Páginas vistas en total

jueves, 20 de abril de 2017

Una barra de pan rota



   
   El amargo disgusto que experimentamos cuando en la panadería sólo queda una barra de pan rota para nosotros va mucho más allá de lo racionalmente explicable. Al fin y al cabo, ¿no es pan igual?, ¿qué vamos a hacer con ella enseguida nosotros, sino partirla? Sólo que… ah, alguien la ha encentado ya por nosotros, aún más, la ha quebrado, y es como si no nos estuviera ya esa obra perfecta, dorada y forjada a la lumbre de un horno, en exclusiva destinada. Se nos aparece así de golpe ante los ojos, a pesar de ser sólo el más elemental alimento, truncada esa ilusión. Nuestra psique se resquebraja también un poco ante esa visión desoladora. Quizás es que en toda barra de pan bien horneada, amén del impagable olor que de reciente la acompaña, amén de la promesa y tentación de su crujiente sabor esencial, vemos también una muy preciosa escultura... que algún vándalo ha seccionado y violentado cuando la encontramos así, doliente, tirada y rota sobre la estantería desierta. Con el pan no se juega, decimos. De ahí, creo, nuestra sentimental aflicción ante una barra de pan rota.  

Escribo y me doy aquí cada día -aunque lo mejor mío, lógico, me lo reservo para mi libro- porque necesito expresarme, sí, y para que te fijes en mí también, como escolar aplicado ante sus profes, como reuniendo méritos ante ti para que en mí creas y te decidas a solicitarme mi obra. Y qué otra cosa puedo hacer, si Padrino no tengo.
“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

4 comentarios:

E dijo...

...se perciben el aroma, el sabor y el sonido...una simple barra de pan y el escritor nos acerca a la perfección de lo cotidiano. Y los demás, ignorantes de todo, siempre a la espera del tesoro perfecto que nunca llega.

Divina entrada.

E

José Antonio del Pozo dijo...

Muchas gracias, E. Gracias por saber apreciarla tan bien.

Agustin dijo...

El pan un alimento biblico,como este hermoso post que hoy,leo con interes,Saludos,

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, Agustín