Páginas vistas en total

viernes, 3 de abril de 2015

Menuda torrija la alemana




   Si el terrorífico affaire Lubitz -ciento cincuenta víctimas de una tacada en ese fatídico vuelo de Lufthansa en las manos de un psicópata-, ese cúmulo de descoordinaciones, desidias, inoperancias y negligencias sin tasa que como mínimo ahí fatalmente relucen,  se hubiera producido en España, tan dados como somos aquí al más extremo sadomaso opinativo ciudadano, es decir, tan inclinados como somos a fustigarnos colectivamente sin medida, tan propensos a azotarnos con crueldad y furor de auténticos anormales a la mínima, habrían sido de verse y oírse el calor y el color insoportables de las tremebundas ceremonias a la page.

   
   Acontece el terrible Desastre en el país modélico, en el país pluscuamperfecto, ese en el que la organización, la infraestructura, los recursos, el desarrollo, el I+D y el yo que se qué resultan arquetípicos y universalmente celebrados… y bien poco colectivamente pasa. ¿Y no deberíamos acaso de todo ello, además de señalar con el dedo que también en Alemania pillan torrijas, alguna otra cosa de provecho?


(De Lubitsch a Lubitz, ser o no ser, tan cerca, tan lejos, todo lo que va del hombre genial al hombre criminal)




 RESUMEN DE “LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS”

   Me preguntaban ayer, “bueno, vale, ¿pero tu libro de qué va?”. Me hubiera gustado contestar lo de Woody Allen a propósito de “Guerra y Paz”: “Va de Rusia”. Decirle yo: “Va de las ilusiones”. Pero al escritor sin Nombre ni Contactos, esos lujos le están vedados. Tuve entonces que pensarlo.  
   Mi libro cuenta la historia de un cuarentón al que su mujer, que ha encontrado otro más alto, más fuerte y más guapo que él, le señala la puerta de salida de casa. Descubre entonces de golpe su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. De cuanto le ocurre después, cuando ha de salir al mundo, que le es ancho y ajeno, para superar su zozobra, para engañar a su desconcierto. De lo duro que se le hace ese aprendizaje elemental de la supervivencia afectiva. De cómo hallará en la propia escritura, y en los humorísticos y sentimentales encuentros y desencuentros de la realidad, a trancas y barrancas, la brújula que le permita hallar al cabo su lugar al sol,  una imagen aceptable de sí mismo, y levantar así el muro de la obturación interna que le impide ver la belleza y el propio absurdo del mundo y de la vida, que es lo único que tenemos. De eso, de esas ínfulas buenas trata mi libro.

4 comentarios:

bucan osez dijo...

Se ve que los alemanes tienen cierto sentido común y saben que no se puede evitar que un piloto estrelle su avión si así lo desea.

Los aviones se construyen para que el piloto lo haga volar no para evitar que lo estrelle.

Bien es verdad que si encima permiten que uno se quede sólo en la cabina y se pueda encerrar se lo ponen más fácil pero si a la hora de despegar o aterrizar el piloto que va al mando en ese momento cierra gases, por ejemplo, chicharrina sin remedio. Su otro compañero en cabina de mando no tendría tiempo de reaccionar.

José Antonio del Pozo dijo...

gracias bucan osez

Euclides Lentejas dijo...

No lo dudes ni por un momento, José Antonio, Si ese avión llega a caer en suelo español, a estas horas Rajoy ya tendría su Prestige en forma de Germanwings, la izquierda estaría ocupando Sol de forma permanente con una violencia extrema, La Sexta y La Cuatro estarían echando humo con tertulias permanentes, las sedes del PP cercadas y la fractura social alcanzaría niveles guerracivilistas.
Francia nos ha dado una lección de como se deben hacer las cosas y de como hay que separar la política de una desgracia, sea o no imprevisible, de la que -en este caso- ni los políticos ni los ciudadanos tienen la culpa.
Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

-Euclides: muy de acuerdo contigo, buen amigo. Gracias por tu aportación ahora, y gracias por pedirme en su momento el libro y por la nota que me escribiste, recuerdos y un gran abrazo.