
(Abril se nos acaba, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy fino lo ha hilado hoy, Don José, fino y acertado.

Anónimo dijo...

A base de Rajoy decir "la economia, la economia, la economia y la economia" he llegado a la definitiva conclusión que Rajoy y su equipo han dado por perdida la batalla de los valores, la del sentido de nación, etc...

Todo ello explica que el premio Cervantes, el mayor de las letras españolas, haya sido concedido a este mendaz personaje.

Sumamos nueva infamia y ¿ van cuantas ?

misael