Páginas vistas en total

jueves, 15 de octubre de 2015

Mira quién baila: los Políticos

     


   Baila Iceta, baila Pedro Sánchez. Baila Soraya, dicen que baila Rajoy. Bailan la konga P Ig y los suyos sobre el estrado. Baila la Kirchner, loca, loca, loca. Bailan los Obama, baila aquí hasta el apuntador. Nos falta el Papa, marcándose unos pasos de La cumparsita, y por qué no. ¡Y cómo habrían podido imaginar los Platón, Aristóteles, Hobbes, Maquiavelo y cía que el ungüento amarillo para ganar las voluntades de los ciudadanos hallábase en contonearse lo mejor posible sobre el escenario cuando el ojo público te enfoca!
        
   Si dicen los cerebros grises de los Partidos que es que así, bailandoooo, como mejor se consigue presentar a los Poderosos como próximos y cercanos a los ciudadanos, como sus casi iguales, ha de ser, en efecto, que esa física y esa química que el baile desenvuelve son pócima ideal ahora para seducir a las multitudes, que también con ellos bailan, claro. Quizás haya que ver en ello una prueba más de la caracterización de la Política hoy como espectáculo, es decir, como trasunto de varietés en esta época desquiciada.
      
   Desquiciada época esta, digo, porque a la vez coinciden corrientes y molientes hoy las más tremebundas y apocalípticas requisitorias –diríase a menudo que el mundo, más poblado y con mayor esperanza de vida que nunca en la Historia, no es que parezca un valle de lágrimas, es que parece el peor campo de exterminio nazi jamás imaginado-  con este bailoteo general, esa pura expresión festiva y risueña de la alegría de vivir, frívola en los Políticos, también esa sublimación del acto sexual que contiene esta mascarada colectiva. Pasen ahora los aspirantes a Gobernantes, pues, por la Academia… de Baile. 





   ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, erotismo, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o en 
josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. En España: 10 E por correo ordinario, 15 E por correo certificado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Andan ansiosos por demostrar lo normales que son. De tan normales que se ponen, pasan a ordinarios.

Felipón González en pana mitinera, Miguel Sebastian y su no corbata energética, coleta morada de arriba para abajo en mangas de camisa... Debe ser que piensan que el mejor índice de medición de la preocupación de los políticos por los ciudadanos es una cuestión textil.

Y ojito ! si los políticos piensan que vestir o bailar ordinario atrae voto... ¡ es que, demoscopia mediante, atrae voto !

misael