Páginas vistas en total

martes, 20 de octubre de 2015

¿Premios Planeta 2015? Merde

   


   Muy apropiadamente, la flamante ganadora del Premio Planeta 2015, el más resonante galardón de las letras españolas, el de más en vil metal contante (los ya míticos Cien Kilos de rubias), lució en la Gran Gala un jersey grease perlado en strass en el que bien clarito podía leerse el punto G de esta época mugrienta: Merde. O sea, voilá una vez más la coprofilia reinante en el Reinado de la Mugre que vivimos, prolongado así el pestilente reguero marrón (glassé, en los Grandes Salones, fuliñaca en los desagües) que venía de Willy Toledo, del Tío de la Wolkswagen, de Trueba antes…  en fin, la pasión excrementicia tan a la moda en este mísero blog más que sobradamente probada y glosada.
   ¿Y quiénes y qué resultaron esta vez premiados por la más Alta Sociedad? Pues, como casi siempre desde hace 35 años, los paladines del Mester de Progresía, en distintas generaciones y en distinta gradación del mensaje suavemente izquierdista. Se corrobora con ello de nuevo mi teoría acerca del misterio sobre por qué la mayoría de los escritores son de izquierdas: las Empresas constatan en ellos y con ellos más compradores, más negocio. Al público liberal-conservador en general, la literatura, (la expresión estilizada de la vida, las historias) aunque sea de uno de los suyos -si de un pelanas sin nombre se trata ni hablamos, maldito de verdad por siempre serás- se la suda. No la aprecian, no la valoran, no la aman. Campo abierto pues para la Progresía, ante la que todos los estamentos se inclinan.
    Fue a este respecto muy elocuente el festivo comentario de la ganadora, a propósito de su transgresor jersey: “Ya que no soy capaz de hacer la revolución, hagamos una pequeña broma”. Ja, ja, ja. Sólo el discreto encanto cínico de la Izquierda es capaz de mentar el deseo de la revolución el mismo día que se apalanca Cien Kilos por cuenta de la Empresa más Mercantilista de España.
     Remató la cosa Doña Rosa Regás, en rojeras maestra de ceremonias, ya premiada y voz cantante del conjurado Jurado: “Me gusta que en el arte la gente sea comprometida, y me gusta que este compromiso haya sido tan elegante”. El compromiso, el compromiso con los Cien Kilos. Amén, doña Rosa, qué flash.

     



  
   Octubre va, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Entre la progresía izquierdante, el nacionalismo afeudalado y los de la kulturilla de la subvención van a dejar España devastada.

Parafraseando a Juan Váquez de Mella, la logsiana izquierda hace "tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias", porque luego, cuando en el fondo de la sima se halle esta nuestra querida nación, se erigirán como baluartes de la esperanza. Lo veremos, D. José, asistiremos a ello, que por eso somos jóvenes... unos chavales ;-)

misael

Campurriana Campu dijo...

No lo dudes. Son progres de pacotilla y este premio...no le tengo yo cariño por haber leído algún ganador. Me faltan unas páginas del tuyo y luego te cuento, José Antonio.

Felices sueños.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Campu. Jejejé. Gracias . Muy buen día