Páginas vistas en total

sábado, 31 de octubre de 2015

Neruda, con la misma piedra



    Y más: de aquellos años de Neruda como cónsul en Ceilán data también esta tan escabrosa como dudosa poesía suya que de alguna manera recrea la misma escena, a la que añade aquí el macabro dato de tener a una menor como destinataria de su poética andanada, poema por lo demás celebrado entre letanías derretidas por los incontables admiradores del Poeta:

De pie como un cerezo sin cáscara ni flores,
especial, encendido, con venas y saliva,
y dedos y testículos,
miro una niña de papel y luna,
horizontal, temblando y respirando y blanca
y sus pezones como dos cifras separadas,
y la rosal reunión de sus piernas en donde
su sexo de pestañas nocturnas parpadea.

Pálido, desbordante,
siento hundirse palabras en mi boca,
palabras como niños ahogados,
y rumbo y rumbo y dientes crecen naves,
y aguas y latitud como quemadas.

La pondré como una espada o un espejo,
y abriré hasta la muerte sus piernas temerosas,
y morderé sus orejas y sus venas,
y haré que retroceda con los ojos cerrados
en un espeso río de semen verde.

La inundaré de amapolas y relámpagos,
la envolveré en rodillas, en labios, en agujas,
la entraré con pulgadas de epidermis llorando
y presiones de crimen y pelos empapados.

La haré huir escapándose por uñas y suspiros,
hacia nunca, hacia nada,
trepándose a la lenta médula y al oxígeno,
agarrándose a recuerdos y razones
como una sola mano, como un dedo partido
agitando una uña de sal desamparada.

Debe correr durmiendo por caminos de piel
en un país de goma cenicienta y ceniza,
luchando con cuchillos, y sábanas, y hormigas,
y con ojos que caen en ella como muertos,
y con gotas de negra materia resbalando
como pescados ciegos o balas de agua gruesa.


(Así que un cerezo, ¿señor Poeta?, un alcornoque diría yo, así que especial, especialidad en qué, tan encendido, ya te digo, ante una niña de papel y luna, horizontal, temblando, ¿por eso se siente especial?, no es extraño entonces que sienta sus palabras como niños ahogados, por la boca muere el pez Poeta, abróchese la bragueta, ande, pero no, abrirá Usted sus piernas temerosas hasta la muerte, la hará retroceder en un espeso río de semen verde, tan espeso, sí, y tan verde, espesiverde Usted, para qué quiere envolverla en agujas, explíqueme, para qué invoca esas epidermis llorando  y presión de crimen, para qué, para qué toda esa imaginería tan macabra, tan macarra, señor Neruda, para qué) 






   Octubre se va, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Neruda vale para protagonizar Supersalidos 3 operacion Sri Lanka.

misael

Elena Gómez dijo...

No conocía esa escalalofriante y rupugnante poesía? del especial cerezo verde.No, no me vengas con flores, Neruda, eres un animal y..fíjate que no me ha sorprendido demasiado.. Desde hoy te niego mis ojos..