Páginas vistas en total

jueves, 16 de abril de 2015

Rato, roto, rata

     


(Quedan 7 días para el Día del Libro. El mío es LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS. Puede ser el tuyo también)
10 euros por correo ordinario. Personalmente dedicado.

Mi voz, en COPE, entrevistado por Cristina López Schlichting, sobre el porqué y el para qué de mi libro, cinco minutos

   En el principio fue un gran Ministro de Economía. Luego Aznar no lo nombró sucesor. Más tarde le negó el saludo a Luis Ramallo no fuera a contaminarse él, ¡él!, de unos simples regalos de Gescartera. Se fue al FMI, y qué le pasó allí. Se vino a Bankia, además de a mantener las Tarjetas Black, a hacer qué aquí. Venga a atizar como loco la campanita, como si esta sonara a tonto el último, a urgente llamada al abordaje de unos piratas chungos de la Union Jack, venga a estirar los pulgares, como ganadores de qué tesoro. Ahora que si a la amnistía se acogió, que si pastizales evadió. ¿En qué momento se jodió Rato? Ese es su tristísimo enigma. No sé qué dirá Cospedal de los dioses y de los reyes jóvenes, pero en Rato se cumple que a veces los dioses con una inexplicable codicia ciegan a reyes viejos, y tanto les ciegan, que de grandes reyes hacen tristes rateros, rodando y rodando hacia abajo sin parar en su imparable hundirse en el lodazal de su deshonor. Aquella campana dobla hoy por usted: Rato, roto, rata… ya te digo, Rodrigo.  





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS  

   A Armando, un cuarentón de clase media, un buen día su mujer le señala la puerta de salida de casa. Ella ha encontrado a otro más alto, más fuerte y más guapo que él. “Aprende a quererte y los demás te querrán”, le sentencia. Descubre entonces Armando, de golpe, su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. Ha de salir al mundo; a un mundo, que por temperamento, le es ancho y ajeno. Cómo superar su desconcierto, cómo sobrellevar esa zozobra, cómo suturar la herida… Cómo aprender a re-armarse. En las asombrosas peripecias humorísticas, librescas y sentimentales que le suceden, en ese cúmulo de emocionantes encuentros y desencuentros… ¿hallará siquiera a medias Armando su lugar al sol?

Pídelas en...    josemp1961@yahoo.es

3 comentarios:

Anónimo dijo...

D. José,

Siempre he oído decir que Aznar sí le nombró sucesor... y primeramente él lo rechazó para más tarde, cuando cambió de opinión, rechazarle Aznar a él.

Uno a estas alturas no se sorprende de nada. Que España es una cueva de bandidaje lo saben los del campo y los de la playa. Sólo los políticos y sus palmeros mediáticos, los periolistos, silban como si no pasara nada.

Ahí tenemos al comisario Villarejo... un enriquecido funcionario del que aparecen y desaparecen noticias al son de su amague con tirar de la manta.

misael

Saludos cordiales.

pd. Y si hablamos de Bono, el de la memoria prodigiosa, sólo recuerda en sus memorias aquellos en lo que se luce, pues este aprendiz de dictador caribeño tiene un patrimonio que ya quisiera para sí el marajá de Kapurthala.

Lucía Conde Parmés dijo...

Está todo podrido, amigo.
Menos mal que nos quedan las letras...

Besos

José Antonio del Pozo dijo...

-Gracias Misael, gracias Lucía, gracias queridos amigos, siempre nos quedará París y las letras, e vero. Un abrazo